Tags: Renta Variable |

Los analistas ya divisan el fin de la crisis: estos son los indicadores clave


La última encuesta a analistas de Fidelity, que toma el pulso a 149 profesionales de todo el mundo, muestra el creciente optimismo en el mercado sobre la trayectoria de la pandemia. Según las estimaciones medias, los analistas prevén que las alteraciones que sufren las empresas por la crisis terminen en un plazo de 10 meses. Esto es, que la actividad en la mayoría de sectores y regiones recuperaría la estabilidad en menos de un año y, a partir de ahí, crezca hasta superar los niveles anteriores a la pandemia a finales de 2021.

Hay analistas que incluso se aventuran a hablar ya del fin de las perturbaciones por el COVID-19. Y tienen cifras para respaldarse. Hay empresas chinas del sector industrial, especialmente las que están expuestas principalmente al mercado interno, que “han rebotado hasta niveles similares a los anteriores a la pandemia o incluso ligeramente superiores”, apunta un analista de renta variable que cita Fidelity. Y es que China encabeza la recuperación, con una espera prevista de tan solo seis meses para que las empresas alcancen la estabilidad. “La economía del país ha cobrado impulso definitivamente”, defiende un analista del sector de los materiales, que indica que el consumo de mineral de hierro se encuentra en máximos históricos.

image001__3_

Como se aprecia en el gráfico anterior, esa vuelta a la naturalidad se producirá antes en las regiones desarrolladas. La única excepción es Norteamérica. Aunque los emergentes de Asia Pacífico y EMEA tampoco se quedan muy rezagados. Dicho lo cual, preocupan las profundas heridas económicas y sociales que cita un analista del sector financiero de Latinoamérica.

image004

Por sectores, las empresas de energía y servicios financieros tienen ante sí el camino más largo hacia la estabilidad. Los analistas del sector financiero esperan que el regreso a la estabilidad en su sector se demore más de doce meses, debido en parte a que las entidades de crédito tendrán que reestructurar sus préstamos improductivos cuando los programas de ayudas de los gobiernos terminen a finales de año. Así lo expresa un analista del sector financiero norteamericano: “La continuidad de estos programas de estímulos durante más o menos tiempo será el factor más determinante para los niveles de actividad y, en última instancia, para la evolución de los créditos a medida que vayamos saliendo de esta situación”.

Pero aún con los riesgos y las dudas, lo cierto es que el pesimismo ha dado paso al optimismo en cuestión de tres meses. Así se deduce del porcentaje de analistas que ve en su sector indicadores adelantados que muestran lecturas positivas. El sector energético ha registrado la mayor mejoría en su evolución, impulsado por la estabilización del precio del petróleo, y el 73% de los analistas respondió que los indicadores adelantados son positivos, frente a tan solo el 8% hace dos meses. 

Tras hablar de recuperación, la siguiente pregunta es cómo será la estabilización. Y según los analistas consultados por Fidelity, cuando la crisis pase y la actividad empresarial se estabilice de forma efectiva, lo hará a niveles inferiores a los de 2019. La media de las respuestas de los analistas en todo el mundo muestra que la actividad será un 2,9% más baja que antes del coronavirus, con un descenso del 2% en China y del 4,4% en Europa.

 

 

image005

Claro que, como siempre, hay ganadores y perdedores. Las perspectivas del sector del consumo básico son buenas y se prevé que la actividad se estabilice un 4% por encima de 2019 dentro de diez meses. Únicamente el sector sanitario supera estas cifras gracias a una lectura del 6,6%. Pero por otro lado,la actividad en el sector del consumo discrecional se prevé que se estabilice un 8,7% por debajo del nivel de 2019.

Aun con todo, el mercado prevé que a finales de 2021 todos los sectores se encuentren en niveles similares o superiores a los que se observaban antes de la pandemia y que tanto TI como atención sanitaria se sitúen un 10% por encima, con lo que duplicarían la media mundial de alrededor del 5%.

image012

Lo que no quiere decir que no haya un impacto estructural. Casi el 50% de los analistas de Norteamérica espera reducciones permanentes en las plantillas, frente a dos quintas partes de los analistas de Europa, tan solo el 5% en China y una media mundial del 33%. 

 

Los trabajadores del sector energético e industrial serán los más castigados, con un 64% y un 52% de analistas, respectivamente, que esperan reducciones permanentes de las plantillas. Algunos analistas se preparan para un bucle de retroalimentación negativo entre los despidos y la actividad en el sector del consumo discrecional. Un analista de Europa comenta que “los grupos de distribución están hablando todos de despidos, ya que las perspectivas de demanda están hundidas no solo por la baja confianza, sino también por el distanciamiento social. Por eso, el descenso del consumo a causa de los desempleados del sector de la distribución será el mayor problema”.

image015

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído