Tags: ETF | Renta Variable | Europa |

Las grandes diferencias que existen entre indexarse al MSCI EMU o hacerlo al EuroStoxx 50


En el proceso de selección de un ETF, elegir el índice correcto es fundamental. Tan es así que uno de los factores que más pesan cuando Morningstar otorga las estrellas a estos productos es cómo esté diseñado el índice que replica el ETF. Poniendo como ejemplo el caso de dos de los principales índices de renta variable de la eurozona, el MSCI EMU y el EuroStoxx 50, los inversores han de tener en cuenta las diferentes características de cada uno de ellos. Según explican desde UBS ETF, el primero de ellos es un índice general que selecciona compañías que suponen el 85% de la capitalización total del mercado en términos de capital flotante. Por el contario, el EuroStoxx 50 es un índice de blue chips que incluye las 50 principales compañías de la eurozona, también ajustadas por capital flotante.

Metodologías de construcción de ambos índices completamente diferentes

Los índices estándar MSCI tienen como objetivo seleccionar compañías que suponen el 85% de la capitalización total del mercado en términos de capital flotante. El MSCI EMU se construye siguiendo un enfoque bottom-up que resume los índices MSCI individuales de los países de la eurozona, cada uno de los cuales cubre también el 85% de cada mercado particular. Esto permite garantizar que el MSCI EMU tiene una buena diversificación por países. Los índices son reequilibrados de forma trimestral y bianual para asegurar actualizaciones oportunas que reflejen los cambios producidos en el mercado.

El caso del EuroStoxx 50, se crea una lista con las empresas elegidas que incluye valores que representan el 60% de la capitalización de mercado en términos de capital flotante dentro de cada uno de los 19 índices EuroStoxx Supersector. Luego, a partir de este universo se seleccionan las cuarenta principales compañías y las otras 10 empresas restantes son seleccionadas de un grupo de reserva compuesto por valores que ya forman parte del índice y que están situados entre la posición 41 y 60 en términos de capitalización de mercado.

Los requisitos de liquidez mínima del EuroStoxxx también son aplicados en este caso. El índice se revisa de forma completa cada año, mientras que los componentes son limitados al 10% cada trimestre.

Diferencias sectoriales y por países

En lo que respecta a la asignación por sectores y países, también existen notables diferencias. Por ejemplo, el MSCI EMU tiene una infraponderación de cerca del 4% en Alemania y Francia en relación con el EuroStoxx 50 (gráfico 3). Es posible que esto encuentre su explicación en que se trata de dos países con los mayores mercados domésticos y, por ende, con algunas de las compañías de mayor tamaño. La metodología de construcción del índice MSCI EMU (seleccionando país por país de forma bottom-up) asegura que la asignación por países guarda una estrecha proporción con las respectivas capitalizaciones de mercado, mientras que el índice EuroStoxx 50 selecciona empresas con independencia del país en el que estén listadas.

Captura_de_pantalla_2017-11-17_a_las_13

De igual manera, la metodología de construcción de ambos índices también repercute en la asignación por sectores. Por ejemplo, el MSCI EMU tiene una sobreponderación del 2,5% en consumo discrecional y una infraponderación del 2% en materiales y financieras, frente al EuroStoxx (gráfico 4). A ello se suma que el MSCI EMU es agnóstico en términos sectoriales, mientras que el EuroStoxx tiene algunas limitaciones como que no pude incluir más del 60% de la capitalización de mercado flotante de ninguno de los sectores definidos como los EuroStoxx Supersector.

Captura_de_pantalla_2017-11-17_a_las_13

Diferencias en términos de capitalización

El valor de la empresa más pequeña del MSCI EMU ronda los 2.700 millones de euros, mientras que en el EuroStoxx 50 es de 15.900 millones. Esto es muy importante que el inversor lo tenga en cuenta, ya que el hecho de que el MSCI EMU incluya títulos de mediana capitalización explica en buena medida el que, de media, este índice haya batido al EuroStoxx 50 en 80 puntos básicos al año desde enero de 1999 (gráfico 1). Esto está en línea con la teoría de que las compañías de pequeña capitalización suelen ofrecer retornos superiores, gracias a la prima generada por el factor tamaño”, indica Pedro Coelho, responsable de Ventas de UBS ETF para España y Portugal.

Captura_de_pantalla_2017-11-17_a_las_13

Según explica, el índice MSCI EMU cubre el 85% de la capitalización total del mercado por lo que ha ofrecido a lo largo de los años una buena representación del mercado y una adecuada diversificación. Por el contrario, la cobertura de mercado del EuroStoxx 50 se ha reducido. En 1999 representaba el 73% del MSCI EMU, pero ha disminuido hasta el 54% en 2017 (gráfico 2). “Sin duda, este índice se ha vuelto menos representativo debido a la cada vez mayor relevancia de las empresas de mediana capitalización”, afirma el experto.

Captura_de_pantalla_2017-11-17_a_las_13

¿Mejor elegir índices amplios o quedarse con los índices de países?

Otra cuestión importante radica en si es mejor elegir un índice más amplio o si por el contrario es mejor centrarse en índices de blue chips de países individuales. Si comparamos las diferencias entre los retornos anualizados de los cinco principales mercados europeos vemos que los índices MSCI generales han batido, en la mayoría de los casos, a los índices de blue chips regionales (considerando datos desde enero de 1999 a marzo de 2017). Las mayores diferencias las encontramos en Suiza con 20 puntos básicos por año, seguido de España con 18 puntos básicos (gráfico 5).

Captura_de_pantalla_2017-11-17_a_las_13

Los índices de blue chips por países seleccionan un número diferente de títulos: el índice Swiss SMI selecciona las 20 mayores compañías; el Ibex selecciona 35, el DAX alemán 30; el FTSE británico, 100; el CAC 40 francés selecciona 40. “Es evidente que el EuroStoxx 50 tiene un umbral mucho más elevado en términos de tamaño que estos índices regionales, pero siguen teniendo un sesgo hacia títulos de gran capitalización en comparación con sus índices MSCI homólogos. Por consiguiente, el factor tamaño también es importante, aunque su impacto es sensiblemente inferior que en el caso del MSCI EMU frente al EuroStoxx”, concluye Coelho.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído