"Las valoraciones más atractivas están en los periféricos: España es un caso evidente"


Para los inversores, la renta variable europea aparece probablemente como un activo de riesgo: alto paro, gobiernos endeudados, falta de cohesión política a nivel europeo y economías en recesión. Para echar más leña al fuego, los titulares negativos que se pueden leer a diario, como la crisis chipriota o las crisis políticas de Italia o Portugal, parecen aconsejar ignorar este activo totalmente. ¿Es un mercado atractivo para la inversión? Para Invesco, Europa es la región que ofrece una valoración más atractiva a nivel global, cotizando con beneficios ajustados al ciclo cerca de sus múltiplos más bajos.

Según explica la gestora, la prima de riesgo permanece en niveles altos mientras que el posicionamiento sigue siendo muy cauteloso tanto en términos de la región en si como también por países y por sectores. “La visión del consenso del mercado es que el efecto conjunto del desapalancamiento, austeridad y la debilidad estructural provocarán una ausencia de crecimiento en un futuro cercano. Sin embargo, la tempestad económica se está calmando lentamente, mientras que se han dado importantes pasos en las necesarias reformas estructurales”, afirman.

Existen, en opinión de la entidad, razones para el optimismo. Las balanzas por cuenta corriente de los países periféricos se están moviendo hacia  los superávits y las reducciones de los déficits estructurales reflejan claramente los ajustes significativos que ya se han llevado a cabo. Los nuevos préstamos netos como porcentaje del PIB en toda Europa, parecen estar tocando fondo, lo que  normalmente suele ser un indicador adelantado de un crecimiento de la demanda privada. Las recientes estadísticas de los índices PMI sugieren que la actividad económica está repuntando y los consumidores tienen cada vez menos miedo a gastar.

Invesco no espera una fuerte recuperación del crecimiento económico. “Simplemente pensamos que algunas de las presiones que ha sufrido la actividad económica pueden disminuir gradualmente en el futuro. Esto debería bastar para que la economía europea abandone la recesión en unos pocos trimestres. Dadas las deprimentes expectativas para Europa, las valoraciones baratas y el cauteloso posicionamiento general, incluso una situación económica menos mala de lo esperado tendría implicaciones positivas serias para la futura dirección de los mercados de renta variable, además de propiciar el necesario ajuste de las acciones y el posicionamiento sectorial dentro de ellos. El deseo de calidad y seguridad a cualquier precio disminuye y los sectores cíclicos y de valor se vuelven relativamente más atractivos”.

La filosofía de inversión de Invesco está enfocada al ‘bottom up’, utilizando un análisis fundamental detallado para identificar anomalías en las valoraciones dentro del mercado. “En este momento, esto nos lleva a tener más exposición a sectores como el financiero, industrial y consumo no básico (como automóviles). Muchas de estas participaciones están cotizando con valoraciones y beneficios deprimentes. Encontramos que la relación rentabilidad-riesgo de estos sectores es mucho más convincente que la de otros sectores de crecimiento más defensivos, como por ejemplo el consumo básico y de lujo, que se han visto favorecidos durante la crisis”.

Para la gestora, aquí las valoraciones aparecen más ajustadas y una reducción de la elevada prima de riesgo asociada a la clase de activo, incluida una visión menos negativa de la economía, podría ayudar al mercado a salir de esos sectores considerados refugio. “A nivel de país, las valoraciones parecen ser claramente más atractivas en los mercados periféricos. Esto es especialmente evidente en España, donde los beneficios empresariales están muy lejos de su techo y cotiza con múltiplos ajustados al ciclo en mínimos históricos, con una evidencia cada vez mayor de que la economía está comenzando a tocar fondo y muestra señales de vida”.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído