Tags: Negocio |

Las temáticas clave para mantener el estatus de superestrella


Probablemente estemos empezando a vislumbrar el futuro, pero solo eso. Seguramente en 10 años el mapa de las empresas superestrellas sea diferente al actual y las tendencias sobre las que construyan su liderazgo también. Gestoras y entidades debaten sobre ello en un desayuno organizado por Funds People y patrocinado por BNP Paribas Asset Management.

Fernando Hernández, director de AndBank Wealth Management, apunta una de esas tendencias de futuro que se empieza a atisbar, un segmento de negocio en el que ya se comienzan a encontrar oportunidades interesantes, pero que, a su juicio, todavía necesita mucho capex: el de la demografía, y vinculado a él, el de la tercera edad. “Ahí hay probablemente mucha disrupción. Hay ejemplos de empresas que lo están haciendo muy bien y que están, además, evolucionando favorablemente en bolsa”. Hernández no se refiere solo a las farmacéuticas, que “van a estar ahí siempre”, sino que lo amplía al mundo de las residencias, a todo lo que tiene que ver con la gestión de dónde y cómo se van a mover las personas de la tercera edad. Destaca que para el votante y el consumidor cada vez van a ser más importantes estos temas, sobre todo en Europa y en EE.UU. (menos en los mercados emergentes), y cree que en este ámbito ya hay compañías interesantes, “pero probablemente las que van a acabar llevándose esa disrupción todavía estén por llegar”.

También le gusta la temática del envejecimiento a Víctor Álvarez, analista de renta variable, Ciertified EFFAS, de Environmental Social and Governance Analyst en Tressis SV, al igual que otras de largo plazo como eficiencia energética y gestión de residuos. Y, además, pronostica que en el ámbito de las superestrellas “el siguiente gran disruptor será aquel que consiga mejorar el asistente de voz. El consumo va a provocar que se dé un paso más allá, y se pase de interactuar con Alexa, Sidi o Cortana a que directamente realicen nuestras peticiones. Yo creo que ahí es donde más inversión están haciendo estas grandes empresas”.

Rosa López, selectora de fondos de Bankia Banca Privada, aporta otra megatendencia clave de futuro, la de la educación. Considera que en este ámbito pueden surgir bastantes compañías disruptoras. Apuesta sobre todo por “el desarrollo de tutores virtuales, bien a través de voz, de vídeos, y en un futuro, por qué no, de personajes virtuales. En el tema de la educación tenemos mucho que aprender”.

Superestrellas, por tanto, parece que va a haber en muchas industrias: “La disrupción tecnológica se aplica a muchos sectores: educación, medicina, en todo lo relacionado con las pautas del consumo, digitalización, automatización… Hay muchas oportunidades y hay que estar pendientes, y seleccionarlas, y detectarlas. Para lograrlo es importante estar cerca de las empresas y contar con un buen equipo”, afirma Elena Armengot, directora de ventas de BNP Paribas Asset Management.

Patricia Pomares, gestor sénior de Arquitectura Abierta de CaixaBank Asset Management, cree que los grandes monopolios, las grandes multinacionales de hoy, no van a ser las superestrellas del mañana. “Habrá muchas superestrellas en muchos sectores, pero no van a ser las actuales. Por eso es tan importante saber buscar oportunidades rentables para los clientes pensando en el medio y el largo plazo”. Hace hincapié en que lo que sí que ha llegado para quedarse de manera transversal en todas las industrias es el desarrollo sostenible: “Creo que la empresa que sepa adaptarse a la regulación que llega respecto a los temas de sostenibilidad será aquella que permanezca, en cualquier sector o industria, pero siempre adaptándose a los exigentes criterios de sostenibilidad”.

La sostenibilidad, tendencia de hoy y de mañana

Efectivamente, de forma completamente trasversal hay una tendencia que impregna todo y que se concreta en siglas como ASG e ISR. Criterios medioambientales, sociales y de buen gobierno que forman ya parte del análisis fundamental de las empresas y, por supuesto, de las superempresas, y que también son clave a la hora de construir las carteras de inversión. Fernando Hernández (AndBank WM) cree que pensar ahora en términos de renta fija, renta variable, EE.UU., Europa, emergentes… empieza a estar caduco. El giro es importante: “Supone un cambio tanto a nivel de la selección final como incluso a la hora de confeccionar las inversiones de los clientes, y eso va a hacer que en ultima instancia haya unas compañías con mayor capitalización que otras debido a este tipo de movimientos que tenemos que hacer y que son lógicos”.

“Para nosotros ya no se trata de si estos criterios aportan rentabilidad o no, sino que es algo que hay que tener en cuenta y que ya es imparable. Los criterios sociales, ambientales y de buen gobierno también forman parte del ADN de una empresa”, apunta Elena Armengot (BNP Paribas Asset Management).

En la misma línea, Víctor Álvarez (Tressis SV) destaca que es la propia sociedad la que lo está demandando y la que cada vez tiene más en cuenta estos criterios. De hecho, “las propias redes sociales son las que penalizan a las empresas si llevan a cabo malas prácticas, y al contrario si destacan por aplicar buenas prácticas”.

Tras todas estas reflexiones, se puede concluir que las superestrellas del mañana las podremos encontrar en muchos sectores, y que cada vez estas empresas serán más importantes para los inversores. Rosa López (Bankia Banca Privada) explica que “los clientes cada vez demandan menos inversiones localizadas en países o activos, y más este tipo de compañías que tiene acceso a unos crecimientos elevados, que están centradas en temas digitales avanzados, y que realmente se aprecia que tienen una ventaja”. Añade que “los clientes están cada vez más teniendo en cuenta a estas empresas a la hora de confeccionar sus carteras y sus inversiones de cara al medio y largo plazo, y, por tanto, es algo que no hay que perder de vista y hay que tenerlo bien seleccionado, bien estudiado y, por supuesto, hay que ser capaces de aportar argumentos sólidos para este tipo de inversiones”.

Otra clave que no hay que perder de vista es que una condición necesaria para ser una superempresa es tener capacidad de adaptarse a los nuevos estilos de vida y consumo, en definitiva, a las nuevas tendencias. Patricia Pomares comenta que el equipo de Arquitectura Abierta de CaixaBank AM gestiona con éxito desde hace más de siete años Caixabank Selección Tendencias, y si de algo ha servido este tiempo es para darse cuenta de que “una superestrella o la idea temática que tiene mas éxito es aquella que esta envuelta en dos o tres tendencias: nuevas clases medias, consumo, digitalización, longevidad…; si una superestrella o una idea está involucrada en al menos dos tendencias de crecimiento, la probabilidad de éxito futuro es mayor”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas