"Las pensiones son la clave del crecimiento del negocio en Europa"


Que nadie se olvide de Europa. Ese es el mensaje que Shiv Taneja, director general de Cerulli Associates, da al sector. Y, en particular, que se haga caso especial al potencial que las pensiones y el ahorro para la jubilación presentan para el negocio de la gestión de activos. En un evento organizado por Cerulli Asociates y Funds People en la sede de Abante Asesores en Madrid, Taneja ha remarcado cómo el crecimiento, a largo plazo, tiene que proceder del cliente institucional.

“En los próximos 10 años, el crecimiento de las activos tiene que venir de los institucionales y en particular del ahorro para el retiro. Del total de 60 billones en activos gestionados en el mundo, más de la mitad está en manos de institucionales. Y un 25% del total corresponde a pensiones. El segmento de ahorro para el retiro será, sin duda, el impulsor del crecimiento del negocio de gestión de activos en Europa en los próximos años”, afirma Taneja.

Para que las gestoras puedan aprovechar el potencial de este mercado, deben hacer un esfuerzo importante. “Se trata de un mercado muy regulado y con producto local. Es algo a lo que hay que adaptarse”, comenta el director general de Cerulli. Taneja, que ha sido el responsable de desarrollar el negocio asiático de la consultora estadounidense, señala que las entidades globales, si bien no pueden dejar de pensar en Asia, se equivocarían si deciden despreciar las oportunidades que ofrece Europa.

“En los próximos 50 años, el crecimiento para el sector vendrá de Asia, Latinoamérica y África. Pero en el corto plazo no está tan claro que las mejores oportunidades estén allí. Europa sigue siendo el mayor mercado para los productos transfronterizos. En Asia y Latam estos productos representan el 20% de los activos totales, en Europa, el 44%”, explica.

Destaca tres retos para el sector en Europa: el elevado coste que tiene hacer negocios en esta región; la carga cada vez mayor que representa la regulación; y el saber aprovechar las oportunidades de crecimiento que presenta el segmento institucional. “Para tener éxito en este entorno hay que ser global, regional y local y tener una gama amplia de productos. El reto es hacer mucho más con muchos menos recursos, las entidades tendrán que acostumbrarse a esto”, añade.

La revisión de Cerulli muestra que, aunque ha crecido el patrimonio, el beneficio de las gestoras se estanca. Esto, asegura, se debe a los mayores costes por regulación, a la presión sobre las comisiones y al mayor peso de los activos de renta fija dentro de la asignación de activos de los clientes a nivel global. “Hasta que no haya un cambio en la asignación de activos, no se recuperarán los beneficios del sector”, opina.

Taneja destaca la fortaleza de la marca UCITS, para la que no hay por ahora un sustituto claro. Pero advierte de los riesgos a los que se enfrenta. “UCITS nació con el objetivo de ofrecer protección a los inversores, transparencia y simplicidad. En un esfuerzo por captar más recursos, se ha hecho más flexible y eso puede suponer un riesgo, en particular para la reputación de la marca en Asia”, comenta.

El director general de Cerulli Associates cree que la gran concentración de flujos en pocos productos que se da actualmente es más cíclica que estructural. Revisando la evolución del negocio en los últimos años, destaca cómo los activos perdidos por el sector en cuatro meses de 2008 han tardado cuatro años en recuperarse.

Futuro de los ETF

Taneja prevé que los ETF lograrán superar a los hedge funds por volumen de activos en el corto plazo. Asegura que se trata de un producto con un gran potencial, pero que corre el riesgo de volverse demasiado complejo. “Es algo que ya hemos visto, por ejemplo, con los productos estructurados. A veces el sector se vuelve demasiado listo y eso puede ser un problema”, afirma.

Señala que el crecimiento de los ETF en Europa y Asia será más moderado de lo que ha sido en Estados Unidos, debido a que allí impera el modelo de asesoramiento independiente sin cobro de retrocesiones. Y considera que los gestores activos han aprendido que los ETF no son una amenaza. “El mayor enemigo de los gestores activos no es la gestión pasiva, es la mala gestión activa”, dice.

“El negocio se divide entre quienes son capaces de ofrecer productos de bajo coste y quienes pueden ofrecer productos de valor añadido que cumplan con lo que prometen. Y hay que posicionarse en estos extremos. Ya no puedes estar en terreno medio”, explica.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído