Las perspectivas para las economías nórdicas pierden fuelle


Dado que las economías de los países escandinavos son pequeñas, abiertas y vulnerables a las tendencias económicas desfavorables a nivel internacional, en Nordea se han visto obligados a revisar a la baja sus previsiones de crecimiento para Finlandia y Dinamarca en 2013 y 2014. “En general, mantenemos nuestras previsiones del pasado marzo para Suecia, pero en el caso de Noruega esperamos una tendencia más débil de lo previsto para el próximo año”, explican desde la entidad. Esta es la nueva previsión de la gestora nórdica.

Globalmente, el conjunto de las economías escandinavas crecerá un 1,2% este año, y este dato aumentará hasta el 2% en 2014. “Esta cifra sigue superando holgadamente a la de la eurozona, cuyo crecimiento tiene visos de retroceder un 0,4% a lo largo de este curso y experimentar un repunte de tan solo un 1% en 2014, según el economista jefe internacional de Nordea, Helge Pedersen”, afirman desde la firma.

La economía sueca se estancó hacia el final de 2012. A pesar de que el PIB se recuperó en el primer trimestre de 2013, los datos contenían indicios que apuntaban a un debilitamiento como, por ejemplo, el aumento de las existencias. “Se espera que el consumo privado actúe como motor principal este año y el siguiente, a medida que los hogares se empiecen a beneficiar de un aumento de los sueldos, una bajada de la inflación y una reducción de los impuestos. El empleo sigue creciendo, pero no lo suficiente como para evitar que el paro se mantenga en niveles elevados. El Riksbank vigila el endeudamiento de los hogares y no reducirá los tipos pese al bajo nivel de inflación y el elevado desempleo. El siguiente paso será una subida de tipos en 2014”.

En consonancia con las expectativas, el PIB del territorio continental noruego repuntó en el primer trimestre, confirmando así la opinión de Nordea que la reducción del crecimiento en el cuarto trimestre fue puntual. “Aun así, el paro aumentó ligeramente y parece que la subida de los salarios será inferior a la esperada. Por este motivo, hemos revisado a la baja nuestra previsión de crecimiento del consumo. Además, también se espera que la actividad inversora sea menor de lo proyectado anteriormente. En este entorno de menor producción, subida de salarios y mayor desempleo, no anticipamos una subida de tipos hasta finales de 2014”.

La economía danesa, por su parte, está haciendo frente a los efectos de un periodo de casi cuatro años en el que el crecimiento de la actividad fue prácticamente nulo. “Sin embargo, esperamos que este inmovilismo se vea desplazado por una aceleración moderada del crecimiento más adelante en este año y especialmente en 2014. La recuperación se verá impulsada principalmente por un incremento de la demanda interna, gracias al aumento del consumo privado y de la actividad inversora. Las perspectivas a corto plazo para la economía finlandesa se ven debilitadas por una falta de demanda a nivel interno e internacional y se espera que el mercado de trabajo sufra un deterioro a largo del año. Hacia el final de 2013 se anticipa una recuperación de las exportaciones a medida que se produzca un aumento en los intercambios comerciales a nivel global. Las exportaciones, la inversión y el consumo privado deberían empezar a mejorar progresivamente en 2014”.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído