Las elecciones europeas no deberían implicar (por si solas) apenas riesgo para los mercados


Desde hoy, 23 de mayo, y hasta el domingo los ciudadanos europeos están llamados a acudir a las urnas para elegir los 751 eurodiputados que integrarán el Parlamento europeo durante los próximos cuatro años y que, por tanto, tomarán decisiones en torno a “materia de empleo, empresas, seguridad, migración y cambio climático”, según apunta la propia institución en su web.

Hay cientos de miles de ciudadanos convocados a las urnas pero las experiencias de comicios anteriores hacen pronosticar que la tasa de participación para estos comicios no será tan alta como la que se registra en las elecciones presidenciales de cada país. De hecho, en la última cita electoral de esta envergadura que tuvo lugar en 2014, apenas participaron el 42% de los electores.

Sea como fuere en los últimos días han sido varias las gestoras que se han aventurado a lanzar análisis sobre si esta nueva cita electoral, que en España coincide con la convocatoria de elecciones municipales y en algunos casos también autonómicas. La conclusión general que arrojan esos análisis es que el impacto en mercado de estos comicios será casi nulo aunque los resultados sí podrán dar pistas sobre cómo se desarrollarán otros riesgos políticos que figuran en el calendario de 2019.  “Se espera que los populistas consigan buenos resultados pero nuestra previsión es que los centristas seguirán siendo mayoría. Es previsible que la fragmentación política convierta al Parlamento en menos predecible, permitiendo alianzas estratégicas o temporales en entre diferentes fuerzas políticas en algunos asuntos aumentando así la incertidumbre”, afirma Apolline Menut, analista macro de en Axa Investment Managers.

¿Qué dicen los sondeos?

Captura_de_pantalla_2019-05-22_a_las_13

Fuente: Parlamento Europeo

 

“El Parlamento europeo ya es muy diverso políticamente hablando y no esperamos que esto vaya a cambios de una forma dramática después de las elecciones aunque sí puede haber algunos cambios en la composición”, confirma David Zahn, responsable de renta fija europea de Franklin Templeton, quien recuerda, no obstante, que las elecciones europeas siempre han sido utilizadas por los electores como voto de castigo, lo que podría impulsar ese voto antieuropeo que ya se prevé en ascenso. “Los sondeos realizados ofrecen una lectura: la de un Parlamento fragmentado donde hay que estar atentos al peso de los partidos euroescépticos, que a priori podrían acumular en torno a un 30% o 35% de los votos. ¿Es un riesgo de cola para los mercados? Creemos que no: pese a la mayor representación anti-sistema, lo heterogéneo de los partidos complica su viabilidad como alternativa” afirman en Andbank.

Mirando a Alemania e Italia

Aun así, el hecho de que estas elecciones puedan tener un  menor impacto en mercado que otras citas anteriores no quiere decir que no puedan contribuir a una mayor volatilidad en un mercado que tras la resurrección del riesgo de la guerra comercial ha vuelto a ponerse nervioso y a poner en precio ya no solo los efectos de esa contienda sino los riesgos asociados a un Brexit cuyo deadline (al menos de momento) es en junio, si no también los cambios políticos que se puedan producir en Alemania o en Italia más pronto que tarde.

“El gran riesgo de estas elecciones es que tengan un gran impacto en las políticas nacionales como por ejemplo una caída del gobierno alemán y de su programa de coaliciones o que en Francia los votantes usen esas elecciones para protestar contra las últimas decisiones del Gobierno”, afirman desde ING.

Por no mencionar el caso de Italia, cuyo mercado ya ha empezado a cotizar la posibilidad de unas nuevas elecciones. “Si la Liga consigue un mejor resultado del que dicen las encuestas con más de un 35% de los votos, Salvini podría decidir poner punto y final a la coalición de Gobierno y tendrá que ser otra vez el presidente Matarrella quien tomara una decisión basada en los resultados de marzo de 2018”, apuntan desde AXA IM. "Todos los ojos estarán puestos en Italia, ya que los resultados podrían dañar la coalición que esá ahora en el poder", Philippe Waechter, economista jefe de Ostrum AM (Natixis IM), lo que le lleva a pensar que "el resultado de Italia será el que más vigile ya que probablemente es el único que puede tener un impacto en su balance doméstico en el corto plazo" .

El efecto en mercado más allá de las propias elecciones

Captura_de_pantalla_2019-05-22_a_las_14

Fuente: ING Economics

Además, no hay que olvidar que será este nuevo Parlamento quien deba decidir sobre quien ocupa varios puestos relevantes que se quedarán vacantes ese mismo año, entre ellos la presidencia de la Comisión europea y también algunos órganos principales del BCE, el del nuevo presidente o presidenta entre ellos. “Mario Draghi, Jean Paul Juncker y Donald Tusk, presidentes del BCE, la Comisión europea y el Consejo de ministros serán sustituidos este año y hay mucho margen para que se produzca un error político. Más en un Parlamento en el que habrá más visiones euroescépticas y con el riesgo de inestabilidad desde el punto de vista económico”, afirma Michael Browne, gestor de carteras en Martin Currie (perteneciente a Legg Mason).

 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído