Los bancos españoles también están en el punto de mira de S&P


Standard & Poor asegura que la rebaja de calificación de la deuda española no tiene un impacto automático en sus ratings sobre las instituciones financieras del país, pero asegura que las expectativas de "un periodo extenso de crecimiento económico débil (una de las principales razones para el recorte de calificación en la deuda pública desde AA+ hasta AA), es un elemento clave en la medición del riesgo que afronta la industria bancaria española”.

Además del débil crecimiento, los riesgos económicos para la industria bancaria consisten en una excesiva concentración del riesgo en el sector inmobiliario y otras áreas relacionadas y un alto endeudamiento del sector privado, como consecuencia de la rápida expansión del crédito antes del comienzo de la crisis.

“Las negativas perspectivas en la mayoría de las instituciones financieras españolas refleja nuestra visión de un posible incremento de las presiones sobre el crédito en un ambiente desfavorable prolongado”, dice S&P. La agencia asegura que continuarán vigilando cómo afecta la corrección económica al riesgo de crédito de los bancos españoles y a su capacidad para absorber las pérdidas. “Estamos vigilando el impacto de un ambiente menos favorable en la rentabilidad de los bancos, ante un crecimiento de los volúmenes de negocio más bajo y mayores costes”.

Además, la agencia estadounidense ha rebajado la nota de la emisión de deuda de 3.000 millones de euros llevada a cabo por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) hasta AA desde AA+, con perspectiva negativa. Este recorte de la nota del fondo articulado por el Gobierno para encauzar la reordenación del sistema financiero y reforzar la solvencia de entidades coindice con el recorte aplicado a la nota asignada a España y es de la misma magnitud.

Lo más leído