Las EAFI reclaman incentivos fiscales para el gasto en asesoramiento


El modelo de negocio del asesoramiento financiero en España camina hacia un sistema en el que el cobro de retrocesiones va disminuyendo a favor del pago directo por parte del cliente. Pero aún hay resistencia a ese pago. De ahí que los profesionales del asesoramiento independiente, las EAFI, pidan incentivos fiscales para facilitar esa evolución, que conduzca el negocio a estándares más europeos, y también para aumentar el atractivo de su labor y la demanda para su sector.

 

Christian Durr, director general de Etica Patrimonios, cree que la proposición -que ha venido haciendo en diversos eventos Borja Durán, socio director general de Wealth Solutions- es muy válida. “Todo incentivo que pueda reducir barreras ante nuestra figura y los gastos del asesoramiento será bienvenido”, comenta. También lo valora positivamente Juan Vicente Santos Bonnet: “El incentivo fiscal me parece adecuado. Hay que considerar que las rentas de capital hace años que son castigadas al no poder efectuar prácticamente ninguna deducción de gastos”, explica. Como ejemplo más sangrante menciona que no es posible reducirse los costos financieros de las inversiones, cuestión especialmente perjudicial en los casos de apalancamiento financiero. “En consecuencia, cualquier deducción que mitigue esta situación me parece correcta y en el caos de los honorarios por asesoramiento entendemos que supone un acicate a la utilización de las EAFI por parte de los inversores, lo que refuerza la intención de la CNMV de proteger al inversor”, indica.

 

"Tiene toda la razón. Si son deducibles gastos financieros de mucha menor trascendencia ¿cómo no va a serlo aquel del que realmente depende el resultado de la inversión, es decir, el asesoramiento recibido? Si de verdad la Administración quiere que los inversores españoles reciban un asesoramiento objetivo y profesional ésta es la medida que deberían tomar, sin lugar a duda", afirma Víctor Alvargonzález, consejero delegado de Profim Asesores Patrimoniales EAFI.

 

También se muestra a favor de la idea Carlos Heras, consejero delegado de Aspain 11 Asesores FInancieros EAFI. “Estoy totalmente de acuerdo en que sea un gasto deducible en el IRPF. Los grandes patrimonios deben buscar otras vías para optimizar la rentabilidad sobre el asesoramiento, y entre sus posibilidades, sin duda buscar una EAFI que optimice la rentabilidad es prioritario, evitando la colocación de productos y el conflicto de intereses. Al igual que cualquier cartera de valores tiene unos gastos, no veo razón por la que los gastos de asesoramiento no sean desgravables”, dice.

 

“Si realmente queremos que aumente el asesoramiento financiero independiente, hay que potenciar todas las herramientas que contribuyan a ello. Y la deducción fiscal indudablemente ayudará”, dice Cristóbal Amorós Arbaiza, de Amorós Arbaiza EAFI. “Todo lo que sea incentivar al cliente a pagar por el asesoramiento, es bienvenido por parte de esta EAFI”, afirma también Salvador Cervilla."Estamos de acuerdo con cualquier incentivo fiscal que facilite y disminuya el pago de los clientes", asegura en esta línea Iker Barrón Ibeas, socio director de Portocolom Asesores EAFI.

 

“Si se pueden deducir fiscalmente los gastos de custodia, y los costes de intermediación reducen el coste de adquisición, no entiendo por qué no pueden deducir los costes de asesoramiento. Además a nivel empresa, los costes de asesoramiento son deducibles fiscalmente. Si el inversor cuenta con asesores alineados, formados e independientes cabría esperar mejores resultados y estos mejores resultados deberían compensar vía la retención mayor de plusvalías lo que se pierde por la deducción”, comenta Durán, uno de los promotores de la idea.


"En AFS Finance, abogamos por que el asesoramiento sobre inversiones goce de las mismas deducciones fiscales que la gestión de inversiones", dice también Ana Fernández. Así, cree que sería muy positivo para las EAFI que los costes que pagan los clientes tuvieran deducción fiscal, tal y como sucede con la gestión discrecional de carteras. "Para el cliente, persona física, el IVA aumenta su coste y no puede deducírselo con nada, lo que se traduce en la psique de muchos de los clientes un incremento, hasta cierto punto injusto, del 18% de la facturación propia del servicio", asegura.

 

Mejor tratamiento del IVA 

Los asesores, en esta línea, piden también un mejor tratamiento con respecto al IVA. “Añadiría a la propuesta la exención del IVA en el asesoramiento financiero (al igual que ocurre en los servicios de gestión de carteras). Ello haría más fácil aceptar por los clientes el pago directo de honorarios”, dice Amorós. Para Durr, es un hándicap que el asesoramiento financiero esté sujeto al IVA normal y no a uno reducido o completamente libre de impuestos. “Todavía hay margen de subidas y si las EAFI no hacemos nada nos puede hacer mucho daño a medio plazo porque es un claro argumento en contra de nuestro modelo frente al modelo del que se benefician las entidades financieras”, afirma.

 

También argumenta la petición Heras: “Las EAFI no son tratadas de forma justa en cuanto al IVA. El cliente es el que decide, si nos paga directamente o en su defecto, nos quedamos con las comisiones que nos retroceden las entidades financieras. Estas comisiones que nos retroceden las entidades son abonadas a nuestras empresas sin IVA, lo cual perjudica notablemente la carga impositiva de nuestras empresas. Por esta razón, el IVA repercutido (facturas que emitimos que cobramos al cliente) junto con las facturas que recibimos de las entidades financieras que no tienen IVA, están expuestas a aplicar la regla de la prorrata en el IVA soportado (todo el IVA que pagamos como empresas al adquirir cualquier bien o servicio). De manera que sólo nos podemos desgravar del IVA soportado el porcentaje en función el IVA repercutido. Debería instaurarse una manera homogénea de contabilización del IVA para tener un modelo justo, dada la peculiaridad de nuestra situación”, pide.

 

Para Heras estos temas fiscales en el fondo suponen un gasto añadido para las EAFI, pues “todas las inversiones realizadas tanto en personal como en tecnología, sin duda son penalizadas”. Por eso apuesta por una ley que regulara con total transparencia a las EAFI, en la que se tuvieran en cuenta todos los gastos añadidos por ser auditados y por todos los servicios que deben contratar. “¿Por qué razón sólo nos podemos desgravar un porcentaje de una inversión elevada en tecnología porque las entidades financieras nos abonen sin IVA la retrocesión de las comisiones? Lo veo igual de injusto, como que los clientes no puedan desgravarse fiscalmente por buscar optimizar su patrimonio francamente”, dice.

 

Críticos con las medidas

Sin embargo, hay algunas EAFI que creen que la situación para solicitar este tipo de incentivos no es la óptima, debido al estado de las finanzas públicas, y que temen las reacciones en cadena que la petición provocaría. Tampoco creen que la medida sea una prioridad. Así, para Ramón Díaz Zárate, de la EAFI del mismo nombre, la petición de incentivos fiscales no está demasiado justificada, pues la pretensión provocaría peticiones de este tipo en cadena. “El debate estaría centrado en clientes minoristas y dentro de éstos, casi exclusivamente a los que podríamos denominar compradores de productos financieros vía sucursal bancaria. Parece difícil que se abra la puerta de la deducción, sin que otros sectores soliciten lo mismo. Salvo que se considere el asesoramiento financiero un servicio de utilidad pública que merece estar subvencionado de alguna forma, vemos un poco absurda esta pretensión”, afirma.

 

También desde Argenta Patrimonios son escépticos. Aunque dicen que la propuesta de Borja Durán es "muy lógica y tiene mucho sentido", creen que debido a la situación presupuestaria del Estado y al aumento de la voracidad fiscal, no tiene cabida ni a corto ni a medio plazo. "Las EAFI han de conseguir más peso por sí solas, si quieren conseguir que se tomen medidas de este estilo. A su vez otros colectivos podrian solicitar medidas similares como los asesores fiscales por ejemplo", afirman. Y tampoco lo creen prioritario: "La prioridad es arreglar el balance de las entidades financieras. Creo que el que se ofrezca un servicio de Asesoramiento Financiero Independiente de calidad a las empresas y personas físicas queda muy lejos de ser algo de interes prioritario".
 

Lo más leído