Tags: Emergentes | Latam |

Las gestoras internacionales dan la bienvenida al cambio político en Brasil


Veinticuatro años después de la caída del presidente Fernando Collor de Mello, la historia vuelve a repetirse en Brasil. Ayer se hacía oficial la salida de Dilma Rousseff de la presidencia, al obligar el Senado brasileño por decreto a la disolución de su Ejecutivo. Rousseff estará suspendida de empleo al menos 180 días, el tiempo que necesitará para ser sometida a un juicio político en el que se determinará su destitución. Tal y como apuntaban todos los pronósticos, el hasta ahora vicepresidente Michel Temer asumirá la presidencia en funciones.

Mark Mobius, presidente ejecutivo de Templeton Emerging Markets (parte de Franklin Templeton Investments) cree no obstante que el procedimiento judicial durará muchos meses. “Lo que vuelve más complicado al proceso es que Rousseff ha puesto en conocimiento de todo el mundo que no se va a quedar callada”, afirma el gurú de los emergentes. Mobius recuerda que la hasta ahora presidenta goza del respaldo de su mentor Lula y de su partido, el PT, y que “harán todo lo posible a través de manifestaciones, etc, para paralizar el proceso”.

La reflexión de Mobius, con independencia de cuánto tarde Rousseff en ser juzgada, es que se ha convertido en “una fuerza política acabada, y aparecerá un nuevo liderazgo”. El veterano gestor se pregunta sobre si el sustituto de Rousseff “perseguirá un programa de reformas verdaderamente agresivo, y si afrontará todos los problemas de corrupción que han quedado sin solucionar”. En su opinión, el mejor escenario posible es que el próximo mandatario sea capaz de poner en marcha un programa al estilo del aplicado por Fernando Henrique Cardoso durante su mandato (1995- 2002), que alaba porque consiguió que “las políticas favorables al negocio y a los mercados funcionasen muy bien”. La conclusión a la que llega el experto es que “con independencia del resultado del proceso de destitución, somos optimistas respecto a que el proceso a las políticas actuales será beneficioso para Brasil, y que después de estos años de pocos progresos, Brasil recupere el camino hacia una recuperación sólida”.

También considera positivo el relevo en el liderazgo político Xavier Hovasse, gestor de fondos de renta variable emergente de Carmignac: “Es un avance positivo, dado el historial del gobierno anterior a la hora de afrontar los problemas del país”. No obstante, Hovasse recuerda que Michel Temer va a tener que afrontar numerosos desafíos, y de hecho afirma “tener dudas sobre su capacidad para impulsar reformas necesitadas urgentemente (especialmente la desindexación de las pensiones del salario mínimo)”. El temor del gestor es que el Congreso vuelva a utilizar la misma táctica que empleó con Rousseff y bloquee algunas de las reformas que se intenten sacar adelante. Además, afirma que “las investigaciones actuales por corrupción vuelven muy frágil al nuevo gobierno”.

Hovasse estima que el efecto del cambio político en el corto plazo será positivo: “Probablemente haya titulares positivos de nombres favorables al mercado en el gobierno, así como anuncios de algunas de las reformas más fáciles de implementar. En combinación con la desinflación y los tipos más bajos, podría haber una continuación del sentimiento positivo en el corto plazo”. La recomendación del gestor es no obstante de cautela “en el sentido de que la rentabilidad/riesgo a precios actuales ya no es tan convincente ni interesante como hace cinco o seis meses”. 

Claudia Calich, gestora del fondo M&G Global Emerging Market Bond y experta en mercados emergentes, coincide en la previsión de que “el nuevo equipo de gobierno debería impulsar la confianza a corto plazo”. En cuanto a plazos, la gestora de M&G Investments considera que “Temer se beneficiará de la probabilidad de que la economía toque fondo en la segunda mitad del año”.

Cabe recordar que el país lleva inmerso desde 2013 en la peor recesión de los últimos 30 años, con hiperinflación y un galopante déficit presupuestario. Sin embargo, Calich resalta algunos signos de mejoría: “El ajuste de la balanza por cuenta corriente del país sigue su curso y, hasta ahora, la inversión directa extranjera ha mantenido su solidez a pesar de la incertidumbre política. Además, la inflación ha comenzado a caer, lo que también beneficiará al contexto macroeconómico y permitirá al banco central brasileño comenzar a recortar tipos más avanzado el año. Por tanto, a corto plazo, Temer dispondrá de algunos factores favorables”.

En todo caso, Calich se muestra de acuerdo con Mobius y Hovasse en que, por muy favorable que sea el punto de partida, la prueba de fuego estará en el Congreso: “La cámara baja deberá aprobar reformas, en concreto medidas para reducir el elevado déficit presupuestario del país, como reformas sobre la seguridad social de los funcionarios y la desvinculación de las subidas de las pensiones del salario mínimo”.

Desde Robeco, Daniela da Costa – Bulthuis recuerda la dilatada experiencia política de Temer, que fue congresista y portavoz del Congreso durante dos legislaturas antes de asumir la vicepresidencia. “Las expectativas son que el presidente interino use su experiencia y el actual apoyo dentro del Congreso para impulsar medidas liberales y reformas que puedan mejorar la confianza y devolver a la economía brasileña al crecimiento”, expresa la experta. Además de las ya citadas reformas sobre el sistema de pensiones, la indexación del presupuesto del gobierno y las reformas fiscales, Da Costa también considera prioritaria la independencia del banco central y que salga adelante el proceso de privatización de empresas estatales brasileñas.

Entre los miembros del Ejecutivo interino de momento se han confirmado a Henrique Meirelles (ex gobernador del Banco de Brasil) como nuevo ministro de Economía y a Ilan Goldfajn (economista jefe de Itau y ex director del banco central) como nuevo gobernador del Banco de Brasil. La representante de Robeco prevé que haya comunicados sobre nuevas reformas para finales de este mismo mes.

Da Costa realiza una última predicción: “El nuevo gobierno se centrará en la recuperación de la credibilidad y el crecimiento económico. Damos la bienvenida al nuevo equipo económico, profesionales con una basta experiencia en los sectores público y privado”.

Empresas

Noticias relacionadas