“Los bancos centrales juegan a favor de las estrategias de volatilidad”


A las autoridades monetarias no les gusta la volatilidad del mercado. Esto es especialmente evidente en el caso del Banco Central Europeo (BCE). Cuando la volatilidad llega, los bancos centrales actúan. Esa es la principal razón por la que Hatem Dohni, gestor en CCR Asset Management, boutique perteneciente a UBS Global Asset Management, considera que jugar a comprar volatilidad cuando ésta es baja y venderla cuando está en niveles elevados es en estos momentos una estrategia exitosa. “Los bancos centrales juegan a favor de las estrategias de volatilidad”, afirma el experto.

En una presentación celebrada en Madrid, Dohni se mostraba convencido de que “cuando la volatilidad en el mercado se sitúa en niveles elevados es cuando se produce la intervención de los bancos centrales. Su objetivo es reducirla”. Según explica, “en el momento en el que el presidente del BCE, Mario Draghi, dice que no le gusta la inestabilidad en los mercados, también dice que va a actuar. El BCE no puede perder el control de la situación ya que, si lo hace, volveríamos a una situación muy similar a la vivida en el año 2008”, asevera el gestor.

Para la gestora, “junto a los generadores tradicionales de rentabilidad -renta variable, renta fija y crédito-, la volatilidad es ahora considerada como un activo distinguido que ofrece nuevas oportunidades de inversión y un concepto innovador de gestión de carteras”. Las estrategias de volatilidad deberían ser, de acuerdo con Dohni, una parte ‘core’ de las carteras. “Cuando quieres hacer una cartera defensiva, compras bonos alemanes, suizos, oro… Nosotros hemos comprobado que la volatilidad es una clase de activo que permite una buena cobertura en periodos de estrés del mercado”, indica.

Una estrategia de este tipo sería especialmente interesante en un momento como el actual en el que, según Dohni, la renta variable acumula fuertes subidas y hacer dinero en renta fija será muy difícil después de que la Reserva Federal de Estados Unidos haya anunciado el fin de su programa de flexibilización monetaria. La vega, que mide la sensibilidad del fondo a una subida de un punto de la volatilidad, desempeña un papel muy importante. “En periodos de mercados alcistas, por ejemplo, la vega es menor con el objetivo de reducir el impacto de una menor volatilidad en el mercado”.

El fondo que gestiona Dohni está siempre largo en volatilidad. “En periodos en la que esta es baja, aprovechamos para comprar volatilidad. Cuando es alta, vendemos. Seguimos una estrategia contraria”, señala. El equipo de CCR AM implementa estrategias direccionales siguiendo un riguroso proceso de inversión, que pasa en primer lugar por analizar cuáles son los niveles de volatilidad actuales, en segundo por implementar las estrategias y, por último, gestionar el riesgo. La exposición a vega está entre el 1% y el 7%, dependiendo de cuál sea la visión del equipo gestor.

Para tratar de recoger las oportunidades que genera la ampliación o estrechamiento de los spreads de crédito, la gestora suiza también dispone de un fondo de renta fija que invierte en deuda de Estados Unidos y Europa tanto high yield como con grado de inversión, con la particularidad de que, en lugar de invertir en bonos de compañías concretas, apuesta por invertir en índices. El 32% de la cartera está invertido en Estados Unidos, el 12,5% en el Reino Unido y el 12,1% en Francia. Por sectores, consumo cíclico (20%), comunicaciones (18,7%) y consumo no cíclico (14,2%) ocupan la mayor parte de la cartera.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído