Las razones de las aseguradoras para estar más optimistas sobre la evolución de los mercados


La sexta edición de la Encuesta Anual a Aseguradoras de Goldman Sachs AM revela un giro dramático de los acontecimientos, al menos en cuanto a las expectativas de inversión de estas entidades en lo referente a la fase actual del ciclo de crédito, la inflación, la evolución de los tipos y los retornos esperados en renta variable. Para muestra de cambio de expectativas, un botón: más del 80% de encuestados anticipan un incremento en el rendimiento del bono estadounidense a diez años, mientras que un 88% de aseguradoras piensa que los retornos del S&P 500 en 2017 seguirán siendo positivos. 

Principales conclusiones

En general, la conclusión principal a la que llega este sondeo es que las aseguradoras muestran un optimismo al alza en lo referente a las oportunidades de inversión: sólo un 36% de encuestados indicaron que el número de oportunidades de inversión estaba empeorando, lo que representa la tasa más baja desde que empezó a elaborarse esta encuesta, en 2017.

Como se adelantaba al comienzo de este artículo, un 80% de aseguradoras creen que la rentabilidad del treasury a diez años superará el 2,5%, mientras que un 16% piensa que superará el 3%. El 88% anticipa que el S&P 500 generará un retorno positivo en el año; esta afirmación contrasta con la perspectiva de 2016, cuando más de la mitad de aseguradoras esperaba retornos negativos.

En lo referente a materias primas, la encuesta recoge que el 80% de participantes sitúa al precio del barril de crudo Brent (de referencia en Europa) en un rango entre 50 y 75 dólares a final de año.

El estudio ha detectado un cambio importante en la percepción sobre la evolución del ciclo de crédito que tienen las aseguradoras: actualmente, un 35% de las aseguradoras creen que estemos en la fase final del ciclo, mientras que el año pasado respondieron en este sentido tres de cada cuatro encuestados. En cambio, un 55% piensa que el ciclo se encuentra hacia la mitad de su recorrido, con una calidad estable del crédito. Además, sólo un 2% de los encuestados cree que los diferenciales de crédito se ensancharán significativamente en 2017, frente al 53% que piensa que se estrecharán modestamente y al 36% que cree que se ensancharán moderadamente. Como consecuencia de este cambio de percepción, se ha podido constatar un incremento en las asignaciones a crédito corporativo: un tercio de las aseguradoras planea incrementar su exposición a riesgo de crédito.

¿Qué preocupa a las aseguradoras?

En el capítulo de riesgos, el político se lleva la palma en el frente de temores de las aseguradoras , con un 26% de encuestados que afirmaron que éste sería su principal riesgo macro en 2017; además, el 50% de aseguradoras han situado al riesgo político entre su top tres de riesgos. “Este es un duro contraste con la encuesta correspondiente a 2015, cuando el riesgo político no fue seleccionado como riesgo macro importante por ningún encuestado, y con la de 2016, cuando sólo el 3% de encuestados lo identificó como riesgo importante”, indican desde Goldman Sachs AM.

Los otros dos riesgos macro que más preocupan a las aseguradoras son una posible recesión en EE.UU y el repunte de la volatilidad en el crédito y la renta variable. En cambio, se han disipado los temores en torno a una recesión en China, especialmente en la región Asia Pacífico, donde sólo el 7% de sondeados lo situó como un riesgo importante, en comparación con el 28% del año pasado.

En cambio, una proporción similar a la del año pasado de aseguradoras (68%) cree que las subidas de tipos de interés implementadas por la Reserva Federal tendrán un impacto moderadamente significativo sobre sus carteras durante el curso del año. Los autores del informe han detectado que las aseguradoras de Asia Pacífico piensan en cambio que sí tendrán un impacto muy significativo (26% de respuestas) sobre sus carteras, frente a las americanas, donde sólo el 18% espera una reacción de esta magnitud. Según Goldman Sachs AM, esta divergencia “refleja la preocupación por la cobertura de costes asociada con el incremento de los tipos de la Fed”.

En cuanto a la evolución de la inflación, el 18% de aseguradoras indicaron que sí era una preocupación en el corto plazo, frente al 2% y al 4% registrado en las dos encuestas anteriores. Un 44% concretaron que la inflación será una preocupación para su mercado doméstico en los próximos dos o tres años, frente al 25% de 2016. En cambio, un 71% de encuestados afirmaron que la deflación no será un problema en los próximos cinco años, una tasa significativa en comparación con las registradas en 2015 (38%) y 2016 (43%).

El sondeo, realizado con la colaboración del proveedor independiente KRC Research, se realizó durante el mes de abril y en él participaron 317 directores de inversiones y directores financieros de aseguradoras, con una representación en términos de patrimonio superior a 10 billones de dólares en sus balances globales.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído