“Las expectativas sobre los beneficios son demasiado elevadas y se revisarán a la baja”


Las expectativas sobre los beneficios siguen siendo demasiado elevadas. La peor parte se la llevarán los sectores vinculados al ciclo económico y las entidades financieras. En un entorno en el que el crecimiento económico es probable que siga siendo anémico y de unos resultados empresariales que serán revisados a la baja en el primer trimestre de 2013, la estrategia de La Française Asset Management pasa por invertir en empresas con un perfil de crecimiento estructural, así como en compañías expuestas al crecimiento internacional, especialmente en aquellas con exposición a los mercados emergentes.

Según explica la gestora francesa en su Carta Mensual, la línea por la que optaron los gestores de la firma fue la de una estrategia ‘mancuerna’ de inversión, apostando por un lado por sectores con un crecimiento estructural de los sectores del lujo, la alimentación y la tecnología  y empresas con márgenes flexibles y buenos flujos de caja. Cita, como ejemplos, valores como LVHM, BMW, Michelin, Luxottica, SAP, Carrefour, KBC o Vivendi. “El enfoque que hemos adoptado de cara a este mes ha sido el de primar una estrategia basada en el estilo crecimiento (growth) frente a la centrada en las valoraciones (value)”, indican en la entidad.

En lo que respecta al mercado de renta fija, en la firma favorecen a los bonos convertibles y mantienen sus posiciones en el mercado de alto rendimiento (high yield), si bien se muestran escépticos respecto a futuros estrechamientos de los spreads. “Los mercados de high yield periféricos constituyen un segmento que todavía tiene gozan de un fuerte potencial. Esta clase de activos podrían generar un comportamiento muy significativo, particularmente en el caso de un rally en los spreads de la deuda pública periférica”, afirman en la entidad.

En lo que respecta a bonos ‘core’, el objetivo es tomar ventaja del estrechamiento de los diferenciales de crédito y reducir al mínimo el riesgo de tipo de interés. La firma también reconoce estar tomando posiciones en deuda denominada en dólares, que a veces cotizan con un descuento generoso. Entre las apuestas de la firma gala en deuda públcia está el bono italiano, el portugués y el español. “Esperamos que la situación en lo que respecta a los periféricos vuelva poco a poco a la normalidad. Apostamos por que el bono español a cinco años converja con la rentabilidad que ofrecen los bonos corporativos”.

En lo que respecta a los emergentes, la exposición a renta variable fue incrementada de manera notable, particularmente en Asia y América Latina, con una predilección por los mercados con alta beta, como el chino y el brasileño. En el segmento de bonos, mantienen su preferencia por deuda local, particularmente en los mercados europeos donde esperan una relajación de la política monetaria (excepto en Rusia) y América Latina, donde sus divisas deberían beneficiarse de la mejora de los fundamentales económicos, señalan desde la entidad francesa.

Noticias relacionadas

Lo más leído