Natixis IM niega que haya problemas de liquidez en su filial H2O


En medio de la conmoción que ha supuesto la decisión del gestor estrella Neil Woodford de suspender los reembolsos en uno de sus fondos, temporalmente su buque insignia, el LF Woodford Equity Income Fund, ante los problemas de liquidez derivados de las peticiones masivas de varios inversores de rescatar su dinero, se ha vuelto a dudar de la liquidez de otro fondo de inversión. En este caso se trata de H20 Allegro Fund, uno de los fondos favoritos de los selectores en Italia y Portugal (de ahí que cuente con el Sello Funds People 2019, con la calificación Favorito de los Analistas), pero que no está disponible para su venta en España.

Según publicó el Financial Times en un artículo posterior a un análisis que había realizado previamente el rotativo en torno a este fondo de retorno absoluto, este producto podría estar invertido en bonos ligados al financiero Lars Windhorts que el diario califica de “empresario con una historia en problemas legales”  que podrían generar cierta controversia. De hecho, apenas unas horas después de conocerse la noticia, Morningstar decidía poner el rating de Bronze que otorgaba al fondo bajo revisión “debido a las dudas que hay sobre la idoneidad y la liquidez de la parte de la cartera invertida en deuda corporativa”, afirma la analista Mara Drobescu en un comentario.

En concreto, según esta firma de análisis de fondos, la pata de esa cartera corporativa que está bajo estudio es ese 4,19% de los activos que tiene el fondo invertidos en emisiones de varias empresas respaldadas por el polémico financiero alemán y si bien ese 4,19% es una parte pequeña de la cartera, no lo es tanto en comparación con el total que tiene el fondo invertido en este tipo de activos ya que, según la analista, alcanza el 7,35% de la cartera. “Aunque esta partida es pequeña en términos absolutos y no creemos que suponga un gran riesgo para la rentabilidad del fondo a corto plazo, la concentración de estas inversiones en compañías ligadas al mismo empresario es una causa de preocupación”.

En la nota de Morningstar también se alude a la posibilidad de que dicha inversión incurra en un conflicto de interés ya que recuerda que Bruno Crastes, el CEO de H20 AM, una de las filiales de Natixis IM, fue nombrado recientemente miembro del comité de asesores de Tennor Holding, una de las compañías en las que Lars Windhorts ha tomado posiciones más recientemente.

Crastes no ha realizado ningún comentario sobre esta controvertida relación con Windhorts pero sí ha querido lanzar un mensaje de calma a sus inversores. "Para que quede completamente claro, nuestra exposición a activos ilíquidos está limitada a entre el 5 y el 10% en cada uno de nuestros fondos por lo que la liqiidez no es un asunto del que preocuparse. Tenermos una liquidez significativa y seguimos comprometidos con nuestros inversores a la hora de darles información actualizada y trasparente de todas nuestras posiciones".

También Natixis IM ha lanzado un mensaje de tranquilidad a los clientes . "Una información se ha publicado en la prensa sobre algunas inversiones de H20 AM, una de las filiales Natixis Investment Managers. Esta información, que había sido transparentemente expuesta por H20, ha supuesto la suspensión del rating de uno de los fondos de H20 por parte de Morningstar, que considera puede haber un riesgo de conflicto de interés, que es infundado. Estos elementos no tienen ningún tipo de impacto ni en la liquidez y comportamiento de los fondos de H20, quien publicará pronto en detalle información contestando a todas las dudas que se derivan de esta información", afirman en un breve comunicado. Además, la gestora ha afirmado a Funds People que "no hay ningún tipo de problemas de liquidez para los clientes, que la posición en los activos de los que habla el diario es residual y que el investment case de H20 está claro".

A este respecto, cabe recordar que la diversificación de posiciones siempre ha sido uno de los adjetivos que mejor han definido a este fondo de retorno absoluto. De hecho, según reza su folleto, el producto puede invertir en renta fija pública, privada (ya sea de grado de inversión o de high yield) y divisas, con un objetivo de volatilidad comprendido entre el 7 y el 12%. El fondo se lanzó en 2011 y cuenta con poco más de 2.000 millones de euros en activos bajo gestión, y en lo que va de año acumula una rentabilidad superior al 10%, según los datos de Bloomberg. Pero lo que resulta más espectacular es el comportamiento que ha tenido en los últimos uno, tres y cinco años, ya que se ha anotado rentabilidades anualizadas del 22%, 27% y 19%.

Aunque la gestora H2O AM cuenta con ocho años de vida no fue hasta 2017 cuando aterrizó en España de la mano de Natixis IM al ser una de sus filiales. De momento comercializa cinco fondos en nuestro país aunque ninguno de ellos es el producto sobre el que se centra la polémica.

Profesionales
Productos
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente