“Lo más importante que pasa hoy en los mercados no es la política de la Fed, sino el proceso de urbanización en Asia”


Por primera vez en 15 años, los expertos de Aberdeen han dejado de estar negativos con China. La razón para este cambio de mentalidad ha sido las reformas que ha empezado a impulsar su ejecutivo hace un año, cuyo último ejemplo ha sido la conexión de las bolsas de Shanghai y Hong Kong. Donald Amstad, experto de la firma en la región asiática – lleva siete años trabajando para Aberdeen desde Singapur- ha estado de visita en Madrid para explicar las principales tendencias económicas que se están desarrollando actualmente y que tienen proyección hacia el futuro. El primer punto que toca Amstad en su conferencia ha sido el del potencial del crecimiento de Asia, que actualmente aporta un 30% al PIB mundial… y las proyecciones de Citigroup apuntan a que alcanzará el 50% en el año 2050. Esto significa un potencial tremendo de revalorización que tiene una oportunidad real de ejecutarse gracias a los tremendos cambios que están experimentando diversos países asiáticos gracias a cambios políticos significativos. 

El representante de Aberdeen denuncia que el mundo occidental está ignorando esta realidad: “El mercado está obsesionado con el final del tapering y con cuándo subirá la Reserva Federal los tipos, como si fuera lo más importante que pasara hoy en los mercados financieros. Bajo mi punto de vista, la Fed no es importante. Lo importante es el proceso de urbanización en Asia”. Amstad da argumentos para sostener esta afirmación: “A lo largo de la historia, cada país que se ha urbanizado ha experimentado una aceleración del crecimiento, se ha creado riqueza”. Para él, Corea del Sur debe ser el espejo en que se miren otros países asiáticos en vías de desarrollo. 

¿Qué están haciendo los principales países de la zona para avanzar en esta materia? El experto explica que la tasa de urbanización ya ronda el 50% en China, y a través de medidas como el hukou (inclusión de personas procedentes del medio rural en el censo urbano para acceder a servicios básicos como la educación o la sanidad), el gobierno de Xi Jinping está planeando trasladar en los próximos años desde las zonas rurales a una cantidad de chinos equivalente a la población total de EE.UU. China no es el único caso de estudio. Por ejemplo, la tasa de urbanización aún no ha alcanzado el 40% en la India.

Como ya adelantaba Amstad, la segunda derivada del proceso de urbanización es la mejora de la calidad de vida de la población, al tener acceso a más bienes y servicios. Así, apunta a estudios que calculan que para el año 2020 accederán a la clase media 1.740 millones de asiáticos, y esta cifra se elevará a 3.228 millones en 2020. Paralelamente, el proceso de urbanización va a contribuir a incrementar la esperanza de vida de los habitantes de Asia emergente (por ejemplo, en China se ha doblado la esperanza de vida en 50 años) y su nivel adquisitivo, lo que implica que se incrementa su capacidad para demandar bienes de consumo.

En este punto, el representante de Aberdeen resalta el papel fundamental que han jugado en los últimos años la introducción del teléfono móvil y la penetración de internet. “Ahora todo el mundo en Asia puede ver cómo es el estilo de vida del mundo occidental, y lo quieren adoptar. Por ello hay una presión tremenda sobre los políticos para que puedan ejecutar reformas que les permita acceder a ese estilo de vida”, señala Amstad. Para él, éste ha sido el principal origen del gran cambio político experimentado en el continente en el último año, y que ha sido personificado por Narendra Modi en India, Xi Jinping en China, Shinzo Abe en Japón y Joko Widodo en Indonesia. “Las reformas se han situado en el primer lugar en la agenda por el deseo de la gente de tener una vida mejor”, concluye el experto.

¿Dónde están las oportunidades?

Ya se ha comentado la conexión con éxito de los parqués de Shanghai y Hong Kong. La esperanza de Donald Amstad es que también se produzca pronto una apertura del mercado chino de renta fija, que actualmente supone 4 billones de dólares. El experto descarta por otra parte que se produzca el estallido de una burbuja en China: “La posibilidad de un momento Lehman en China es posible, pero esa posibilidad es remota porque el gobierno de China tiene 4 billones de dólares invertidos fuera del país y mucho dinero invertido en empresas estatales. China se está ralentizando, pero no va a estallar, sólo es una economía grande pero ineficiente. Por ello, el Gobierno necesita que el mercado le guíe para la fijación de precios en renta fija y renta variable”. 

Dicho esto, Amstad declara categóricamente que el país favorito para los expertos de Aberdeen es India, tanto por renta variable como por renta fija y divisas. La razón es que, aunque Modi no ha perdido tiempo a la hora de impulsar reformas, al país todavía le queda muchísimo para ponerse al día. En opinión del experto, la clave para creer en la historia de recuperación india es el binomio Narendra Modi/Raghuram Rajan, el gobernador del Banco Central de India, que compara con la alianza que protagonizaron a principios de los 80 Ronald Reagan y Paul Volcker. “Rajan y Modi son una combinación poderosa, juntos son creíbles”, subraya el representante de Aberdeen. Éste añade que “la única crítica que se puede hacer al banco central es que se haya centrado más en el crecimiento que en la inflación. Rajan quiere que Modi le asigne un mandato de inflación y ha situado su objetivo en el 4,6%. Modi quiere elevar los estándares de vida de la gente pobre y para eso hay que luchar contra la inflación, por lo que si le da el mandato al banco central ganará credibilidad”. 

Desde el punto de vista de las valoraciones, Amstad defiende que, en términos generales, tanto la renta fija (soberana y corporativa) como las divisas cotizan con mucho descuento. En el caso concreto de las divisas, los descuentos van desde el 20% del won coreano al 70% de la rupia india. Aunque es consciente de que con la nueva política de la Fed el dólar se fortalecerá a partir de 2015, el experto cree que esto provocará un debilitamiento del euro y del yen, pero vaticina que divisas emergentes como el renmimbi o las rupias india e indonesia sí se apreciarán contra el “billete verde”. En lo referente a la renta fija, su argumento es que el inversor puede obtener un 1% adicional al prestarle dinero a una empresa emergente con grado de inversión frente a una desarrollada con mismo rating. Esta prima alcanza el 3% en el caso del high yield. Por eso concluye que “hay que hacer selección de crédito, pero hay mucho valor”.

El experto termina su conferencia aludiendo a un tema que ha estado presente en las mentes de los gestores de renta fija emergente en los últimos años: que esta clase de activo no está representada adecuadamente en los índices globales de renta fija.  El consejo que están dando de Aberdeen a sus clientes es que una cartera de renta fija global necesita ser complementada con exposición directa a emergentes, y que esta asignación de activos debe hacerse en una proporción de doble dígito. “Va a ser clave en los próximos diez años porque Asia es solvente y está creciendo”, concluye Donald Amstad. 

Empresas

Noticias relacionadas