Las gestoras españolas discuten el tamaño, las reformas y las rentabilidades de los planes de pensiones


“Si el tamaño de los fondos de inversión en España es bajo, en fondos de pensiones somos ridículos” afirma Lázaro de Lázaro, consejero de Santander AM. Partiendo de esta base, muchas de las criticas por el poco crecimiento de estos ha estado siempre puesta en la rentabilidad, algo que no dudo en mencionar Luis MegÍas, consejero delegado de BBVA AM, “echar la culpa a la rentabilidad es demasiado simple, solo nos fijamos en ella en los mercados bajistas”.

Sin embargo, los resultados de estos planes han mejorado notablemente en los últimos dos años. Rocío Eguiraun, presidenta de Bankia Pensiones, se mostró orgullosa de los datos obtenidos en el V Encuentro Nacional de la Inversión Colectiva, ya que, como sugería la misma “se habla mucho de fiscalidad y poco de rentabilidad, que al final, es el objetivo”. Pero ¿dónde ven valor de aquí en adelante?.

Para José Caturla, director Corporativo de Inversiones de Aviva, ante el entorno de tipos bajos, la renta variable - una categoría castigada por el perfil conservador del inversor español a diferencia de otros mercados como el anglosajón - podría aumentar su cuota. De aquí, que Caturla diferencie los dos conceptos siguientes:  “hay que determinar el nivel de riesgo independientemente del porcentaje que tenga el plan en renta variable. El riesgo no es malo ni bueno, lo malo es asumirlo sin conocerlo”.

La reforma del plan de pensiones ha traído muchos comentarios durante el año pero, para Ernesto Sanz, director de Caser, las causas del escaso desarrollo no ha sido exclusivamente de la legislación, si no, la escasa capacidad de ahorro financiero de nuestro país, las altas cuotas de las cotizaciones sociales de los empresarios y la alta tasa de sustitución del sistema público de pensiones. Para Sanz, aunque no piense que nuestro modelo de pensiones vaya a asimilarse al de otros países, ve que podría existir un impulso significativo con las reformas.

Algo que comparte Juan Fernández, consejero delegado de Mapfre, “si estas se concretan, habría un flujo importante hacia la previsión social complementaria”. Fernández, piensa que sería interesante canalizarlo a través de las empresas, ya que “ha quedado demostrado en otros modelos de otros países que la participación es mayor cuando el participe tiene que decir que no a un sistema que cuando tiene que decir que si”.

En el caso de las pymes, Miguel Colombás, director general de Allianz Popular Pensiones, opina que la mejor opción sería dotar la flexibilidad de su previsión social complementaria y considera que es más apto para ellas el sistema individual y no el de empleo. Otros de los factores donde Colombás pone el punto de mira, es en el asesoramiento y la formación de las redes concienciándole a ellos y a la sociedad.

La misma línea sigue Miguel Artola, CIO de Bankinter Gestión de Activos. La administración publica por medio de la fiscalidad, y el sector privado a través de hacer ver la necesidad del ahorro, son los dos medios que Artola piensa deberían aplicar ambos sectores para potenciar la previsión social complementaria, ya que “lo de ahorrar en casas ya no está de moda”.

Por otro lado, el director general de Allianz Popular Pensiones, compara nuestro modelo con las EPSV del País Vasco, posicionandose a favor del modelo vasco por su mayor liquidez. Una visión que también comparte el consejero delegado de Santander AM.

 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído