Las dos grandes vías de Evli Short Corporate Bond para ser líder en rentabilidad a corto y largo plazo


La semana pasada Selinca celebró su primer Selinca Day, un punto de encuentro entre las gestoras que la compañía presenta en España y sus inversores, que contó con la presencia entre otros de Juhamatti Pukka, responsable de renta fija de Evli y gestor de Evli Short Corporate Bond, fondo que cuenta con el Sello Funds People 2019 por sus calificaciones de Blockbuster y Consistente. No en vano, este producto no solo figura entre los tres más rentables de su categoría (deuda corporativa corto plazo euros, según Morningstar), sino que ocupa la primera posición en rentabilidad en periodos más largos como a cinco y diez años, con ganancias del 1,57% y del 2,17% anualizado respectivamente. 

Que consiga mantenerse en los primeros puestos del ranking en un contexto de tipos al 0% como al que sigue enfrentándose la renta fija dependerá más de que siga acertando con el bond picking que de la propia evolución de un mercado que presenta cada vez menos potencial. “En este entorno de tipos bajos por mucho tiempo es complicado obtener rentabilidades positivas y ahí al inversor solo le quedan dos opciones: ir a plazos largos o asumir más riesgo en su cartera”, afirma el gestor. Aunque hay una tercera vía que es la que él defiende: la combinación de incluir en cartera activos no correlacionados con los tipos y mantener los plazos cortos en el universo de deuda corporativa.

“Se trata de expandir el universo más allá de las fronteras naturales y en emisiones que no cuenten con rating”, apunta. Y por ello cuenta en la actualidad con el 45% de su cartera invertida en bonos nórdicos “que ofrecen una prima de rentabilidad sobre el universo BBB sin sacrificar los fundamentales de crédito” y cerca del 30% en bonos sin rating asignado. Y no, no teme que el elevado peso que tiene en deuda sin rating implique una menor liquidez en su cartera ya que defiende que a la hora de seleccionar las emisiones que componen la misma mira mucho los fundamentales de una compañía y actúan más por convicciones que siguiendo las modas del mercado. “Somos un fondo long only y realizamos pocos cambios en las carteras ya que lo que buscamos son compañías de calidad que tengan poca correlación con el mercado”, afirma, al tiempo que defiende su predilección por las emisiones BBB al entender que su riesgo no difiere en exceso del de los bonos BB al tiempo que ofrecen cupones más atractivos.

 La idea parece que gusta ya que el fondo acumula un patrimonio de 1.900 millones de euros. Que ese patrimonio vaya en aumento dependerá más de las nuevas inyecciones de dinero que pueda seguir recibiendo el fondo, que defienden que se trata de una gran alternativa para la parte de la cartera que se destina a renta fija por la baja correlación que tiene con el mercado, que del comportamiento de un mercado que ya ha puesto en precio la gran parte de las buenas noticias que han ido dando los bancos centrales. No obstante, Pukka se muestra confiado en seguir generando rentabilidades positivas para sus partícipes: “La rentabilidad esperada a corto plazo sigue estando entre el 1,5% y el 2,5%”, afirma.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas