Las sicav, también afectadas por el final de los depósitos de alta rentabilidad


"Hay mucho dinero escondido detrás del depósito. Dinero que, por naturaleza del cliente, debería estar en productos de inversión". Así se expresa el responsable de una gestora que se lamenta de que, en los últimos tiempos, no sólo el inversor particular se había dejado cautivar por las atractivas rentabilidades ofrecidas por los depósitos bancarios, sino que el cliente institucional, como se supone que son las sicav, también había sucumbido a ese canto de sirena. Ahora que la guerra del pasivo está próxima a su fin y los depósitos están en camino de dejar de ofrecer esas atractivas rentabilidades, las sicav tendrán que encontrar otras vías de retorno.

Fue en 2005 cuando se permitió a las instituciones de inversión colectiva (tanto fondos como sicav) invertir en depósitos bancarios a vencimientos de hasta un año. Los últimos datos oficiales disponibles de la cartera de las sicav corresponden al cierre de 2011, cuando la sicav destinaban el 9% de su patrimonio a depósitos, por un total de 2.381 millones de euros. Habida cuenta de la guerra de depósitos que se ha vivido a lo largo de 2012 y las rentabilidades por encima del 4% que las entidades han ofrecido en este tipo de depósitos, es de prever que ese porcentaje invertido en depósitos por parte de las sicav aumentó a lo largo del año.

Actualmente, hay 3.045 sociedades, con un patrimonio total de 23.778 millones de euros, según datos de VDOS.

Así, por ejemplo, de las diez mayores sicav españolas por volumen, cinco contaban con depósitos en sus carteras a septiembre (el último dato disponible). La que más productos de este tipo tenía era Kalyani, de Amundi Iberia, con el 34% de la cartera en depósitos de entidades como Bancaja, Bankinter, Banco Sabadell y Banco Popular. Torrenova de Inversiones, de March Gestión de Fondos, tenía un 16 % en depósitos de Banesto, Popular, Sabadell, Banco de Crédito Balear, Banco Espírito Santo y BBVA, en tanto que Chart Inversiones y Allocation, ambas de Pactio Gestión, tenían un 8,7% y un 3% en depósitos de La Caixa.

Morinvest

Pero el caso más destacable es el de Morinvest. La primera sicav española, con 515 millones de euros y gestionada por BBVA Patrimonios, pasó de contar en junio con un 5,9% de la cartera invertida en depósitos a tener, tres meses después, un 30,8%. Se trata de productos del propio BBVA y de Banco Sabadell, Banco Popular y Santander.

También espectacular es el cambio de cartera experimentado en el mismo trimestre por Forher Capital, una de las diez sicav más rentables entre enero y septiembre. Si en junio tenía invertido el 9,3% de sus 24 millones en depósitos, en septiembre ese porcentaje había pasado a ser del 27%. Los depósitos eran de Bankia, Banesto y CatalunyaCaixa. Es la única sociedad de las diez más rentables en el periodo con depósitos en su cartera.

"La decisión del Banco de España hará que el cliente vuelva a tener la sensación de que no hay rentabilidad sin riesgo, una percepción que se había perdido últimamente entre los inversores", explican desde una entidad. Queda por ver ahora qué productos ofrecerán en las gestoras como alternativa a los depósitos. Por perfil de riesgo, la elección suele estar entre los fondos monetarios, de renta fija a corto plazo o garantizados.

 

Empresas

Noticias relacionadas