Tags: ISR |

Las tres tendencias de ISR que más valoran los inversores españoles


La industria de la Inversión socialmente responsable no solo está calando cada vez más entre las gestoras de fondos. También está ganando adeptos entre los inversores. Tanto que cada vez son más los que exigen a sus carteras no solo un buen rendimiento financiero, sino también social. Esta es al menos una de las conclusiones que deja la cuarta entrega del informe VOICES  que ha realizado AXA IM ya que cifra en un 58% el número de inversores españoles que considera igual de fundamental valorar la rentabilidad de sus inversiones como los beneficios sociales y medioambientales que se consiguen con ellas.

Este interés por la idea de que una inversión no solo consiga un buen rendimiento financiero sino también social no es solo algo que demanden los inversores más milenials, como se podría pensar, sino que afecta a todas los inversores sea cual sea su franja de edad. De hecho, son los mayores de 55 años los que más creen que la empresas que tengan integrado en su ADN criterios de sostenibilidad tendrán una mejor posición financiera, algo que defiende el 74% de los encuestados por la gestora, frente al 59% que así lo considera en la franja de entre 31 y 39 años.

Al analizar los patrones futuros, el estudio señala que una de las prioridades de los inversores españoles son las inversiones en empresas con impacto positivo a largo plazo en la sociedad. Así, a la pregunta sobre las tendencias en las que estarían más interesado los inversores, el 54% señalaron las tecnologías verdes, el 41% el consumo sostenible y el 39% la inteligencia artificial y el 34% el cambio climático.

La exigencia de pruebas

Además, son mayoritarios los inversores que quieren pruebas tangibles de ese impacto positivo que pueden generar sus inversiones, algo que demandan el 56% de los encuestados.. “Para ganar impulso real, obtener resultados tangibles es vital y aquellos que buscan invertir responsablemente quieren ver pruebas del impacto positivo de su dinero”, afirma Matt Christensen, Director Global de Inversión Responsable en AXA IM. “Los españoles reconocen cada vez más la importancia de los asuntos sociales y medioambientales y el sector financiero tiene como deber ofrecerles soluciones adecuadas”, concluye.

 En cuanto a la manera en la que quieren obtener ese impacto medidor de sus inversiones, el 30% considera que la acreditación de una entidad reconocida o del gobierno son suficientes como para probar la reducción de emisiones de CO2 , el consumo de agua o la diversidad de una empresa, mientras que el 15% preferiría el apoyo de alguna persona con influencia, un experto en la materia, para garantizar ese impacto social.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído