Las predicciones de BlackRock para 2013 y modo de posicionar la cartera


“El mundo superará las bajas expectativas que existen para 2013, aunque ‘precaución’ será la palabra clave, sobre todo en lo que respecta a los mercados de renta fija, donde los inversores deben permanecer especialmente vigilantes”. Así lo aseguran los expertos del BlackRock Investment Institute, quienes consideran que si la Reserva Federal estadounidense cambia su rumbo, un importante volumen de liquidez podría inundar las bolsas. “Aunque el crecimiento económico siga siendo bajo, ahora somos más optimistas sobre las perspectivas de los activos de riesgo y sobre la estabilización del PIB. Expectativas bajas es igual a posibles sorpresas al alza”, afirman.

Según explican en su informe de perspectivas, muchos inversores manifiestan falta de confianza en unos mercados en los que a menudo se castiga la asunción de riesgos y las tendencias duran un suspiro. “Roma no se construyó en un día y la confianza tampoco”, aseguran. En su opinión, la economía estadounidense debería cobrar impulso y dar un empujón al crecimiento mundial, siempre que Washington evite el ajuste fiscal y acuerde unos presupuestos sostenibles. “Sin embargo, la era de las políticas monetarias ultraexpansivas podrían estar tocando a su fin, lo que pone en peligro los activos de renta fija ‘seguros’ y augura una transición hacia la renta variable. Seguridad es igual a nuevo riesgo extremo”.

En este entorno, en BlackRock creen que “invertir buscando rendimientos atractivos en un mundo de tipos de interés cercanos al cero funciona, pero esta búsqueda ha estrechado las valoraciones entre los activos generadores de rentas de alta calidad y los de calidad inferior. Será muy importante discriminar entre lo bueno y lo malo”, afirman. ¿Qué hacer con el dinero?

Recomendaciones en bonos

En renta fija, BlackRock cree que hay peligro en la seguridad. “Los precios de la deuda pública refugio y activos similares podrían hundirse cuando los rendimientos comiencen a subir. Rendimiento bajo es igual a riesgo elevado para los precios”. Desde el punto de vista de la percepción de rentas, a la gestora le gustan los bonos de alto rendimiento y los bonos municipales de Estados Unidos, sin esperar grandes plusvalías. También le gusta la deuda de los mercados emergentes. En Europa, la firma prefiere los bonos italianos y españoles a la deuda de otros países debilitados del núcleo de la región. “Somos optimistas sobre los bonos respaldados por hipotecas comerciales y los bonos de titulización de préstamos”.

Recomendaciones en acciones

En renta variable, BlackRock considera que existe un amplio abanico de opciones a nivel global. “Nos gustan las empresas multinacionales con balances sólidos, flujos de caja constantes y dividendos al alza. Preferimos los valores estadounidenses de calidad, el sector mundial de la energía y los mercados emergentes. Somos alcistas sobre las empresas orientadas al consumo interno de Brasil y China, los valores cíclicos del norte de Asia y los bancos y empresas industriales de México. Nos gustan las empresas exportadoras con descuento de la periferia europea y las empresas británicas pequeñas capaces de autofinanciarse”.

Apuestas a contracorriente

La mayor idea de inversión contracorriente de BlackRock es comprar exportadoras japonesas y vender yenes. Otras operativas contrarias a las tendencias que reconocen en la entidad es vender tabaqueras consideradas seguras, comprar empresas estadounidenses con grandes posiciones de caja en el extranjero y comprar títulos de entidades financieras europeas y estadounidenses. El último punto claramente diferenciador hace referencia al mercado hindú. “Hemos mejorado nuestra opinión sobre las acciones indias después de las reformas sobre inversión extranjera introducidas en el país”, señalan.

Según BlackRock, la volatilidad implícita a corto plazo es extrañamente baja, mientras que las incertidumbres políticas están en niveles próximos a los de la crisis financiera. “Conviene valorar opciones para cubrir los riesgos bajistas y alcistas”. Las inyecciones de liquidez monetaria y la búsqueda de rendimientos por parte de los inversores han reducido la volatilidad a corto plazo, por lo que una inversión de esta situación tal vez tenga el efecto contrario, señalan desde la entidad.

Materias primas y divisas

A los expertos de BlackRock les gustan los metales con brechas de oferta a largo plazo y las materias primas agrícolas. “El apetito chino es insaciable”, aseguran. En lo que respecta a las divisas, en la firma se muestra alcistas sobre el dólar estadounidense debido al boom energético del país y sus perspectivas de crecimiento a largo plazo.

 

Archivos adjuntos

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído