Tags: Custodia |

Las principales entidades de depositaría reclaman que se autorice el préstamo de títulos en España


“Es un tema maldito”, “el gran olvidado”… Estas expresiones hacen referencia a una situación anómala que se da en España: es el único país europeo en el que la regulación no permite el préstamo de valores, una situación que han denunciado las entidades de depositaría en la jornada El futuro de la depositaría organizada por Funds People en colaboración con BNP Paribas Securities Services, Cecabank y Santander Securities Services.

Todos los ponentes coincidieron en que la autorización de estos instrumentos aportaría valor. Entre otras cosas, “puede añadir rentabilidad al fondo, con la consiguiente ventaja para el partícipe. Nuestros fondos están perdiendo rentabilidad frente a uno similar, por ejemplo, de Francia”, afirma Elena Mesonero, managing director-global head of Coverage and Business Solutions en Santander Securities Services (S3), que añade otro motivo para reclamar el uso del préstamo de títulos, “nuestra responsabilidad frente al funcionamiento de los mercados”.

Es cierto que la posibilidad de poder usar estas herramientas implicaría una mayor labor de supervisión, y más obligaciones y trabajo para las entidades de depositaría. Pero a estas firmas no les intimida el reto. Al contrario. Felipe Guirado Cubero, senior sales and relationship manager en BNP Paribas Securities Services, asegura que “podemos ofrecer un servicio adicional a las gestoras que, además, tenemos integrado”.

En la misma línea, Javier Planelles, corporate director-head of Operative Services en Cecabank, afirma que las entidades de depositaría están perfectamente preparadas. “La gestora tiene que decir qué contrapartida quiere autorizar, hasta dónde se quiere apalancar, y el resto puede recalar en el depositario; y estaríamos encantados de poder hacerlo”.

Sobre este asunto también opinó José María Marcos, director general de Entidades de la CNMV, durante el discurso de apertura de la jornada: “Está permitido en todas las regulaciones del resto de países europeos. Debería hacerse una regulación para permitir competencia en términos de igualdad. Además, tampoco los fondos españoles son los mayores tenedores de valores españoles”.

Luxemburgo

En este debate, moderado por Gregorio Arranz, secretario-coordinador de ADEPO, también se habló mucho de Luxemburgo, el mercado europeo de fondos por excelencia. Felipe Guirado explica que desde el punto de vista de un depositario y de la regulación no hay grandes diferencias entre España y Luxemburgo, pero el enfoque del regulador a la hora de trasponer la normativa es diferente: “En España la principal prioridad es siempre la protección al inversor; mientras que Luxemburgo está más enfocado a la defensa del negocio, es el hub internacional porque han trabajado para ganarse esa reputación”.

En cualquier caso coinciden en que con las cuentas ómnibus es menos necesaria para las gestoras españolas esta plaza de distribución de fondos. “Tuvo su momento, era una manera de diversificar, pero ahora tenemos que dar una oportunidad a la cuenta ómnibus. Parte del dinero que se ha ido de la distribución en España deberíamos poder recuperarlo con la nueva normativa”, afirma Elena Mesonero. De la misma manera, Javier Planelles explica que “con las cuentas ómnibus y la estabilidad de España como país no tiene mucho sentido acudir a Luxemburgo, sobre todo porque es bastante más caro. Es un sitio donde tenemos que estar, pero para algo especifico, para ser capaces de distribuir nuestros productos en otras legislaciones como Latinoamérica o Asia”.

Depositario del mismo grupo

Otro tema que se abordó fue el de la conveniencia, o no, de que gestora y depositaría formen parte del mismo grupo. En este caso la coincidencia no fue total, aunque todos estuvieron de acuerdo en que ambos modelos son igual de lícitos. La clave está en el “correcto desempeño de la función”, afirma  Felipe Guirado. “No hay problema siempre y cuando el depositario sea profesional, una entidad legal separada, y aplique a la gestora del grupo los mismos precios y condiciones que al resto de clientes”, comenta Elena Mesonero. Javier Planelles explica que “la clave de la separación tiene que ver con la gestión de los conflictos de interés”, y añade que “es más eficiente cuando la gestora y depositaría no pertenecen al mismo grupo, aunque sea perfectamente válido”. “Es la tendencia de mercado”, afirma.

Las principales entidades de depositaría analizaron otros retos a los que se enfrenta el sector. Uno de ellos es el tecnológico. La principal conclusión del debate en este ámbito fue que no se puede dejar de invertir en tecnología, pero sin olvidar que si algo no puede fallar es la protección de los activos de los clientes. También se abordó el desafío que supone la globalización de las gestoras en busca de rentabilidades, internacionalización que exige a los depositarios desarrollar la capacidad para responder y acompañar a sus clientes.

Esta mesa redonda se desarrolló en el marco de la jornada El Futuro de la depositaría, de la que se seguirá informando en los próximos días en la web de Funds People

Depositaria_Mesa_2_Final

 

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído