Siete diapositivas para entender por qué Asia tiene que estar presente en una cartera


La influencia económica y política de Asia en el mundo es cada vez mayor y, sin embargo, muchos inversores españoles siguen olvidándose de esta región a la hora de hacer su asignación de activos. Es un mercado en muchos casos poco conocido que, al final, hace que se ignore. Algunas gestoras han venido poniendo el acento en la importancia de una región que alberga al 44% de la población del planeta. Es el caso de Allianz Global Investors, que recientemente acaba de celebrar en Berlín su X Conferencia Anual sobre Asia, un evento que la firma centra exclusivamente en identificar las oportunidades que aprecia en un mercado que considera clave. Distintos responsables de la firma alemana han dado las diez razones por las que Asia debe estar presente en una cartera.

1. Cuando miramos a la región, lo primero que se le viene a la cabeza al inversor es China, algo lógico teniendo en cuenta que se trata de la segunda economía del mundo. Por ese motivo, Neil Dwane, estratega global de Allianz Global Investors (en el centro de la imagen), hace hincapié en el hecho de que el gigante asiático es una economía que ha logrado reequilibrarse a lo largo del tiempo y que hoy se basa en tres pilares: crecimiento, estabilidad y reformas. Sólo un dato para tratar de entender la magnitud: en 2016 el crecimiento económico de China igualó el de la suma de los PIB de Suiza, Bélgica, Polonia e Irlanda.

Captura_de_pantalla_2018-05-11_a_las_12

2. Entrando en detalle, Dwane señala que China está cambiando su modelo de crecimiento. Éste está cada vez menos basado en las exportaciones y más cimentado en la demanda interna gracias fundamentalmente a esa migración del campo a las ciudades (cada año 45 millones de chinos –la población que tiene España- abandonan áreas rurales para comenzar una nueva vida urbana, con todo lo que ello trae aparejado a nivel de consumo). A nivel regional, todo apunta a que el consumo de los hogares en Asia emergente será fuerte gracias a la mayor movilidad e Internet. Se calcula que son 4.000 millones de personas las que estarán dentro de esta categoría.

Captura_de_pantalla_2018-05-11_a_las_12

3. En este fuerte crecimiento del consumo que se prevé en Asia, la tecnología será clave. Y ahí la región está muy avanzada. Basta decir que, actualmente, el mercado de pagos digitales en China es 50 veces más grande que el de Estados Unidos. China gasta más en Research & Development que la UE y se espera que supere a Estados Unidos este año. En general, Asia tiene un claro liderazgo en pagos digitales frente al resto del mundo. El efectivo está perdiendo popularidad en la región y las nuevas tecnologías están favoreciendo ese cambio. La disrupción tecnológica está penetrando a través del sector financiero, lo que está haciendo que en algunos países cada vez más ciudadanos entren a formar parte del sistema. “En Hong Kong no necesitas tarjeta de crédito, sólo tu teléfono móvil. Las compañías disruptivas han sido los grandes ganadores en los mercados de renta variable en los últimos años. Si las reformas continúan, China debería jugar un papel importante en este sentido”, afirma Dwane.

Captura_de_pantalla_2018-05-11_a_las_12

4. Los grandes desafíos que afronta Asia pueden convertirse, al mismo tiempo, en oportunidades de inversión muy atractivas. Una de las más evidentes es la lucha contra la polución. “Éste es un asunto crucial en la región. Las compañías asiáticas se están teniendo que tomar más seriamente la ESG”, asevera Raymond Chan, director de inversiones de renta variable Asia Pacífico en Allianz Global Investors (a la izquierda de la imagen).

Captura_de_pantalla_2018-05-11_a_las_12

5. Aunque China tiene un peso específico muy grande en la región, no hay que olvidarse de Japón y de las oportunidades que ofrece. Quizás la más interesante en estos momentos para los inversores sea la valoración del mercado nipón. “El PER actual del MSCI Japan es de 14,3 veces, frente a las 14,1 veces de diciembre de 2012. Es decir, apenas se ha movido. Sin embargo, la valoración del MSCI USA ha pasado de 12,6 veces a 18,4 veces, mientras que en el caso del MSCI Europe ha aumentado de 11,4 a 14,9 veces. “Se puede hacer dinero en Japón, sobre todo ahora que un yen más débil ayudará a impulsar los beneficios empresariales. El mercado japonés, no solo en yenes, sino que también en euros, se ha comportado en los últimos años igual e incluso mejor que otros mercados”, destaca Chan.

Captura_de_pantalla_2018-05-11_a_las_12

6. En el actual entorno de búsqueda casi desesperada por capturar rentas, Asia ofrece oportunidades interesantes. En deuda high yield, por ejemplo, se pueden encontrar emisiones corporativas denominadas en dólares con rating BB con tires del 5,1%. Si se bajase más en la escala de calidad crediticia (a B) ésta ascendería al 6,8%. En el mercado de deuda pública en moneda local, las rentabilidades podrían ser incluso mayores. Los bonos del gobierno indio a cinco años cotizan con tires del 7,1%, mientras que la deuda pública indonesia con el mismo vencimiento ofrece un 6%. “El carry es clave. El high yield entraña riesgo, pero la ratio de default es baja (2%). Además, la inflación en los principales países de la región continúa dentro de los rangos objetivos fijados por los bancos centrales y los balances por cuenta corriente de los distintos países son hoy más fuertes de lo que lo eran 20 años atrás”, afirma David Tan, director de renta fija Asia Pacífico de Allianz Global Investors.

Captura_de_pantalla_2018-05-11_a_las_12

7. Junto a esta razón, Tan argumenta otro motivo, también de mucho peso: incluir bonos asiáticos en una cartera mejora la frontera eficiente. Es la séptima y última diapositiva por la que Asia debería jugar un papel importante en cualquier cartera.

Captura_de_pantalla_2018-05-11_a_las_12

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído