Los bonos convertibles: un producto para diversificar la cartera minimizando el riesgo


TRIBUNA de Sila Piñeiro, directora de Multimanager y Gestión Alternativa de Credit Suisse Gestión.

Los bonos convertibles son uno de los activos más desconocidos del mundo financiero. El principal motivo es su aparente complejidad: se trata de un híbrido entre la renta fija y la renta variable, ya que este producto es la suma de un bono y una opción de compra sobre una acción. Por tanto, su desempeño depende tanto de la evolución de la renta fija como de la renta variable. De hecho, aunque en una cartera tradicionalmente se computa como renta fija, podría también computarse como un activo mixto.

Su rentabilidad depende de factores que afectan a ambos activos. Este gráfico muestra cómo evoluciona el precio del bono a medida que lo hace el de la acción. A precios bajos en la acción, el convertible se mueve como un bono, el componente de equity no le afecta ya que las opciones están out of the money. A medida que el precio de la acción se va acercando al precio de conversión (at the money), y lo supera (in the money), el comportamiento del bono se va pareciendo más al de la renta variable, al aumentar la variación de la opción ante diferenciaciones en el precio de la acción, denominado delta.

Conv1

A largo plazo, los bonos convertibles añaden diversificación a la cartera, ofreciendo una rentabilidad similar a la de la renta variable con mucha menos volatilidad. En el siguiente gráfico se puede ver cómo se comportan los convertibles frente a los bonos y las acciones desde 1995, analizando su comportamiento en distintos periodos de mercado de renta variable. En periodos de mercado alcista o bull market, los convertibles tienen un mejor desempeño que los bonos y algo peor que las acciones. Por otro lado, en periodos bajistas, los convertibles ofrecen una importante preservación de capital. 

Conv2

También podemos analizar cómo se comportan los bonos convertibles en periodos de subidas de tipos de interés. En el siguiente gráfico, vemos cómo se comportan frente a bonos y acciones en los periodos en los que se produce una subida de más del 1,2% en los tipos a diez años, tanto en Europa (Bund) como en EE.UU. (Treasury). Gracias a una menor duración y al componente de equity que le da la opción, los convertibles lo hacen mejor que los bonos tradicionales en dichos periodos, presentando incluso correlación negativa. 

Conv3

Después de ver las principales características de los convertibles y cómo se podrían comportar en distintos escenarios, ¿es un buen momento para invertir en bonos convertibles? Estos productos permiten diversificar la parte de renta fija de la cartera y vincularla a la apreciación que esperamos de la renta variable. Y en un momento en que encontrar valor en la renta fija es más complicado debido a la fuerte reducción de diferenciales, y puesto que nos encontramos en una situación de mínima volatilidad, puede ser una opción muy indicada.

Además, la valoración es interesante, especialmente en Europa. Así como no vemos valor en la pata de renta fija de los convertibles, sí que creemos que la pata de renta variable nos da una oportunidad de revalorización, sobre todo teniendo en cuenta el nivel mínimo de la volatilidad. Generalmente, la baja volatilidad se correponde con momentos de sobrevaloración, pero creemos que actualmente en Europa no se da esta característica.

Conv4

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas