Las mejores ideas en renta fija para este año


Las mejores ideas para este año nos las cuentan varios gestores de fondos en el último desayuno organizado por Funds People y patrocinado por Vontobel AM. José María Yraola, director de Multiactivos en BBVA Asset Management & Global Wealth, explica que en crédito europeo están posicionados de forma estructural en la parte corta de la curva. Además, mantienen el interés por la deuda high yield global, pero a diferencia del crédito europeo, high yield es una posición táctica, ligada al ciclo económico, de forma que “si el ciclo diera señales claras de desaceleración, algo que de momento no está ocurriendo, esa posición saldría de las carteras”.

Respecto a la duración de las carteras, comenta que hasta el cuarto trimestre de 2018 mantenían relativamente bajas (entre un año y un año y medio), pero recientemente las han subido, principalmente a través de la curva americana, hasta los 3 años en el perfil conservador. “Es cierto que, de esos 3 años, un año y medio es más estructural, y el resto es más táctico. 

Además, mantienen un sesgo positivo hacia deuda emergente tanto en divisa local, donde considera que podrían incrementar posiciones en algún momento del año, como en dólares: “Se pueden incrementar posiciones vigilando la política monetaria de la Reserva Federal Americana, en un momento donde los diferenciales frente al bono americano se sitúan por encima de la media histórica. Incluso, puede ser un activo atractivo desde un punto de vista estratégico”.

En definitiva, José María Yraola considera que la clave para construir carteras equilibradas “se encuentra en combinar activos atractivos con una correcta diversificación, procurando no irse a dos o tres escalones más de riesgo, porque cuando vienen las correcciones las correlaciones se disparan”.

Marta Campello, socia y miembro del equipo de gestión de Abante, dividiría el universo de renta fija en dos partes. La parte donde se quiere ganar dinero y aquella en la que lo que se busca es defender la cartera. En la parte de más riesgo le gusta la deuda subordinada y los activos híbridos. “Hay Cocos que están pagando una rentabilidad muy buena de entidades completamente capitalizadas. Las pasadas caídas de los bancos, tanto en renta variable como en fija, hacen que hoy la rentabilidad sea muy atractiva, aunque tengas que aguantar un poco la respiración a corto plazo. Ahí vemos valor”.

Y también lo ve en deuda emergente: “Hemos estado más posicionados en hard currency, pero en deuda local emergente empezamos a ver retornos muy atractivos. Son países que, si hacen los deberes, desde el punto de vista crediticio están probablemente menos endeudados que algunos desarrollados con los que nos encontramos muy cómodos”.

024

Carteras más defensivas

En la cartera más defensiva, encontrar oportunidades es bastante más complicado. De hecho, Marta Campello considera que “es mucho más difícil hacer una cartera defensiva de renta fija que te pague algo, que hacer una cartera agresiva pensando a cinco años”. Mantienen un perfil de muy corta duración en crédito de muy buena calidad aprovechando la ampliación de spreads que se ha producido recientemente. Entre los activos que le gustan se encuentran los ABS: “No van a remunerar la inflación si tenemos algún día algo cercano al 2%, pero ya ofrecen una yield razonablemente positiva”. También apuesta por tener bono americano y, por tanto, dólar, como una fórmula de protección de la cartera.

Una visión parecida comparte Francisco Julve, del departamento de selección de fondos de A&G. Explica que, en crédito, están bastante negativos tanto en high yield como en investment grade, lo que no quiere decir que sean ajenos a lo que está ocurriendo en el mercado: “Con las ampliaciones de spread, hay que empezar a mirarlo desde el punto de vista rentabilidad-riesgo, y ya se puede tener alguna apuesta en cartera”. Por ejemplo, destaca la deuda americana high yield, que, con una yield cercana al 8%, ofrece un colchón interesante.

Para perfiles más agresivos le gusta la renta fija emergente, tanto en dólares como en moneda local. En este último caso destaca que, aunque tiene muchas posiciones de riesgo por la fortaleza del dólar y las posibles subidas de tipos de interés de la Fed, están cotizando a niveles muy bajos, dos desviaciones típicas por debajo de sus medias.

También hace hincapié en las dificultades para encontrar activos atractivos con los que construir carteras muy conservadoras cuando lo que buscan los inversores son fondos de renta fija que no pierdan dinero. Asegura que analizan titulizaciones y ABS, pero son productos complejos que, además, han adquirido mala fama en los últimos años, por lo que “es complicado meterlo en carteras conservadoras para acabar teniendo un 1% en el año en el mejor de los casos”. También están mirando las cédulas hipotecarias, activos muy seguros pero que como mucho van a ofrecer un 0,5%. Además, Francisco Julve explica que analizan “fondos de renta fija flexible que puedan combinar todas esas ideas con una visión más global, y que sean más reactivos a nivel táctico cuando se encuentren oportunidades”.

La importancia del asset allocation

Para Mario Lafuente, gestor de fondos en atl Capital, el valor se encuentra en la deuda subordinada financiera y en high yield, sobre todo en Europa y de corto plazo. También considera interesante la renta fija emergente en moneda local, sobre todo latinoamericana tras la depreciación que han sufrido las divisas. En general, el crédito investment grade, salvo alguna oportunidad concreta, no es un activo que tendría per se en las carteras; y la duración la cogería a través de EE.UU.

Dicho esto, “la clave es cuánto le asigno a cada uno de los activos en los que se encuentra valor. El asset allocation este año va a ser importante porque hay focos de rentabilidad interesantes, pero con la experiencia que tenemos tras lo ocurrido en 2018 todos vamos a ser mucho más conscientes de que cuando todo va mal a la vez la cartera sufre mucho. Cuánto asignamos de peso a cada uno de estos diferentes segmentos de la renta fija va a ser clave a lo largo del año”, afirma Mario Lafuente.

A Ricardo Comín, director de Ventas de Vontobel AM, le gusta una parte de la renta fija no mencionada hasta ahora y que, según explica, está pagando muy bien y con un riesgo, dentro de lo que cabe, bastante controlado: la renta fija emergente corporativa. “Permite tomar posiciones en hard currency en compañías con una muy buena evolución. Hay una gran demanda, sobre todo en la parte de Asia”. Explica que el año pasado acumularon una pequeña caída comparada con otros activos de este mismo nivel de riesgo.

017

Además, explica que en Vontobel AM, en relación a la renta fija, están analizando las posibles consecuencias de la futura evolución de la curva americana, del bono americano y de los tipos de interés. Comenta que los bancos estadounidenses, en el momento en que tengan una fuente de entrada de ingresos o ganancias, y que, por tanto, no vean necesario tomar tanto riesgo como conlleva dar crédito, es probable que empiecen a dejar de concederlo. “Se podría llegar al caso de la ‘recesión autocumplida’: ante los mensajes de que la economía tiene problemas, lo más normal es que los bancos den menos crédito, y con los tipos de interés más altos la economía se va enfriando. Es imposible prever algo así, pero hay que estar atentos”, comenta Ricardo Comín.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído