Las tendencias que dominan la industria de fondos en España


Las mayores rentabilidades a un año vista las generarán los fondos de bolsa española. Así lo creen, al menos, los gestores nacionales consultados en la última encuesta que Funds People elabora para Expansión, que revela que la mayoría espera retornos a doce meses vista de entre el 12% y el 15% en este mercado, significativamente superiores a los que prevén para otras categorías de renta variable. Con esta percepción por parte de los profesionales, no es de extrañar que el Fidelity Iberia, fondo gestionado por Firmino Morgado, haya sido uno de los productos que más se repita entre las distintas estrategias que participan en el concurso de carteras de fondos de inversión de Allfunds Bank y Expansión. En hasta seis ocasiones se menciona este producto de Fidelity Worldwide Investment que, por capacidad, se ha visto obligado a cerrar las entradas a nuevos suscriptores, publica Expansión.

El buen comportamiento registrado en los últimos años por las bolsas desarrolladas parece estar invitando a los inversores a replantearse las estrategias en renta variable. Los estrategas buscan valor en aquellos mercados que se hayan quedado rezagados. Lo evidencia el mayor interés de muchos gestores -sobre todo de bolsa europea- por compañías españolas. Es el caso de John Surplice, gestor del Invesco Pan European Equity, el fondo de renta variable de una firma internacional que acumula un mayor patrimonio en España (1.400 millones de euros) y cuya estrategia actual pasa por sobreponderar el mercado español.

La otra gran tendencia es la de elevar el peso en cartera de las estrategias de retorno absoluto. Evidencia de ello es el hecho de que un fondo de BNY Mellon IM, el BNY Mellon Absolute Return Equity, gestionado por Andy Cawker, haya escalado posiciones en el concurso de carteras, lo que le permite rivalizar en interés con el M&G Optimal Income, el fondo internacional que atesora un mayor volumen de activos bajo gestión en España (cerca de 3.000 millones).

Precisamente, los últimos movimientos registrados en este fondo mixto de M&G Investments han sido la prueba más palpable de los mayores recelos que existen hoy hacia la renta variable. Su gestor, Richard Woolnough, acaba de reducir a la mitad el peso de las acciones, que pasa del 13% al 6%. Entre los motivos que han empujado a Woolnough a tomar esta decisión está la fuerte subida experimentada por la renta variable en los últimos meses, lo que sumado al buen comportamiento registrado por el activo en los últimos años había hecho que muchas compañías que poseía hayan perdido interés para el gestor. “Woolnough se muestra menos optimista con respecto a las acciones. Para él, el riesgo de la bolsa es ahora mayor. Las valoraciones han dejado de ser atractivas y se muestra más cómodo otorgando a las acciones un peso de entre el 5% y el 6%”, explica Pierre Chartres, especialista en inversión de renta fija de la gestora (leer más).

Las menores expectativas que genera la renta variable es algo que también se ve reflejado en el sondeo de abril. Hace un año, el consenso de expertos consultados esperaban rentabilidades de doble dígito para la renta variable europea. Hoy, los retornos estimados a doce meses vista son del 8%. Lo mismo sucede en el caso de Estados Unidos, donde los retornos esperados para el próximo año apenas alcanzan el 4%. No es de extrañar teniendo en cuenta el buen comportamiento registrado por los productos de bolsa americana.

A lo largo de los últimos cinco años, estos productos han arrojado rentabilidades anualizadas del orden del 16%. Es el caso de fondos como el JPMorgan US Select Equity, el Schroder ISF US Large Cap, el Fidelity-Funds America, el Franklin US Opportunities o el Pioneer US-Research. Las ganancias de los productos de bolsa americana de estilo ‘growth’ han sido todavía más suculentas, con retornos anualizados del 20% en fondos como el Legg Mason ClearBridge US Aggressive Growth o el UBS USA Growth (Lux) Fund, producto de UBS Global AM que a cinco años acumula una rentabilidad anualizada del 21%.

Los bonos pierden encanto, pero...

Las rentabilidades que los gestores españoles esperan cosechar en renta fija no son especialmente halagüeñas. De hecho, de acuerdo con las estimaciones de los expertos, los mayores retornos apenas alcanzarán el 2% a un año vista. En este sentido, se espera que los productos que invierten en bonos europeos sean los que obtengan los mejores resultados. En este sentido, los fondos de gestoras internacionales que acumulan actualmente un mayor patrimonio en España centran su universo de inversión en Europa. Dos de los cuatro con un volumen de activos bajo gestión más elevado son productos de renta fija de corta duración, uno de BlackRock –el BGF Euro Short Duration Bond- y otro de Deutsche Asset & Wealth Management, el DWS Invest Euro-Bonds Short. La lista la completan el Carmignac Securité y el Invesco Europe Corporate Bond.

La preferencia del inversor por productos de renta fija de corta duración responde al temor de los inversores por el impacto que pudiera provocar en sus carteras una posible subida de tipos, más aún teniendo en cuenta que la mala experiencia vivida cuando la Reserva Federal anunció el inicio de la retirada del programa de estímulos está todavía muy reciente. Pese a ello, eso no significa que a nivel europeo estemos asistiendo a una huida de la renta fija. Todo lo contrario: el inversor europeo sigue creyendo en el mercado de bonos.

Los datos del último informe de Lipper Thomson Reuters demuestran que el dinero en Europa sigue entrando con fuerza en esta clase de activo. En febrero, el último mes del que se tienen datos, el sector registró entradas netas por valor de 45.100 millones de euros, captaciones que vinieron principalmente por los productos de renta fija (que atrajeron 20.100 millones de euros). De ese volumen, casi 3.500 millones fueron a parar a fondos de renta fija europea (leer más).

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído