Tags: Europa | EE.UU | Emergentes |

Las elecciones en EE.UU desbancan a la guerra comercial como el principal riesgo para los gestores


Bofa Securities acaba de publicar su encuesta a gestores de fondos, la primera de este 2020, y de ella se pueden extraer grandes conclusiones. La primera es que a diferencia de lo que sucedía en encuestas anteriores, ahora la guerra comercial ya no es el principal riesgo al que se enfrentan de cara a configurar sus carteras. Ese honor le corresponde ahora a las elecciones presidenciales que se celebran en noviembre en EEUU o al menos así lo afirman el 29% de los encuestados.

Captura_de_pantalla_2020-01-21_a_las_12

Detrás de este cambio de sentimiento está la tregua alcanzada entre EEUU y China con respecto a la guerra comercial que tanto demandaba el mercado y que ha supuesto un cierto respiro para el mismo, aunque la gran parte de las gestoras de activos se sigan mostrando escépticas a la hora de calificar el acuerdo alcanzado por ambos países como el final del conflicto.

Sin embargo, si a esta tregua le sumamos la distensión que se ha visto en Europa tras las elecciones en Reino Unido que quita hierro a la posibilidad de que se produzca un Brexit duro y la sensación de que no habrá sorpresas en la política monetaria de, al menos, dos de los mayores bancos centrales (Fed y BCE), el resultado es un aumento del optimismo de los gestores con respecto a este ejercicio y, por ende, con respecto a los activos de riesgo.

La prueba de lo primero es cada vez son más los profesionales de la gestión de activos que confían en una mejora de las expectativas económicas de cara a los próximos doce meses. De hecho, es algo que defienden el 36% de los encuestados, lo que es la cifra más alta desde febrero de 2018. Esta mejora del sentimiento económico va a acompañada también por unas mejores perspectivas con respecto a los beneficios empresariales. En concreto, el 27% de los gestores encuestados por Bofa Securities estiman un aumento de los ingresos corporativos de cara a los próximos doce meses, la cifra más alta desde marzo de 2018.

Captura_de_pantalla_2020-01-21_a_las_12

La renta variable sigue siendo la reina de las carteras

De ahí que, de momento, los gestores se muestren reacios a reducir el riesgo de sus carteras, que siguen concentradas en renta variables ya que la asignación neta a renta variable aumentó en el mes de enero un punto hasta alcanzar una sobreponderación del 32%, máximo desde hace 17 meses, con una especial predilección con los mercados emergentes primero, y de la renta variable de la eurozona, después.

Además, se ha visto un fuerte incremento en el posicionamiento que tienen con respecto a las materias primas, tras el fuerte repunte experimentado por el petróleo al calor del conflicto que mantienen EE.UU. e Irán, y del oro, que ha vuelto a demostrar su potencial como activo refugio para unas carteras que cada vez están más correlacionadas. De hecho, la asignación a materias primas repuntó en 4 puntos porcentuales hasta alcanzar una sobreponderación neta del 10%, la cifra más alta desde marzo de 2012.

Captura_de_pantalla_2020-01-21_a_las_12

 

 

 

Noticias relacionadas

Lo más leído