Las consecuencias del último mensaje de la Reserva Federal sobre la industria de ETF


El último informe sobre la evolución de la industria de ETP que publica BlackRock con carácter mensual revela en esta ocasión que la renta variable, con unas entradas netas de 15.400 millones de dólares, ha sido la gran contribuidora a la industria mundial de productos cotizados, que el mes pasado registraron un saldo neto global de 12.900 millones de dólares debido a que a finales de mes algunas de las principales categorías de inversión experimentaron cambios en su momento de mercado.

“La industria continúa sirviendo como un barómetro temporal del panorama global de inversión, y este año el sentimiento de mercado ha sido difícil de determinar dadas las señales mezcladas de crecimiento económico y las preocupaciones sobre valoraciones debido a las impresionantes ganancias de la renta variable en 2013” explican Dodd Kittsley, responsable de Investigación en ETP de BlackRock, y Raj Seshadri, responsable de ETP Insights de la gestora. Iván Pascual, director de Ventas de iShares en Iberia, destacó por su parte que el mes pasado “fue un mes muy positivo para los productos cotizados tanto a nivel global, pero con un comportamiento excelente en España y Portugal”.

En un mes marcado por el nuevo mensaje de la Reserva Federal dentro de su política de visibilidad o forward guidance, ambos expertos observan que la inversión en ETP de bolsa estadounidense (valorados en 15.800 millones de dólares) se mantuvo estable hasta que la presidenta de la Fed, Janet Yellen, insinuó tras la reunión del Comité de Mercado Abierto (FOMC) que los tipos de interés podrían subir antes de lo previsto; a partir de ese momento, los flujos de entrada disminuyeron en esta clase de activo.

"En ausencia de un catalizador, los inversores empezaron a evitar los segmentos más caros del mercado a finales de marzo", observan los autores del estudio. Por ejemplo, mientras que en Estados Unidos los ETP sectoriales captaron 3.000 millones de dólares, lo que sitúa los flujos en 10.100 millones de dólares en lo que llevamos de año (un nivel similar al del año pasado), los ETP sanitarios perdieron 1.200 millones de dólares después del 20 de marzo (cuando se celebró la reunión del FOMC) y cerraron el mes planos tras haber captado 4.000 millones en febrero. "El movimiento hacia el valor resulta positivo para los ETP financieros, que acumularon 1.600 millones de dólares en marzo, así como para los fondos de acciones estadounidenses de gran capitalización, que captaron 5.500 millones de dólares en el mes y siguen estando más baratos que los fondos de pequeñas capitalizadas", añaden.

Otra categoría que también terminó marzo con un saldo positivo ha sido la de fondos que replican el comportamiento del oro: atrajeron 600 millones de dólares en marzo, que se convierte en su segundo mes en positivo consecutivo. “Sin embargo, que atraigan más dinero es improbable en un entorno en el que el dólar se refuerza los tipos de interés reales suben. La última guía de la Fed sobre tipos hizo este escenario más probable y el oro cedió un 7% a finales de marzo”, constatan los expertos de BlackRock.

Cambio brusco del momento de mercado

Diferente ha sido el entorno para los ETP de renta variable emergente. En marzo se vieron indicios de que la presión vendedora había disminuido, al moderarse los reembolsos hasta 1.800 millones. En cambio, se registraron flujos de entrada los últimos seis días del mes, tanto en los fondos generales como en los centrados en un único país. El informe incluye de hecho un desglose de ambas categorías. Por un lado, el conjunto de fondos cotizados que invierten en un solo país emergente sufrieron reembolsos por 1.500 millones de dólares, aunque Kittsley y Seshadri puntualizan que gran parte de esta cantidad “vino de fondos con exposición a China, al indicar el PMI de marzo contracción por tercer mes consecutivo y caer a un mínimo de 8 meses hasta los 48,1 puntos”.

Los expertos observan igualmente un cambio en la última semana del mes pasado, pues se empezaron a registrar suscripciones netas “al anticipar los inversores que el Gobierno chino daría pasos para estimular la economía”. Por tanto, si se excluye China, los flujos a ETP que invierten en un solo país emergente se mantuvieron planos hasta mediados de mes y después atrajeron 1.300 millones de dólares gracias a las noticias procedentes de Rusia, Corea del Sur y México. “Hemos visto que los flujos hacia ETFs de renta variable de mercados emergentes están volviendo poco a poco, y que algunos inversores están adoptando una asignación de activos más localizada, usando ETFs de un sólo país para obtener exposiciones nicho", añade Iván Pascual por su parte.

También se registró un cambio de tendencia en los ETP de renta variable europea y japonesa, que fueron grandes contribuidores a los volúmenes de inversión durante el pasado año, al generar un 60% de los 110.000 millones de dólares que atrajeron los productos cotizados de países desarrollados excluyendo Estados Unidos. Marzo ha sido el primer mes de reembolsos en ambas categorías, debido a la lentitud con la que están apareciendo los nuevos indicios de mejora económica.

De esta forma, 700 millones de dólares salieron de los ETP de bolsa nipona en marzo, los primeros reembolsos en dos años. Los inversores rehuían el posible efecto negativo de la subida del IVA japonés del 3% al 5%, que se teme que ralentice el consumo y, con él, la recuperación económica. Paralelamente, los fondos cotizados de renta variable pan europea pusieron punto final a 10 meses consecutivos de entradas al registrar reembolsos equivalentes a 900 millones de dólares, en este caso debido a la lentitud con la que está llegando la recuperación al continente, junto con la revisión a la baja de las expectativas de beneficios corporativos para 2014 y los temores en torno a las consecuencias del conflicto geopolítico entre Rusia y Ucrania. Kittsley y Seshadri añaden como otra posible explicación el temor a que la eurozona sufra deflación, después de la lectura anualiza de marzo del 0,5% de inflación. 

Fueron superiores no obstante los flujos de salida de ETP de renta fija: 3.200 millones de dólares, concretamente. La constante captación de activos protagonizada por los fondos de high yield, deuda corporativa con grado de inversión  y  broad/aggregate no consiguieron neutralizar los importantes reembolsos registrados por los ETP de deuda pública estadounidense, por valor de 9.500 millones de dólares. “Dado que los tipos de interés permanecen en mínimos históricos, los inversores de renta fija recurren cada vez más a productos cotizados con exposición a deuda corporativa y de alto rendimiento o high yield en búsqueda de rendimientos más atractivos en un contexto de baja rentabilidad”, concluye el director de ventas de iShares en Iberia.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído