Las razones de GSAM para invertir en small caps y su método para generar alfa


“Las pequeñas capitalizadas están ventajosamente posicionadas para beneficiarse de la recuperación económica global al tender a sobreponderar los sectores cíclicos, como financieras e industriales, así como al tener un enfoque doméstico superior, de media”. Con estas palabras comienza el argumento a favor de las small caps de Javier Rodríguez-Alarcón, gestor de Goldman Sachs AM (GSAM).

Lo que quieren decir este experto es que las empresas con menor valor bursátil tienden a estar más correlacionadas que los grandes valores con el ciclo económico cuando éste mejora. De hecho, Rodríguez-Alarcón observa que actualmente “muchos inversores están virando hacia las small caps para capitalizar la recuperación”, teniendo en cuenta que la expectativa del consenso es que se registre crecimiento del PIB global en los próximos tres años. 

Cómo diversificar la cartera

El proceso que sigue el gestor para detector las mejores oportunidades dentro de esta área del mercado empieza con la búsqueda de oportunidades atractivas por países. “Empezamos con un índice de referencia y somos neutrales en el país cuando asignamos riesgo dentro de la cartera para poder proporcionar una exposición amplia y diversificada al universo de small caps”, resume Rodríguez-Alarcón; la ponderación por países no diverge significativamente respecto a los del índice subyacente que toma el fondo como referencia.

El gestor detalla cómo se construye la diversificación geográfica del fondo, el GS Global Small Cap CORE Equity Portfolio. Habitualmente, Norte América suele ponderar entre un 50% y un 60%, una proporción similar al benchmark, el S&P Developed Small Cap Index. Lo mismo sucede con sus posiciones en Japón. Recientemente han optado por sobreponderar ligeramente su peso en small caps europeas, un 5% más que el índice de referencia. En cambio, el experto señala que, comparativamente, desde la firma ven menos oportunidades de inversión en Reino Unido y en Asia sin Japón en la actualidad. 

Además de mantener una posición neutral por país, Rodríguez-Alarcón indica que también se busca neutralidad tanto por sectores como en el estilo, para proporcionar beta a los inversores. “Sin embargo, vemos desviaciones menores respecto a las ponderaciones del índice, debido a nuestra selección de valores dentro de dichos sectores”, matiza. Aporta dos ejemplos presentes en estos momentos en la cartera del fondo, las ligeras sobreponderaciones en los sectores de salud y tecnologías de la información “debido al positivo momento de precios y las conexiones cruzadas entre las compañías subyacentes”. 

Otra de las características destacadas a la hora de actualizar la cartera del fondo es el uso de nuevas tecnologías para encontrar oportunidades de inversión y posicionarse un paso por delante de otros competidores. El gestor indica al respecto que el año pasado el equipo del fondo de small caps de GSAM empezó a utilizar un concepto denominado Natural Language Processing (procesamiento natural del lenguaje). Gracias a una serie de algoritmos desarrollados dentro de la firma, los gestores pueden leer más de 40.000 noticias y más de 1.000 informes de brokers al día y encontrar conexiones y percepciones que aportan valor a la estrategia. Otros ejemplos del uso de tecnologías de análisis de datos avanzadas que aporta el experto incluye análisis sectoriales y por compañías en gran profundidad “para encontrar alfa oculta” y análisis de liquidez para hallar valores pequeños con los que asegurar una mezcla óptima de percepciones sobre fundamentales y sentimiento que ayude a generar la máxima rentabilidad posible en las distintas temáticas de inversion. “Esta es un área de análisis fascinante para nuestro equipo, que está mejorando constantemente”, afirma el gestor. 

Cómo seleccionar los valores

“Nuestro objetivo es seleccionar el siguiente valor en apreciarse”, resume Rodríguez-Alarcón cuando se le pregunta qué pautas sigue el equipo de GSAM para seleccionar pequeñas capitalizadas. El gestor explica que se tienen en cuenta tanto los factores fundamentales como los relativos al sentimiento del inversor. 

De los aspectos fundamentales, el portavoz de GSAM explica que pueden ser concebidos como “las cuatro paredes de la compañía: cuáles son las valoraciones, cuál es la rentabilidad relative, cuál es la calidad de los beneficios y cómo se está portando la cúpula directiva”. El segundo paso es detectar las conexiones entre la compañía que se está estudiando y sus competidoras, y si se están desarrollando tendencias en el mercado de las que se están beneficiando empresas similares. Ya en tercer lugar se incorpora al análisis las pautas de sentimiento – tanto de inversores como analistas- detectadas en torno a la compañía en cuestión. 

“Empleamos un proceso de inversión fuerte y sistemático para servirnos del poder de la información cuando capturamos esas perspectivas de inversión. En el gran y relativamente ineficiente universo de las small caps, la habilidad para tener una visión y dibujar conexiones rápidamente dentro de todo el universo global de más de 6.000 small caps a diario, utilizando una variedad de fuentes de información, nos proporciona un equipo amplio y diverso de perspectivas de inversión  para encontrar alfa”, explica el gestor.

Además de las herramientas ya comentadas, éste indica que el equipo gestor también se sirve de modelos de riesgo diario patentados con los que identifican, monitorizand y gestionan riesgos específicos y que les permiten dar una respuesta rápida si hay cambios en el entorno de riesgo. “No consideramos únicamente los retornos esperados y los riesgos de cada valor, también tenemos en cuenta los costes de inversión en cada paso del proceso, y finalmente ponemos gran énfasis en la eficiencia en la ejecución de costes en el tiempo como último paso de la construcción de la cartera”, concluye Rodríguez- Alarcón. 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído