Peter Nielsen (BlackRock): “Los activos alternativos ofrecen diversificación y rendimientos más estables a largo plazo”


Peter Nielsen, responsable global de BlackRock Alternatives Specialists (BAS), empieza haciendo historia para explicar la creación de la unidad de activos alternativos en la gestora. “Nuestro origen fue la renta fija hace 30 años. Con la adquisición de Merrill Lynch nos expandimos a la renta variable y ganamos presencia internacional. Y luego nos fijamos en la tecnología. Desarrollamos un sistema de reporting para ser más transparentes, Aladdin, que con el tiempo se ha ido sofisticando y ampliando y ha tenido tanto éxito que incluso otras gestoras lo utilizan”, explica. Más recientemente han hecho una gran inversión en el espacio de activos alternativos.

Nielsen considera activos alternativos todo aquello que no sea ni la renta variable ni la renta fija tradicional. Infraestructuras, private equity, deuda privada. “No son activos líquidos, pero a cambio el inversor puede obtener otras ventajas. Con unos tipos en mínimos, que a lo mejor nunca vuelven a alcanzar los niveles históricos anteriores, la pregunta es como conseguir retornos estables en el futuro.

"Los activos alternativos pueden darte rentas recurrentes, diversificación, más estabilidad, en ciertas ocasiones una mayor predictibilidad y mayores retornos a largo plazo. Si estás dispuesto a renunciar a disponer de tu dinero durante digamos diez años, invirtiendo en private equity o en infraestructuras, creemos que obtendrás mayores retornos que en la típica cartera 60% renta variable/ 40% renta fija”, señala. Estas son las razones por las que la demanda por esta clase de activos ha aumentado tanto últimamente, tanto por parte de inversores institucionales como aseguradoras y fondos de pensiones, como por parte de inversores finales.

Dentro del universo de activos alternativos una de las áreas con mayor crecimiento ha sido la de los activos reales, y dentro de estos, las infraestructuras, donde puedes invertir en carreteras, hospitales, puentes… “Si tradicionalmente estaban financiados por el sector público, o por acuerdos entre el sector público y la empresa privada, muchos de estos proyectos son ahora financiados por fondos de infraestructuras en manos de inversores privados. Lo que desde el punto de vista de un inversor tiene mucho sentido, porque una de las megatendencias globales es la urbanización. Se necesitan más líneas de tren, más hospitales etc…”, explica el experto. Otro tema relacionado con las infraestructuras son las energías renovables, espacio en el que invierten en granjas de energía solar y eólica.

Si ciertas áreas de la inversión de infraestructuras son fuentes de una renta predecible y estable, el private equity está más centrado en la búsqueda de crecimiento y de un retorno extra para las carteras. En ambas partes, la de rentas y crecimiento invierten con una vocación global.

En cuanto al momento actual, Nielsen considera que “como inversores lo más importante es asegurarnos de que estamos eligiendo proyectos viables. Somos conscientes de que en este momento es cierto que muchas valoraciones están altas, pero al mismo tiempo los inversores quieren acceder a lo que ofrece el private equity. Hay mucho dinero que tiene que ser invertido y al mismo tiempo hay muchas valoraciones altas, por lo que es importante invertir con gestores que tengan una filosofía un proceso probados”.

En private equity invierten en diferentes segmentos. “No solemos hacer pre-venture, pero sí venture y buyout”. Tenemos la experiencia necesaria, desde 1999, para invertir en esta clase de activo. Ya hemos atravesado diversos momentos del mercado”, apunta. Pueden invertir en otros fondos de private equity pero también hacen lo que Nielsen denomina “co-inversiones directas”. Hay diferentes productos. Algunos son fondos de fondos y otros son fondos de coinversiones. “Tenemos centros de inversiones en muchas partes del mundo, porque es un tipo de inversión para la que necesitas presencia local. También hay fondos que invierten en diversas clases de activos alternativos, escogiendo las mejores ideas de inmobiliario, private equity e infraestructuras”, señala.

Sobre el entorno macro, Nielsen considera que estamos en una fase de crecimiento global sincronizado y “conectado”.  Quizás la renta variable no dé los mismos retornos que en 2017, pero “hay áreas donde hay todavía recorrido y potencial, sobre todo en Europa y Asia, aunque también habrá que prestar atención al efecto de las rebajas de impuestos en EE. UU., algo que puede llevar tiempo en hacerse patente para los inversores. Creemos que se dejará notar de forma gradual a los largo de los siguientes años” añade.

En cuanto a cómo podría afectar a la demanda por esta clase de activos una potencial subida de los tipos de interés, para Nielsen “teniendo en cuenta las nuevas regulaciones post crisis financiera y dado que a los bancos les penaliza tener tanto nivel de deuda o determinados tipos de deuda en sus balances, ya no pueden participar tanto en proyectos públicos privados por lo que es necesaria otra fuente de financiación. Los bancos pueden ayudar en el proceso, pero no pueden quedarse con la deuda. Y ahí es necesaria la participación de fondos de pensiones o de compañías aseguradoras, por lo que entendemos que el interés por esta clase de activos se mantendrá". 

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído