Las turbulencias dan paso a oportunidades en el universo de convertibles


Para Lombard Odier, la reciente corrección del mercado refleja la toma de conciencia de que el futuro crecimiento en el mundo desarrollado será mucho más débil de lo esperado, pues de los tres motores de crecimiento usuales –consumo personal, gasto público y capex-, sólo este último puede ofrecer apoyo para la recuperación. Por ello, considera que el riesgo de una doble recesión se ha incrementado de forma dramática en las últimas semanas, aunque no representa su escenario central. Con todo, en Lombard Odier señalan que la corrección del mercado ha sido muy severa y en algunos casos indiscriminada y por ello empiezan a ver “interesantes oportunidades en el espacio de bonos convertibles, tanto desde el punto de vista de la rentabilidad como con las valoraciones de las opciones”, que aprovecharán en las próximas semanas y meses.

“La contabilidad de las compañías es mucho más sana que la que han tenido en años y la generación de cash flow es fuerte, lo que da como resultado una buena remuneración por el riesgo en muchos casos; y sobre todo al comparar los convertibles con deuda pública. Creemos firmemente que los bonos convertibles se encuentran entre los mejores instrumentos para afrontar un clima turbulento en los mercados”, comentan desde la gestora.

Pese a esas oportunidades, la estrategia de Lombard Odier es cautelosa y defensiva, con un claro foco en la convexidad o asimetría. Por regiones, sobrepondera Asia-Pacífico, donde el crecimiento será mayor y la cartera del fondo LOF Convertible Bond Fund infrapondera Europa –con exposición nula a la Europa periférica pues piensa que los inversores “ya no saben en quién confiar”- y EEUU –que no sufre una recuperación normal-, con una infraponderación del sector financiero.

Lo más leído