Los 3 pecados del inversor: ¿Cómo podemos evitarlos?


Los 3 pecados del inversor: Como podemos evitarlos?

Seguramente han escuchado sobre los 3 pecados del inversor. Estos pecados tradicionalmente se conocen como la avaricia, la pereza, y el ansia. Necesitamos superar estas tendencias para evitar tomar decisiones equivocadas a la hora de invertir. A continuación resaltaré los 3 pecados del inversor y cómo podemos evitar caer en dichas “tentaciones”.

  1. Copiar lo que hacen los demás inversores.

La estatua del toro en Wall Street simboliza la mentalidad colectiva de los inversores, es decir, todos invierten en las mismas clases de activos cuando suben los precios. Seguir a la “manada” funciona cuando quieres comprar productos de consumo tales como coches o lavadoras (generalmente estos productos serán de buena calidad en el caso de tener un buen historial de funcionamiento). La verdad es que este modus operandi es totalmente inverso en relación a las finanzas, es decir, rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras.

Recomendación:

Bill Allen, vicepresidente de la gestora de fondos Charles Schwab, recomienda que sigamos las leyes y no lo que hagan los demás inversores. Estas leyes pueden ser tan sencillas como no vender o comprar de forma impulsiva cuando leamos una noticia reciente del mercado. La constancia es clave y los inversores más exitosos se resisten a las volatilidades del mercado. En muchos casos, no seguir las mismas estrategias de los demás inversores evitará que compre caro y venda barato.

  1. Ser demasiado conservador.

Evitar pérdidas es la primera regla de oro de Warren Buffet, uno de los inversores más exitosos del mundo. Las turbulencias financieras y la crisis crediticia han llevado a muchos inversores a refugiarse de forma extrema a esta regla de oro. Los inversores han abandonado la renta variable y se han refugiado en activos “más seguros” tales como bonos soberanos, cuentas bancarias, y fondos de inversión de activos monetarios. Lo que muchos inversores perciben como pérdidas realmente es volatilidad. Os pongo un ejemplo práctico sobre el peligro de ser ultra conservador. Supongan que invierten en letras del tesoro o en una cuenta bancaria que genera beneficios anuales de 0,5%. Siguiendo el ejemplo anterior, usted perdería poder adquisitivo en el caso de que la inflación anual sea un 2,0%.

Recomendación:

Intentar de no “obsesionarse” con la volatilidad de los precios en el mercado diario.  La creación de valor para los accionistas del IBEX 35 entre 1991 y 2010 fue €23 millardos y la rentabilidad media 11%. Debemos intentar de tener una visión a largo plazo y no ser impulsivos a la hora de vender o comprar activos financieros.

 

  1. No rebalancear su portafolio de inversión.

Una de las mejores estrategias para mitigar el riesgo es la diversificación: invertir en distintas clases de activos tales como renta variable local, renta variable extranjera, renta fija, materia prima, fondos de inversión y sociedades de inversión inmobiliarias. Un portafolio bien diversificado incluye una asignación específica de recursos en cada clase de activo. Por ejemplo, 50% en renta variable española, 30% en renta variable extranjera y 20% en renta fija. La combinación perfecta de inversión dependerá de sus objetivos, horizonte temporal y tolerancia al riesgo.

Por otra parte, las rentabilidades de sus inversiones siempre variarán y podría resultar en un portafolio contraproducente. Por ejemplo, un inversor “x” ha asignado 50% de sus recursos en renta variable y la otra mitad en renta fija. Supongamos que después de doce meses las acciones han generado una rentabilidad de 20% mientras que los bonos se han mantenido iguales. El resultado de su portafolio sería 55% en renta variable y 45% en renta fija. También podría darse el caso de que las fluctuaciones en divisas tengan mayor o menor peso en su portafolio de inversiones.

Recomendación:

Aunque en principio sea contraintuitivo, el inversor inteligente debe de vender algunos de sus activos “estrellas” e invertir en activos de bajo rendimiento por lo menos una vez al año. El objetivo del rebalanceo de su portafolio de inversión es mantener un “mix” óptimo de recursos que le generen beneficios estables. Rebalancear su portafolio de inversiones es una de las prácticas más comunes en la industria de la asesoría financiera, porque preserva el perfil de riesgo de una persona. Simplemente, consiste en hacer transacciones de compraventa que pongan sus porcentajes de inversión en los mismos valores que estaban anteriormente.

La mejor cartera o portafolio de inversión es aquella que usted mismo diseña de acuerdo al nivel de riesgo que se está dispuesto a afrontar, de acuerdo a la edad, la cantidad de dinero que se tiene para invertir y el tipo de negocio que se tiene. Usted puede mejorar su estrategia de inversión a través de herramientas online gratuitas, páginas web especializadas como Funds People y libros en materia de inversiones.

Javier Trullols Fernández 
MBA-EAE
Bachelor of Science in Business Administration
E: javiertrullols@gmail.com
W: www.javiertrullols.com

Lo más leído