Llega a España el Dexia Long Short Risk Arbitrage


En diciembre de 2009 Dexia AM adaptó al formato UCITS III el fondo francés Long Short Risk Arbitrage, un producto de retorno absoluto lanzado en 1999, dotándole además de liquidez diaria frente a la semanal. Seis meses después y debido al atractivo de la estrategia (basada en el arbitraje de fusiones y adquisiciones y operaciones de valor relativo, es decir, eventos corporativos y situaciones especiales que provoquen ineficiencias en la cotización de las compañías) y al deseo de hacerla accesible a clientes privados frente al exclusivo uso por parte de los institucionales, según indican fuentes de la gestora, Dexia AM ha registrado el producto en la CNMV.

Como ya adelantó Funds People, el objetivo de Dexia Long Short Risk Arbitrage es batir al índice EONIA por un diferencial significativo en un horizonte de inversión de 3 años manteniendo la volatilidad limitada. Para conseguirlo, invierte su cartera únicamente siguiendo la estrategia Long Short Risk Arbitrage, es decir se invierte en acciones de renta variable y derivados de acciones de renta variable cotizados en mercados organizados para sacar provecho de las ineficiencias y de las oportunidades que surgen de eventos susceptibles de provocar una discontinuidad en el precio de cotización de las compañías.

El fondo, que invierte sobre todo en los mercados europeo y norteamericano, tiene una exposición neta limitada a mercado, que en estos momentos está en 9% y puede invertir hasta el 200% de su patrimonio entre posiciones largas y cortas. A 30 de abril el número de posiciones era 75 y el sector donde está habiendo más operaciones es el energético. Desde su lanzamiento hace más de 10 años, ha logrado retornos cercanos al 60%.

El fondo cuenta con dos estrategias que tradicionalmente se dividen a partes iguales el peso de la cartera, si bien dependiendo del momento la representación de una de ellas puede ser mayor. De hecho, el arbitraje de fusiones y adquisiciones supone ahora un 60% de las posiciones del fondo frente al 40% de la segunda estrategia, operaciones de valor relativo.

La convicción de Dexia es que, con la recuperación económica, habrá más actividades corporativas, pues las firmas que han salido reforzadas de la crisis crecerán comprando entidades que se han visto más afectadas y se ven obligadas a vender para obtener liquidez. Sin embargo, y aunque 2009 fue un año muy bueno para la estrategia (con una rentabilidad superior al 7%), 2010 está siendo difícil debido a la volatilidad del mercado y a la brusquedad de los movimientos. De hecho, según fuentes de la gestora, el fondo necesita estabilidad en el mercado y sobre todo cierta confianza en las expectativas económicas para poder arbitrar con estas operaciones.

Lo más leído