Los altos patrimonios deberían dedicar el 15% a inmobiliario


En España, los altos patrimonios tienen un largo camino que recorrer para reorganizar su cartera de activos, especialmente, la dedicada al inmobiliario. Según los expertos de Mazabi Gestión de Patrimonios, se debería dedicar el 15% de las inversiones a activos inmobiliarios, pero la media actual en España es del 60%. “Se necesita otorgar una menor ponderación del inmobiliario en las carteras. En España, estamos atragantados y empachados de inmobiliario, pero las grandes familias entienden que tienen que recomponer sus carteras”, explica Juan Antonio Gutiérrez, socio de la firma de asesoría inmobiliaria. “Lo ideal sería tener el 15%, pero con que se rebajara al 30% o 40% estaría bien”.


En Mazabi, por ejemplo, de los 600 millones de euros que gestionan actualmente, están en venta activos por valor de 200 millones e, idealmente, venderían otros 200 millones, si bien la situación del mercado actual complica la venta de todo el volumen. “Además, todo lo que se consiga vender va a la caja del cliente, no a más inmobiliario”, dice Gutiérrez, quien participó en la jornada de banca privada de iiR celebrada en febrero en Madrid.


En esta reorganización del patrimonio inmobiliario, otra clave es la necesidad de internacionalizar la cartera. La inversión inmobiliaria se está canalizando hacia países emergentes y ubicaciones con máxima liquidez y seguridad jurídica. En Europa, el destino de la inversión inmobiliaria europea es Londres, París, Alemania y Moscú, mientras que, según apuntan desde Mazabi, “los países periféricos recibirán inversión con cuentagotas”.


Desde Mazabi, recomiendan vender activos ilíquidos y no estratégicos, concentrar la gestión para optimizarla, deslocalizar las inversiones, apostar por prime assets y prime locations (es decir, activos de alta calidad y en buena localización), aprovechar los incentivos fiscales en cada mercado, y designar a profesionales o miembros de la familia que tengan dedicación plena.


Mirando atrás, algunas de las equivocaciones que los inversores han realizado en sus apuestas en el sector inmobiliaria han sido, según apuntan en Mazabi, no medir adecuadamente la liquidez de las inversiones, endeudarse sobre activos sin cashflow garantizado, entrar en activos ilíquidos e invertir en países con ciclos cortos. Por el contrario, los expertos reconocen que se ha comenzado un proceso de internacionalización, “limitado pero existente”, se ha invertido con socios expertos, se ha optado por activos con correlación negativa y se ha buscado mayor liquidez en la inversión directa.

 

Estudio Capgemini y Merrill Lynch sobre la distribución de la riqueza prevista para 2012