Las suscripciones en Europa seguirán bajas en 2010


La fuerte volatilidad en los mercados, combinada con la incertidumbre sobre la crisis de deuda soberana, continuará haciendo mella en las suscripciones de los inversores institucionales europeos durante el resto del año, que podrían mantenerse por debajo del 2%, si bien la recuperación económica impulsará los beneficios de la industria, según indica un estudio de McKinsey & Co recogido por Global Pensions.

El informe anual de la consultora indica que, mientras los gestores de activos en todos los países europeos excepto Italia, España, Portugal y Francia, experimentaron entradas netas en el primer trimestre de 2010, la alta volatilidad y la resultante incertidumbre resultante de la crisis de deuda soberana y las tensiones en los mercados interbancarios podrían fácilmente cambiar el panorama.

Así, debido a la fuerte volatilidad, las captaciones podrían permanecer por debajo del 2% tanto en el mercado institucional europeo como en el retail en 2010, según el estudio. Sin embargo, la rentabilidad de la industria se recuperará este año, debido al efecto de la recuperación del mercado, que impulsará los beneficios de las gestoras.

Según el informe, la rentabilidad alcanzó niveles mínimos en 2009 y, aunque se recuperará en 2010, no se espera que los retornos alcancen en el corto plazo los niveles previos a la crisis. “No esperamos que vuelvan a niveles pre-crisis pronto. Las nuevas condiciones son más duras para los gestores y los jugadores individuales deben trabajar en fortalecer su competitividad”, afirma Pierre-Ignace Bernard, director en McKinsey y responsable de las prácticas de gestión de los activos europeos.

Comedido crecimiento de las suscripciones

Los activos bajo gestión en los mercados emergentes crecieron más fuerte que los de los mercados desarrollados debido a los fuertes flujos de entrada de entre el 8% y el 10%, comparados con entre el 0% y el 2% de los segundos. En Europa Occidental, los activos crecieron el 12%, porcentaje debido fundamentalmente a la apreciación de los mercados, que incrementó el patrimonio en un 10%, frente al 2% de las suscripciones. Pese a la recuperación, la rentabilidad permaneció bajo presión y marcó mínimos en la región, mientras el beneficio operativo bajó de 10,8 puntos básicos en 2008 hasta 9,6 puntos básicos el año pasado, debido fundamentalmente a la caída en los ingresos netos.

El mayor declive de éstos también dio como resultado que el beneficio de la industria bajara hasta 6.400 millones de euros en 2009, la mitad de lo logrado en 2007. La caída en los márgenes se debió a un cambio hacia productos y clases de activos de menores márgenes así como al incremento de la presión en el precio, mientras la creciente tendencia hacia productos de gestión pasiva aceleró la caída de las comisiones.

“La crisis ha rebajado de forma significativa la rentabilidad de la industria”, asegura Pierre-Ignace Bernard, convencido de que, “mientras los activos están recuperándose de forma estable, la rentabilidad permanecerá por debajo de los niveles de 2007, debido a una mezcla entre la demanda de productos defensivos, los bajos precios y la presión de los distribuidores, que demandan una mayor cuota del pastel”.

Lo más leído