Las gestoras españolas respaldan las exigencias de la CNMV sobre los fondos de gestión pasiva


El pasado viernes, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) hacía saber a las gestoras de fondos su nueva exigencia de comunicación y advertencia para aquellos cambios que se están llevado a cabo o tengan en mente hacerse en la política de inversión de un fondo garantizado cuando pasa a convertirse en un fondo de rentabilidad objetivo, así como, igualmente, en aquellos de gestión pasiva de nuevo lanzamiento, los cuales no garantizan ni el capital inicial ni la rentabilidad estimada en cada caso. La CNMV pretende actuar por anticipado y tomar la iniciativa ante una tendencia muy extendida esta temporada. Intenta evitar para un futuro próximo reclamaciones de clientes insatisfechos a sus entidades por tener que afrontar pérdidas, fruto del desconocimiento de la nueva política de comercialización de los fondos afectados.

A raíz de su anuncio, algunas de las principales gestoras españolas coinciden en considerar como positiva esta nueva exigencia de la CNMV. “Nos parece bien este requerimiento, ya que se informa de manera transparente al cliente de la nueva situación en términos de riesgo y garantía a los que se va a enfrentar en el caso de permanecer en el mismo fondo si se cambia la política de inversión de éste”, explica Raúl Moreno, director de Distribución Institucional de Fondos en Bankinter Gestión de Activos. A su juicio, esta exigencia es adecuada no solamente para este tipo de casos, puesto que “también se ha de informar en los nuevos fondos de gestión pasiva que se lancen al mercado”, contextualiza Moreno.

Desde la malagueña Unigest reafirman la postura de la CNMV. Tal y como defienden, “hay que ser lo más transparente posible con el partícipe”, con el que se busca establecer una “relación a largo plazo”. “Cumplimos a rajatabla la norma”, confirma la gestora del grupo Unicaja.

También en BanSabadell Inversión están totalmente de acuerdo con la iniciativa del supervisor español, la cual califican de “muy pertinente”. José Antonio Pérez Roger, director de Inversiones de la gestora catalana, asegura que desde la entidad “siempre hemos sido muy puristas” separando “perfecta y claramente” los fondos garantizados de los fondos de rentabilidad objetivo, por lo que, ahora, “la CNMV avala lo que hemos estado haciendo”. Es decir, lanzar fondos con rentabilidad objetivo en momentos muy puntuales, totalmente nuevos y destinados a clientes de banca privada, normalmente “con más cultura financiera” y menos aversión al riesgo, productos que, durante los últimos meses, han podido virar entre activos como la deuda high yield periférica europea o los emergentes, por ejemplo.

Por lo que respecta a los garantizados, la estrategia que se ha seguido con ellos desde BanSabadell siempre ha sido, tal y como cuenta Pérez Roger, continuar con su perfil inicial. La única modificación que han realizado en algunos momentos ha sido pasar de un rendimiento fijo a un rendimiento variable y viceversa para renovar la garantía. Pero nunca convertir un garantizado en uno de rentabilidad objetivo, puesto que “los niveles de riesgo y los perfiles de los clientes son distintos”, considera.

Casualmente, ninguna de las tres gestoras ha procedido a esta práctica tan usada últimamente desde otras firmas, la de convertir un garantizado en un rentabilidad objetivo, según confirman las propias compañías.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 3 Siguiente

Lo más leído