Tags: Negocio |

Las consecuencias de 2018 en la industria: Por primera vez desde 2011, los activos netos en UCITS menguaron


Comienzan a salir los datos agregados de 2018 y con ellos las cicatrices de lo que ha supuesto un 2018 crudo para los mercados en la industria de la gestión de activos. Las últimas cifras que aporta EFAMA muestran una foto final complicada para el sector europeo. La fuerte corrección en las bolsas mundiales a finales del año pasado resulto en una reducción de los activos netos en vehículos UCITS del 4,6%, hasta los 9,284 billones a cierre de 2018. Una caída que no se veía desde 2011.

Las razones que explican esta pausa en el crecimiento del sector son claras. Según enumera la asociación, la cautela del inversor ante una ralentización económica, tensiones comerciales, incertidumbre política, volatilidad y menor estímulos monetarios explica la caída en las ventas netas de UCITS. De los 740.000 millones en ventas de 2017, en 2018 solo fueron 117.000 millones de euros. Y dentro de los UCITS, los vehículos a largo plazo vieron ventas netas de 128.000 millones, que compensaron los 11.000 millones que salieron de monetarios.

La falta de apetito inversor y las caídas de los mercados crearon la tormenta perfecta para echar el freno a siete años de crecimiento.

Captura_de_pantalla_2019-03-18_a_las_17

Poniendo cifras a lo que ha sido el cierre de 2018

Pero para entender verdaderamente lo que ha pasado hay que hacer una lectura más profunda y desagregar los números. Porque el gran movimiento del flujo se concentra en un único y decisivo periodo: el cuarto trimestre de 2018. En los últimos tres meses del año se produjeron salidas netas por valor de 71.000 millones de euros. Como afirman desde EFAMA, la caída mundial de los mercados en el cuarto trimestre borró completamente el crecimiento neto en activos de los primeros tres trimestres de 2018.

En el cuarto trimestre, las mayores salidas netas se dieron en los fondos de renta fija (salidas de 46.000 millones), que superan en su conjunto a las de los multiactivos (17.000 millones) y de renta variable (6.000 millones). En este periodo, el dinero volvió a los monetarios, por valor de 23.000 millones. “Es el primer cuatrimestre de flujos positivos desde el tercero de 2017”, remarcan desde la asociación.

Ese trimestre malo bastó para dejar su huella en el conjunto de los activos UCITS. El impacto de los movimientos del mercado se entiende al comparar los flujos con la variación neta de los activos en el cuarto trimestre. Ya que mientras las mayores salidas se produjeron en los vehículos de renta fija, la mayor caída de patrimonio se dio en los de bolsa (-11,9%), seguido de los garantizados (-11,5%), otros (-10,1%), multiactivos (-6,5%) y, finalmente, los de bonos (-3,1%).

Curiosamente España destacó entre sus vecinos por ser el cuarto país con mayores ventas netas, unos 10.300 millones de euros, tan solo por detrás de Luxemburgo (61.600 millones), Irlanda (47.400 millones), Suiza (12.700 millones).

Noticias relacionadas