Las estrategias de los fondos de bolsa española en 2010


Los fondos de renta variable española acabaron 2009 con una rentabilidad media del 31,5%, un estupendo resultado logrado al calor del rally alcista de la bolsa. Las primeras semanas de 2010 heredaron el optimismo de los inversores en la segunda parte de 2009. Pero las cosas han cambiado. Los gestores se preparan para un ejercicio difícil, volátil, y plagado de incertidumbres, según publica Expansión.Los planes de Obama para el sector bancario, la mala situación de la deuda griega y el probable contagio a otros bonos del sur de Europa, las medidas chinas de contracción de la liquidez, las dudas sobre la evolución de la economía americana… todo ello ha dinamitado el entusiasmo de las bolsas, y en particular el de la española, que arrastra sus propios problemas. Según el consejero delegado de Profim, Víctor Alvargónzalez, los inversores internacionales en 2009 se fijaban más en el componente latinoamericano y multinacional del Ibex, una ventaja frente a otros mercados europeos, “pero este año se van a percatar de que llevamos un peso en forma de ladrillo y mala gestión de las finanzas públicas. Esa mochila será un lastre que nos mantendrá en el pelotón de cola en los mercados bursátiles”.En este entorno empieza la carrera de los fondos de renta variable española por llegar a final de año con unos buenos resultados que presentar a sus partícipes. Los gestores de los mejores productos de 2009 explican las claves de su éxitoy su estrategia para 2010.Corriendo delante del IbexEn 2009 el ranking de rentabilidad lo lideró FonCaixa Bolsa España 150 (52%). Su triunfo vino de la mano del Ibex, ya que se trata de un fondo indexado que se limita a replicar el comportamiento de este indicador apalancado al 150%. Esto significa quecada movimiento de un 1% del selectivo del mercado continuo se refleja en un movimiento del fondo del 1,5% aproximadamente.Ahora falta saber qué hará el Ibex en 2010. El director de Renta Variable y Garantizados de Invercaixa, Pedro Martínez,es positivo de cara a los primeros meses del año debido a las hipótesis de recuperación económica y de beneficios y a varias circunstancias del entorno como la buena salud financiera de las empresas o la recuperación de la actividad corporativa gracias a los bajos tipos de interés. Pero el año es largo y alguna nube se puede cruzar. A su juicio, la corrección podría empezar en el segundo trimestre, cuando el mercado comience a poner en precio los presupuestos de 2010, que podrían reflejar políticas fiscales bastante más restrictivas.El segundo fondo más rentable del año, BBVA Bolsa Ibex Quant (48,7%), comparte algunas de las características del líder: también la puerta al pódium de los productos más rentables se la abrió el Ibex 35; y el fondo corrió por delante del Ibex gracias a que su nivel de inversión es cercano al 150%. Desde BBVA AM explican que el buen resultado se debe a que es un fondo apalancado y a la forma de conseguir este apalancamiento. Este apalancamiento consiste en comprar la cartera al contado y en una estrategia cuantitativa con derivados para buscar un extra de rentabilidad en el diferencial entre la volatilidad implícita y la realizada. La rentabilidad obtenida por esta venta de volatilidad permite compensar en parte las pérdidas en mercados bajistas.Según BBVA AM existen dos factores que serán claves en la evolución de los fondos de bolsa española frente a los fondos europeos: el hecho de que las compañías que más pesan en el Ibex son las mejores en sus respectivos sectores, y su exposición a Latinoamérica.Cambio de estrategiaBarclays colocó a dos de sus productos entre los cinco más rentables, Barclays Bolsa España (46,4%) y Barclays Bolsa España Selección (46,4%). La clave, según el director de Renta Variable de Barclays Wealth Managers España, José Joaquín Mateos, fue el timing de las inversiones: el año empezó con la cartera vacía de valores financieros y cubriendo parte de las posiciones, lo que protegió al fondo de la caída de la bolsa en los primeros meses; y a partir de marzo, cuando el mercado se animó, se empezaron a cerrar coberturas y a comprar bancos y valores cíclicos. Y así estaba la cartera a comienzos de año, pero las cosas se han torcido, y la estrategia ha variado. Ahora se parece más a la que había a principios de 2009, pero de forma menos agresiva: se está cubriendo parte de la inversión y bajando el nivel de riesgo y el peso del sector financiero.

Lo más leído