Lendines (Mapfre AM): “Uno de los mayores peligros para los próximos años es el mayor riesgo que hay en las carteras”


Después de un año como 2019 que ha sido bastante bueno para prácticamente todos los activos financieros, desde el Servicio de Estudios de Mapfre observan un entorno donde el crecimiento global va a seguir desacelerándose, pero eliminan la posibilidad de recesión en la mayor parte de economías desarrolladas.

Ante la ausencia de presiones inflacionistas, desde Mapfre AM creen que la inflación va a repuntar marginalmente en casi todas las zonas de países desarrollados pero sin superar expectativas bancos centrales, que continuarán con sus políticas expansivas.

Los tipos de interés en la zona euro siguen en niveles muy bajos e incluso negativos. “Esto ha provocado una caída de los tipos, reducción de las pendientes y bajada de las primas de riesgo debido a que los inversores han estado necesitados de asumir más riesgo en las carteras para obtener rentabilidad”, ha explicado Javier Lendines, director General de Mapfre AM.

De cara a 2020, desde la firma creen que los tipos de interés sin riesgo van a repuntar desde los mínimos históricos y las primas de riesgo irán a la baja porque la liquidez de mercado continuará siendo muy abundante. Eso sí, dentro de sus preocupaciones están los activos de menor calidad crediticia (por debajo de grado de inversión) en EEUU, donde los elevados niveles de endeudamiento puede provocar algún defaults. Por otra parte, creen que va a haber bastantes episodios de volatilidad, lo que obligará a gestionar de forma más activas las carteras.

Respecto a la renta variable, no creen que los índices en 2020 vayan a tener un comportamiento tan extraordinario como este último, pero son positivos. Consideran que va a seguir habiendo expansión de múltiplos. Por regiones, prefieren EE.UU. a Europa, por varias razones: el crecimiento en EE.UU. es superior al europeo y también por la diferente composición de los índices (tienen más peso tecnológicas y creen que este sector va a seguir haciéndolo razonablemente bien este año). Con respecto al financiero, consideran que tiene un desafío en este entorno, aunque dentro de él también hay valores que les gustan.

En concreto, esperan que haya una mayor heterogeneidad en el comportamiento dentro de los índices bursátiles y también entre los valores. “Esto va a primar a las entidades que tengan buena capacidad de análisis”, ha añadido Lendines. En este sentido, consideran que los episodios de volatilidad van a ser más importantes en 2020 que años anteriores. Aun así, los mercados pueden acabar con crecimientos cercanos al 10%.

“Una de las consecuencias que ha tenido la actividad del BCE es que ha obligado a los inversores a asumir más riesgo en sus carteras. Y este es uno de los mayores riegos que nos vamos a encontrar en la industria en los próximos años”, ha advertido el experto. En el plano sociopolítico, otras de las incertidumbres que vislumbran son problemas en Irán, guerra comercial, Brexit, inflación, elecciones norteamericanas, mayor desaceleración económica  y falta de liquidez en nichos de mercado.

Ante este contexto, ¿cuál es la recomendación para un inversor conservador? “Le recomendaría que estuviera bien asesorado. Si su horizonte temporal es más amplio, puede asumir mas riesgo. Pero si no es capaz de aguantar la alta volatilidad en sus inversiones le aconsejaría que toma la posición mas conservadora posible”, ha concluido.

Previsión macroeconómica

A nivel global, Mapfre ha pronosticado un crecimiento del 3,1% en 2020 y este "probablemente será el más bajo de los próximos años", si bien ha descartado la recesión "en la mayor parte de las economías desarrolladas". De esa forma, el crecimiento esperado del PIB global será del 3,4% en 2021, ha confirmado el director de análisis macroeconómico y financiero del Servicio de Estudios de Mapfre, Gonzalo de Cadenas-Santiago.

La dinámica de la economía global sigue afectando al desarrollo del sector seguros, y en particular, a los segmentos no vida y vida riesgo, que se están ralentizando. Sin embargo, el buen comportamiento de los mercados de valores constituye un estímulo para los productos de seguros de vida en los que el tomador asume el riesgo de inversión.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído