“Las small caps europeas representan una buena oportunidad de inversión”


En 10 de los últimos 13 años, las empresas europeas de pequeña y mediana capitalización han conseguido batir a las de gran capitalización. Sin embargo, la mayoría de los gestores siguen apostando por las de mayor tamaño. “Europa cuenta con small y mid caps muy internacionalizadas, innovadoras y bien capitalizadas, mucho más de lo que podríamos pensar. Esto es precisamente lo que les ha permitido comportarse mejor, con una volatilidad que ha sido la misma que la registrada por las empresas de gran capitalización”, asegura Diane Bruno, gestora del Mandarine Unique, fondo de renta variable europea que invierte en empresas de pequeño y mediano tamaño.

El fondo de Mandarine, boutique participada por La Française Asset Management, ha conseguido batir de manera recurrente al Stoxx 200 Small desde su creación. En los últimos tres años, la rentabilidad acumulada alcanza el 54%, 28 puntos por encima del índice de referencia. ¿Cómo lo ha conseguido? Según explica Bruno, lo más importante a la hora de aproximarse al mercado es que el crecimiento de los beneficios de la compañía sea estable. “Este tipo de compañías existen en Europa. Se reparten entre los diferentes mercados. De lo que se trata es de ir a por ellas independientemente del país en el que coticen”, afirma la experta.

Pero, para que una de estas empresas pueda llegar a ser una de las 55 que integran actualmente la cartera del Mandarine Unique, Bruno asegura que el valor tiene que cumplir alguno de estos requisitos: tener un modelo de negocio único sin competencia en Europa, ser una empresa líder con una cuota de mercado superior al 25%, que tengan una exposición geográfica específica o que sean capaces de utilizar la tecnología para crear o cambiar el mercado. En España, estaríamos hablando de empresas como Amadeus, Grifols, Viscofán, Ebro Puleva o Gowex (el único valor con un peso inferior al 1% en su cartera). En Europa, algunos ejemplos serían Gemalto o Rightmove.

Conocer en profundidad la compañía resulta crucial. Por ello, el equipo gestor visita personalmente a los equipos directivos de cada compañía. El año pasado, por ejemplo, tuvieron 300 reuniones con 200 empresas. “El principal motivo de estos encuentros es saber más sobre la dinámica del sector y tener más información sobre la situación en la que se encuentra la empresa”. Aunque el fondo tiene una beta defensiva (0,8), Bruno asegura que también las compañías cíclicas pueden ser empresas interesantes de crecimiento, que entran en su radar. “Lo importante en este caso es entrar en el momento correcto del ciclo”, afirma.

La innovación es un aspecto al que el equipo gestor presta especial atención. Otro es el M&A. En este sentido, la gestora busca empresas que tengan caja y que puedan salir a comprar otras empresas para así aumentar y crecer sus negocios. “Nuestro enfoque es básicamente bottom-up. No obstante, analizamos la consolidación que se pueda producir en un determinado sector, aunque lo verdaderamente importante es la visibilidad de los beneficios y la capacidad de la compañía para crecer. Al ser compañías con una menor cobertura por parte de los analistas, se pueden encontrar grandes oportunidades de inversión”, afirma. Para Bruno, es un momento ideal para los selectores de valores.

Para limitar el riesgo, la posición máxima que puede ocupar una compañía en la cartera no puede superar el 5%. Esto se plasma asimismo a nivel sectorial. “Incluso aunque seamos muy optimistas respecto a un determinado sector, la exposición a cada uno de ellos queda acotada”. La liquidez también es un aspecto importante, al que el equipo gestor presta especial atención. “Podemos liquidar el 85% de la cartera en tres días”, asegura la gestora.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído