Las gestoras quieren transformar la igualdad de género en rentabilidad para sus inversores


Coincidiendo con la celebración del Día Internacional de la Mujer han sido varias las gestoras que se han querido pronunciar sobre las bondades que supone incluir en una cartera el criterio de la igualdad de género a la hora de invertir. Incluso ha habido alguna como Nordea que se ha atrevido a aprovechar la percha del Día de Mujer para lanzar un fondo que invierte en empresas muy enfocadas en la igualdad de género. Su nombre es Nordea 1-Global Gender Diversity y su objetivo es “priorizar las empresas que cuentan con una representación de género igualitaria en los puestos directivos y ejecutivos en sus consejos”, según explica Julie Bench, cogestora del fondo.

Hay muchos informes que pueden ayudar a la gestora nórdica a identificar ese tipo de compañías. Uno de ellos es el que elaboró a finales de 2018 el proveedor de índices mundial MSCI que calcula que de las 2.694 compañías que cotizan en el índice MSCI ACWI solo 43, el 1,6% del total, tienen el 50 por ciento de sus consejos en manos de mujeres y no espera que la media alcance el 30% hasta 2029, dos años más tarde de lo que preveían en 2015. Por sectores, las mejores notas se las lleva el financiero y las peores el de la tecnología.

Captura_de_pantalla_2019-03-11_a_las_8

Aunque es el último, el de Nordea no es ni mucho menos el único fondo de este tipo. De hecho, a lo largo del año 2018, el ejercicio en el que se produjo un gran punto de inflexión en lo que respecta al empoderamiento femenino con el auge del movimiento Metoo, fueron varias las firmas que se atrevieron con fondos similares. Axa IM fue de las primeras con Axa WF Framlington Women Empowerment y luego también llegaron UBS AM, Lyxor o Ishares con ETF que replican el comportamiento de índices como Solactive Equileap Global Gender Equality o Thomson Reuters Diversity and Inclusion Index. De hecho, los activos bajo gestión en fondos que siguen esta temática han crecido un 59% desde 2014 en EEUU.

Cabe preguntarse, al igual que sucede con cualquier tipo de inversión ISR (que es lo que son este tipo de productos) si ese componente social es o no rentable. Y lo cierto es que aunque no es una ciencia exacta, como no lo es ninguna ciencia económica, cada vez hay más estudios que muestran que la igualdad de género supone un contribuidor muy importante tanto en lo que respecta a la economía como en lo referente a la empresa y rentabilidad en bolsa.

Por ejemplo, según un reciente estudio elaborado por Bank of America y titulado She-Economy, la igualdad económica entre hombre y mujeres podría aumentar el PIB mundial en un 31% en 2025. En cifras ese porcentaje implica una inyección en la economía de 28 billones de dólares, el tamaño conjunto de EEUU y China, y pese al espectacular dato el banco americano no espera sin embargo que se elimine la brecha entre géneros hasta dentro de 202 años, estimación muy similar a la que realiza el Banco Mundial en cuanto al fin de la brecha salarial entre hombres y mujeres.

Además, esa paridad también es algo que repercute positivamente en las cuentas de las compañías. “UBS examinó la evolución de las empresas del S&P 500 durante seis años para evaluar si aquellas con mayor equilibrio entre hombres y mujeres tuvieron mejores resultados que el resto. El estudio revela que, tras factorizar variables como el tamaño y el tipo de empresa, las compañías más paritarias obtuvieron mejores resultados en todos los sectores. No obstante, es importante señalar que mientras que un número de estudios relacionan la paridad con un mejor desempeño corporativo, de toma de decisiones estratégicas y una mejora de los perfiles de riesgo, sigue siendo difícil establecer una relación causal. En cualquier caso, se podría decir que una mayor participación femenina en los puestos de liderazgo parece ser un indicador de buena gestión”, afirman en la gestora suiza.

De hecho, Bank of America concluye en otro informe titulado Women: the X Factor que las compañías que cuentan con al menos dos mujeres en sus consejos son mejor valoradas por los mercados ya que cotizan con una prima 2 veces superior en términos de PER y presentan unos márgenes netos un 3% superiores de media , además de con dividendos un 1,5% superiores a la media de sus comparables y son menos volátiles.

Captura_de_pantalla_2019-03-11_a_las_10

Y estos mejores ratios cada vez tienen más importancia en el comportamiento de estas compañías en mercado. Por ejemplo, si se compara la rentabilidad que ha obtenido en los últimos seis años el índice Solactive Equileap Global Equality, que incluye a las 100 compañías mundiales más igualitarias en cuestiones de género, con respecto al rendimiento obtenido por el índice MSCI World Net Return se ve que a largo plazo el primero le sacado más de 3 puntos porcentuales al segundo a pesar de que ejercicio a ejercicio el índice de Solactive solo cerró por encima del MCSI en la mitad de los seis últimos ejercicios. Eso sí, en los que no lo hizo la diferencia fue mínima y de ahí que a largo plazo e índice que sigue criterios de igualdad de género haya resultado más rentable que el selectivo más tradional.

 

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído