Los beneficios de las gestoras podrían caer un tercio en los próximos tres años


Entre un 30% y un 35%. Es la cifra que arroja un estudio elaborado por McKinsey –y que ha publicado en exclusiva Financial Times– según el cual las gestoras de activos podrían ver mermados sus beneficios en cerca de un tercio de aquí a 2018 a menos que adopten medidas más decisivas para ahorrar costes.

Y parece que el declive ya ha empezado: de acuerdo con los datos que maneja la consultora, en el primer trimestre de 2016 las gestoras europeas sufrieron reembolsos por valor de 16.000 millones de euros frente a las captaciones netas de 216.000 millones de euros registradas en 2015. “Este año va a ser muy complicado. En el primer trimestre, los beneficios se redujeron un 10% con respecto al cuarto trimestre de 2015”, asegura Philipp Koch, responsable de la división europea de gestión de activos en McKinsey.

Entre los factores que justificarían las sombrías perspectivas de beneficios están el repunte de la volatilidad de los mercados, las escasas rentabilidades de los mercados de capitales, la mayor presión regulatoria y la creciente popularidad de las estrategias pasivas que, según datos de Financial Times, vienen creciendo a un ritmo cuatro veces superior al de los productos de gestión activa desde 2007.

Consolidación

Aunque 2015 marcó el tercer año de beneficios récord para la industria a nivel mundial, los costes de explotación de las gestoras han aumentado en un 50% desde 2007. Algunas firmas como BlackRock y Allianz Global Investors ya han anunciado que planean reducir sus plantillas, mientras que algunos expertos auguran un incremento de fusiones y adquisiciones entre firmas.

“Tanto los márgenes como el crecimiento orgánico del sector se han visto presionados en los últimos años y no vemos ningún catalizador que aplaque esta tendencia en el futuro próximo”, apuntaba recientemente la firma de análisis e intermediación bursátil británica Numis.

Sin embargo, la línea entre cazador y presa no está clara en muchos casos. La firma pone a Henderson Global Investors como ejemplo de gestora con capacidad para comprar a otras pero que, al mismo tiempo, podría ser un buen objetivo de compra dada la naturaleza relativamente diversificada del grupo.

En el caso de Jupiter, los expertos de Numis ven menos probables las adquisiciones, ya que la casa británica se decanta por una estrategia de crecimiento orgánico. Sin embargo, la gestora representa un objetivo muy atractivo desde el punto de vista estratégico dada su “elevada exposición al mercado minorista británico”, a sus “robustas gamas de fondos”, “una buena red de distribución en Reino Unido y, cada vez más, en Europa” y “una fuerte imagen de marca”.

Con respecto a Aberdeen, y pese a los rumores que apuntan a una posible venta, la firma de análisis cree que el tamaño y la complejidad del negocio de la casa escocesa lo hacen poco probable. Sin embargo, no descarta que otras gestoras más grandes puedan mostrarse interesadas en la compra estratégica de los equipos de renta variable asiática y de mercados emergentes.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído