“Los bancos centrales han sido muy tímidos, porque todavía no saben si la recuperación es fuerte”


¿Es firme la recuperación de la economía de la eurozona? La visión de Philippe Waechter, economista jefe de NAM (filial de Natixis Global AM) es más bien cauta: “Probablemente estamos en una situación más fuerte que en 2012, pero todavía no hay un momentum fuerte de crecimiento económico”. Waechter hace notar que todo el mundo en los mercados está positivo con el crecimiento en 2014, pero advierte que no se puede olvidar que “todas las cifras de crecimiento estarán por debajo de los niveles anteriores a la crisis”. De hecho, si en 2007 el PIB de la eurozona era del 2%, para el año que viene será inferior al 1%. El pronóstico del economista jefe de NAM para España es que crecerá entre un 0,5% y un 0,9% en 2014. 

En base a estas observaciones, Waechter asevera que “no va a ser una recuperación fuerte, es complicado dar el salto hacia el pleno empleo porque hay demasiadas cosas que gestionar”. De hecho, al experto le obsesiona la idea de que los estados de la eurozona deben cambiar su modelo de crecimiento, redefiniendo sus áreas estratégicas de generación de beneficios para atraer la inversión extranjera. “Hay que cambiar el modelo y crear nuestro propio crecimiento para ser autónomos, es complicado porque desde el origen de la crisis ha habido mucha incertidumbre”, sintetiza. 

“Se necesitan incentivos para invertir en Europa. Ahora debemos repensar nuestro modelo económico para crear valor añadido, estimular la inversión y crear empleo”, añade el responsable, que estima que el ejemplo español puede ser el más interesante. Incluso llega a afirmar que “lo que se ha hecho en España es mucho más inteligente que lo hecho en Grecia”, aunque no se olvida de señalar que la economía española sigue débil por el alto endeudamiento de las empresas y de las familias. Si a este factor se le añade que no existe presión al alza ni de las materias primas ni de los salarios y que han caído los ingresos a la par que ha aumentado la proporción de activos tóxicos, el economista advierte que “España corre un fuerte riesgo de deflación”. 

El experto de NAM observa que la creación de mecanismos como la Unión Bancaria contribuirá a reducir la incertidumbre en la eurozona, pero estima que “el BCE todavía tiene mucho por hacer, probablemente algo más que mantener los tipos bajos”. Entre las medidas que Waechter cree que la entidad debería implementar está la relajación de los requerimientos de reserva a los bancos y que los tipos de la facilidad de depósitos entren en terreno negativo. Además, prevé que será necesario otro LTRO, pero “con la especificidad de impedir que los bancos mejoren su capital con el dinero prestado por el BCE”. Todas estas medidas deben responder a un único objetivo, abaratar el euro, “porque todavía somos muy caros”, remacha. 

Philippe Waechter pone en duda la efectividad de la forward guidance o visibilidad que han ofrecido los bancos centrales de Europa, Inglaterra y Estados Unidos. “Es necesario algo de forward guidance y algo de compromiso para evitar discusiones sobre el empleo. Los banqueros centrales pueden equivocarse, de ahí la necesidad de compromiso” explica el economista. De hecho, afirma que el principal reto para las autoridades monetarias será seguir manteniendo los tipos de interés igual de bajos si de verdad se produce la recuperación. Waechter afirma que “los bancos centrales han sido muy tímidos, porque todavía no saben si la recuperación es fuerte”.

El BCE tiene otra asignatura pendiente para 2014 que el responsable de NAM no se olvida de analizar: los test a la banca. El economista pone en duda la efectividad de los anteriores, al apuntar irónicamente que “en las pruebas anteriores todos los bancos fueron ganadores”. No obstante, opina que en esta ocasión “los test reflejarán la necesidad de nuevas fuentes de financiación para los bancos” y muestra su interés por ver cómo gestionará estas pruebas el nuevo supervisor bancario. “No sabemos cómo irán las cosas con el supervisor y el BCE, pero para ganar credibilidad tendrían que ser unos test de estrés duros”, reflexiona Waechter. 

Gran preocupación por Francia

Al responsable de NAM le preocupa especialmente la situación que afronta Francia. Del país afirma que debe cambiar de mentalidad si quiere recuperar parte de la competitividad perdida (algo que cree que también es aplicable al caso italiano), pues aún no se han empezado a implementar reformas estructurales. Además, vaticina que “los problemas de Francia para el año que viene serán políticos”, pues en 2014 se celebrarán las elecciones locales y las europeas. Waechter saca a relucir el ejemplo italiano, que gracias al consenso de izquierda y derecha consiguió evitar que el Movimiento 5 Estrellas siguiera desestabilizando el Gobierno. “Está por ver que suceda algo parecido en Francia”, asevera. 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído