Las microfinanzas en la crisis global


En tiempos de crisis, en general en el sector de microfinanzas se produce un crecimiento suave en el crédito y mayor calidad en la cartera de créditos, comparado con la corriente general en el sector financiero. Esto es lo que nos muestra la experiencia y la historia, por ejemplo en varias crisis latinoamericanas (en Ecuador o Bolivia).

 

Claro que la industria microfinanciera no es inmune, ni lo ha sido durante la crisis global de 2008. Aún así, el sector microfinanciero ha tenido resultados significativamente mejores que cualquier otro sector económico general y que el financiero en particular, debido a importantes diferencias estructurales entre los sectores microfinanciero y el financiero tradicional, lo que justifica la reducida correlación entre ambos:

 

El sector microfinanciero, frente al financiero:

1- Financia actividades locales en franco crecimiento.

2- Son actividades que requieren financiación de corto plazo.

3- Son actividades, empresas y particulares, de emprendimiento, es decir, economía productiva, alejada de valoraciones especulativas.

4- El apalancamiento en instituciones de microfinanzas es mucho menor que en los Bancos convencionales.

 

Los mercados Emergentes:

1- Los clientes de microfinanzas suelen estar en sectores informales de la economía de los países emergentes.

2- Son actividades de economia de subsistencia principalmente, comercio, talleres, transporte, cosechas...

3- Son emergentes dentro de emergentes, con el apoyo de  agencias de gobiernos y organismos multilaterales.

4- Los problemas habidos en el sector microfinanciero poco han tenido que ver con la corriente general de la crisis, ya que han sido políticos en unos casos (India con Andra Pradesh o Nicaragua con el movimiento de los ganaderos), de falta de medios y control en otros (Bosnia con sobreendeudamiento por ausencia de registro de créditos o Marruecos por corrupción de los oficiales de crédito), pero lejos de subprimes, deuda pública o burbuja inmobiliaria.

Los activos subyacentes en los Fondos de inversión en microfinanzas:

1- Los instrumentos de inversión en microfinanzas (bonos de Instituciones de Microfinanzas) no tienen cotización de mercado y no hay mercados secundarios relevantes.

2- Durante la crisis se ha visto que no ha habido reembolsos significativos de los Fondos de Inversión en microfinanzas.

3- El caracter social de la inversión, la ha convertido en más estable en todas las carteras de los inversores institucionales.

4- El relativo pequeño porcentaje en las carteras de los inversores también ha actuado de barrera en la tendencia general de arrastre.

 

En los últimos meses, el sector microfinanciero ha tenido buenos resultados en general, en la actividad crediticia y rentabilidades estables, y la calidad de la cartera de créditos ha mejorado en la mayoría de las regiones. La demanda de financiación por parte de las Instituciones de microfinanzas ha continuado su crecimiento estable y razonable, particularmente en Latinoamérica y Asia Central. Obviamente estos son criterios generales, que sirven para la gran mayoría de las Instituciones de Microfinanzas, y sabemos que hay puntos en los que se tocan con los problemas de los Bancos tradicionales, especialmente cuando aquellas son más grandes y dependientes de la financiación de los mercados globales; también cuando evolucionan a financiar actividades no necesariamente productivas, como el consumo privado o la vivienda. Ver en el gráfico, en rojo la evolución de la rentabilidad durante la crisis de uno de nuestros gestores, VISION MICROFINANCE, y del índice de deuda de Microfinanzas, SMX, con del resto de mercados:

 

 

 

Lo más leído