“Los convertibles son una buena opción para los que se han perdido la subida de la bolsa”


“Las valoraciones de los convertibles son muy atractivas, con un riesgo de caída mucho menor que el de la renta variable y con la mitad de su volatilidad. Los convertibles ofrecen una buena oportunidad para los que no se han beneficiado del rally de la bolsa, porque permiten tener exposición a nuevas subidas, pero con una mayor protección frente a posibles caídas”, afirma Dominique Leprevots, presidente del directorio de Union Bancaire Gestion Institutionelle (UBI), la gestora dedicada a gestionar la gama de fondos convertibles del grupo UBP.

Los diferenciales de crédito de los convertibles siguen siendo muy altos en términos históricos, y su posible estrechamiento es la principal fuente de rentabilidades atractivas para los inversores en este tipo de activo, resalta Leprevots. “Es verdad que la situación era un poco más atractiva hace dos meses, pero sigue habiendo oportunidades muy interesantes. Todavía resulta muy atractivo invertir en convertibles”, reconoce.

Los dos gestores de convertibles de UBI, Jean Edouard Reymond y Raphaël Di Marzio, tienen más de 15 años de experiencia con este tipo de activo y llevan diez años trabajando juntos desde París. Se consideran gestores con un estilo de valor dentro del universo de los convertibles y cuentan con el apoyo de los analistas de crédito y de renta variable que UBP tiene en Ginebra.

“Hemos desarrollado un proceso de inversión particular que intenta optimizar la convexidad, es decir, buscar un perfil de convertible que capture la mayor parte de la subida de la renta variable pero que solo recoja una parte pequeña de la caída. El objetivo es construir la cartera más convexa posible con el menor riesgo”, explica Leprevots.

UBI busca que la cartera tenga un sesgo claro hacia emisores de alta calidad. “El análisis de crédito está al principio y al final del proceso. Controlar el riesgo de crédito es más importante ahora que hace un año”, añade Leprevots.

La recuperación de las bolsas ha animado a muchas compañías a considerar la posibilidad de emitir convertibles. “En los últimos dos meses se han registrado siete nuevas emisiones por unos 5.000 millones de euros. Esto es algo muy bueno para los emisores y para los inversores. Hasta ahora las emisiones son todas de grado de inversión y eso ayuda a mejorar la calidad de la cartera. Además, su sensibilidad a la renta variable, o delta, es del 50%, mientras que la media actual está en torno al 20%. Por otra parte, al haber desaparecido del mercado muchos hedge funds y mesas de tesorería de grandes bancos, los emisores tienen que ofrecer un descuento, lo que aumenta el potencial de subida de los títulos. Esto hace que UBI sea considerada como una opción clara y preferente a la hora de colocar papel o querer comprarlo, tanto por el tamaño de nuestros fondos como por el hecho de que siempre contamos con liquidez”, comenta el responsable de la gestora.

UBI cuenta con dos productos que invierten en convertibles, un con perfil más agresivo y otro conservador. El UBAM Convertibles Europe, que se ofrece como una alternativa a la renta variable, pretende captar el 60% de las subidas de la renta variable y sólo la mitad de las caídas. Se propone batir a la renta variable a lo largo de un ciclo de mercado, con el objetivo de conseguir un mejor perfil de rentabilidad y riesgo. En sus casi diez años de historia, el fondo ha captado el 68,1% de las subidas de la renta variable y el 48,8% de las caídas, según datos a cierre de abril. “Hemos logrado superar nuestro objetivo a pesar de las turbulencias de 2008. Esto demuestra que el maximizar la convexidad ha funcionado”, comenta Leprevots.

El otro producto, el UBAM Convertibles Euro 10-40, se lanzó el pasado 23 de septiembre y se presenta como una alternativa a la renta fija convencional. Los dos fondos ofrecen liquidez diaria. “Tenemos dos carteras con objetivos distintos, pero con un mismo proceso y manejadas por el mismo equipo”, afirma Leprevots. Suelen tener entre el 10% y el 20% en efectivo porque no quieren verse obligados a vender para atender posibles reembolsos. “Tenemos en cuenta la liquidez de cada emisión y somos cautos con la manera como se gestiona la liquidez. Esta práctica fue muy útil en 2008 porque no nos vimos obligados a deshacer posiciones en los malos momentos. Además, nos permite aprovechar las oportunidades que se presentan en el mercado. Gracias al efectivo que manejamos, los brokers nos consideran proveedores de liquidez y eso ayuda a que nos den siempre un buen precio”, explica Leprevots.

Los gestores de UBI utilizan opciones y futuros para controlar la exposición a la renta variable y tipos de interés y descartan lanzar fondos cerrados, una alternativa utilizada por muchos de sus competidores en los últimos meses. “Nuestros inversores prefieren los fondos abiertos. Y creo que es una apuesta acertada, porque la recuperación está siendo más bien lenta. Así, hay inversores que pueden salir ahora y que han ganado un 15% en seis meses y otros que están fuera todavía pueden entrar. Un fondo abierto permite atender diferentes horizontes temporales”, comenta el responsable de la gestora. Están considerando la posibilidad de invertir en bonos sintéticos, pero sólo cuando su emisor sea el mismo que el de los convertibles reales. Y descartan lanzar productos con estrategias de arbitraje.

Profesionales
Empresas

Lo más leído