Legg Mason: la bolsa estadounidense tiene 'gasolina' para otros seis meses


“Históricamente, el periodo de seis meses comprendido entre noviembre y abril, siguiendo las elecciones de mitad de legislatura (en EE.UU.), ha sido uno de los mejores para la renta variable en el ciclo de cuatro años de elecciones presidenciales, con ganancias medias del 25%”. El comentario es de John Goode, gestor sénior de ClearBridge, filial de Legg Mason Global AM (la fuente en la que se basa es Leuthold Group). Goode desarrolla más argumentos sobre esta primera afirmación en un informe publicado recientemente por la gestora. 

Goode es consciente de que actualmente el ánimo inversor respecto al parqué estadounidense es más bien bajista, por haberse encarecido las acciones de forma generalizada, la amenaza global de deflación y la apreciación del dólar. Sin embargo, también encuentra elementos alcistas desde los puntos de vista técnico, macro y micro (liquidez, tipos estables, desapalancamiento generalizado, mayor disposición hacia el consumo) y a esto añade como un elemento más el resultado de las elecciones celebradas a principios de este mes: “Creemos que la corrección de octubre, combinada con esta parte del ciclo electoral, incrementará la probabilidad de un mercado alcista continuado”. 

Se apoya asimismo en un estudio realizado por Ned Davis Research con datos desde 1902 que argumenta que los años en los que se producen mínimos inferiores al 10% a mediados de año (el caso de 2014), después el Dow Jones ha registrado de media un rally cercano al 16%. “Tal movimiento podría causar que el Dow Jones termine el año bastante por encima de los niveles actuales”, apostilla el gestor. Al efecto de las elecciones de mitad de legislatura Goode añade que “2015 marcará el tercer año del mandato presidencial, que históricamente ha generado los mayores retornos dentro de este ciclo de cuatro años”. 

¿Cómo interpreta el experto de CleardBridge el desenlace de estos comicios? Recordemos que los republicanos se han hecho con el control del Congreso y del Senado estadounidense. Goode cree que el cambio es positivo, porque “hay un potencial renovado de compromiso y progreso”. Ello a pesar de que han empezado a surgir los primeros enfrentamientos entre republicanos y demócratas a cuenta de la ley de inmigración presentada por Barack Obama y que supone la mayor regularización de inmigrantes ilegales desde el mandato de Ronald Reagan en la década de los 80. 

El ejemplo que pone el experto para comprender su punto de vista es la reforma fiscal, “que parece un área donde ambos bandos pueden ser capaces de ponerse de acuerdo sobre reformas importantes”. El gestor recuerda que actualmente hasta 2 billones de dólares generados por activos corporativos se mantienen fuera de Estados Unidos. “Una reforma de los impuestos corporativos que permita la repatriación de estos activos bajo términos razonables podría ser el equivalente de estímulos adicionales para las inversiones domésticas y la generación de empleos”, sostiene. 

John Goode valora que si está en lo cierto en su pronóstico sobre futuros consensos entre el presidente y el Congreso, esto se podría traducir en un acicate para los toros de Wall Street: “Mejoraría la confianza de los inversores y las empresas y es probable que el PIB y la generación de empleo lo reflejase casi inmediatamente”. 

Para el gestor la mejora del PIB es clave, dado que su crecimiento en este último ciclo ha sido el más débil desde la década de 1930, y por ello confía en que “con algo de cooperación entre los brazos ejecutivo y legislativo, el crecimiento del PIB podría sorprender al alza”. Por ello, el representante de CleardBridge justifica que a pesar del fuerte ciclo alcista de los últimos cinco años y medio “los progresos políticos favorables combinados con liquidez abundante nos sugieren que la bolsa tiene potencial adicional para los próximos seis a nueve meses”. 

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído