“Los clientes españoles volverán a la renta variable en 2013”


“En 2013, veremos a los clientes españoles volver a la renta variable”, pronostica Philippe Louisadat, responsable de Distribución para Francia y España de Rothschild & Cie Gestion, quien califica a los inversores españoles de “muy defensivos”, más en un año raro como 2012, donde “casi todo ha subido”. “Hasta fin de año no apostarán por activos de riesgo”, augura.

Actualmente, la firma francesa intenta potenciar tres fondos en España: el R Euro Credit, el R Club y el R Conviction Euro C. El primero es un fondo de inversión colectiva de crédito, está especializado en obligaciones de empresas privadas y títulos con grado de inversión y apuesta, sobre todo, por países periféricos como Francia, España, Italia o Portugal. Además, según Louisadat, “presenta una volatilidad muy baja”. El cliente español, por su perfil conservador, está muy predispuesto en este contexto hacia este fondo, explica.

El segundo, el R Club, es un fondo flexible que alberga hasta un tope de 80% en renta variable y presenta una cartera muy diversificada, tanto geográficamente como por sectores. En concreto, de ese 80%, un 70% invierte en Europa y el 10% restante en EE. UU. Entre sus principales posiciones en renta variable, destacan BNP Paribas, Capgemini, Intesa Sanpaolo o Société Générale.

El último, el R Conviction Euro C, es un fondo de acciones de países de la eurozona que no tiene un estilo de gestión definido, ya que varía según la propia dinámica del mercado, donde “la selección de títulos es la principal fuente de valor añadido del proceso”. Básicamente, cuenta con una cartera concentrada que invierte en valores con un potencial alcista elevado y bajista mínimo, como Air France, por ejemplo, que ha sido una de las principales contribuciones a la última rentabilidad.

Sin oficina en España pero con buenas perspectivas para 2013

Louisadat cree que, pese a la gran competencia que existe entre las gestoras extranjeras en España, Rothschild & Cie Gestion “tiene oportunidades”, ya que “tenemos los productos, el nombre y la presencia en este mercado”. Además, no ve dificultades en la implementación de sus productos en un futuro próximo.

No obstante, la firma francesa no cuenta con oficina en España. Según explica su responsable de Distribución para Francia y España, desde un primer momento han trabajado desde París, aunque cuentan aquí con un asesor. “Se trata de estar en todas las plataformas y aumentar el volumen de activos”, resume. Aun así, no cierra ninguna puerta y reconoce que “si las cosas y el modelo van bien, abriremos oficina”. En esa línea, la compañía francesa califica a 2012 de “buen año” para los resultados de sus fondos y estima que 2013 podría ser incluso mejor.

Noticias relacionadas