Tags: Renta Variable |

Las small & mid cap suizas, un activo a tener en el radar: duplicó y triplicó las rentabilidades históricas de los grandes índices


TRIBUNA de Elena Villalba, directora general para Iberia y Latam, Mirabaud AM. Comentario patrocinado por Mirabaud Asset Management.

El actual momento de mercado es complicado para la renta variable, qué duda cabe. Pero, como siempre, y mucho más situados en el ojo del huracán de una gran crisis como la que estamos viviendo, la gestión activa de carteras es fundamental para aprovechar las oportunidades que ofrecen los parqués. Porque sí, las hay. Pero hay que saber localizarlas, no dejarse llevar por el cortoplacismo y tener puesto el foco en el largo plazo y en una diversificación equilibrada.

En este contexto, desde Mirabaud consideramos que las compañías suizas de pequeña y mediana capitalización son una alternativa para tener en el radar. Hablamos de compañías que, desde hace décadas, muestran crecimientos sólidos y rentabilidades muy interesantes, muy por encima de otros índices de referencia de renta variable. En este sentido, es muy ilustrativo que, desde el 1 de marzo de 1996 al 3 de abril de 2020, el índice de pequeñas y medianas compañías suizas, el SPI Extra (TR) CHF, arroje una rentabilidad del 827%, frente al 496% del SP 500 (TR, SPXT) CHF y el 256% del MSCI Europe (TR Net) CHF.

Así mismo, las compañías suizas de mediana y pequeña capitalización tienen un gran potencial de crecimiento y un importante carácter innovador, casi siempre superiores a los que muestran empresas de mayor tamaño, que vale la pena considerarlos cuando empecemos a tomar posiciones en renta variable o reestructurar carteras, premiando la diversificación y un horizonte a largo plazo. 

En este contexto, desde Asset Management tenemos operativo el fondo Mirabaud-Equities Swiss Small and Mid Cap, con cerca de 15 años de historia y 836 millones de francos suizos bajo gestión y que, aunque con una clase en euros, tiene exposición al franco suizo, ya que la divisa no está cubierta. Por lo tanto, el inversor a su vez diversifica su cartera con otras divisas de países con entornos económicos muy sólidos, como Suiza.  

El fondo, liderado sobre la base de una gestión activa y de convicción por Paul Schibli, máximo responsable de renta variable suiza de Mirabaud Asset Management, tiene como objetivo superar la rentabilidad del SPI Extra Index. Para ello, la selección de valores se sustenta en un análisis bottom up estructurado de las empresas y en el que las inversiones principales se centran en acciones value (40%) y growth (60%) de calidad, que presentan valoraciones razonables. La cartera se concentra en 40 y 50 valores, con un reparto del 75% de compañías suizas de mediana capitalización y el 25% en aquellas otras de pequeña capitalización. Se trata, así, de un ejemplo que muestra dos puntos a favor de la estrategia de diversificación a la que antes nos referíamos: exposición a un tejido empresarial de mucha calidad y la exposición al franco suizo.

El fondo fue galardonado en 2015 con el premio Lipper a 10 años. Desde su lanzamiento en agosto de 2005 el fondo acumula una rentabilidad del 290%* frente al 186% de su índice de referencia (SPI Extra) y una rentabilidad anualizada del 9,74%* frente al 7,44% del SPI Extra a cierre del 14 de abril de 2020.

Como expresaba al inicio de este artículo, el mercado no está fácil. Pero no es menos cierto que algunos valores han reaccionado de forma exagerada y ofrecen un enorme potencial de valor al largo plazo. Las preguntas que, de momento, no tienen respuesta son cuánto durará la emergencia económica o cuándo y cómo se restablecerá la actividad. Hasta que podamos ver el puerto tras atravesar la tormenta hemos de estar preparados para enfrentarnos a unos mercados dominados por una alta incertidumbre y volatilidad.

En este entorno, creemos que lo mejor es ser extremadamente selectivos, y optar por compañías con modelos comerciales estables y una probada calidad en la gestión. Es importante tratar de localizar empresas cuyo crecimiento no esté relacionado con macroeventos, lo que ayuda a mejorar sensiblemente la calidad de la cartera.

Aunque somos conscientes de que el potencial alcista a corto plazo es limitado y que llevará algún tiempo volver a los niveles previos a la pandemia, creemos que el actual (y profundo) retroceso genera oportunidades al largo plazo. Cuando los inversores comiencen a mirar más allá del COVID-19 y empiecen a aliviarse los bloqueos por parte de los gobiernos, aparentemente entre finales de abril y finales de mayo, se abrirá un nuevo horizonte.

Nota:
*Mirabaud-Equities Swiss Small and Mid I cap. CHF (rentabilidades anuales del fondo 31,51% en 2017, -17,64% en 2018 y 29% en 2019). Rentabilidades pasadas no sirven como indicación o garantía de rentabilidades futuras.

Profesionales
Empresas

Lo más leído