“Las compañías son la fuente del valor, no la macroeconomía”


La gestora británica Aberdeen gestiona renta variable, desde sus distintas sedes distribuidas por todo el mundo, con un proceso idéntico y replicable, basado en el análisis de las compañías y sus fundamentales. Puramente bottom-up y sin apenas dedicar tiempo a la macroeconomía. “La macroeconomía no determina la creación de valor. El valor viene de las compañías, existe independientemente del contexto”, afirma Jonathan Allison, gestor de renta variable europea de la gestora. De hecho, el excesivo análisis del entorno conlleva un riesgo añadido: que obligue a cambiar el proceso de inversión, dificultando la explicación de la obtención de las rentabilidades.

Por eso en Aberdeen se mantienen fiel al proceso y consideran que la respuesta al aumento de la volatilidad en los últimos años debe darse en forma de una mayor y mejor comunicación y un proceso de inversión fiable, en la medida en que los inversores buscan inversiones de largo plazo, no cambios frecuentes. De hecho, Allison y Yoojeong Oh, gestora de renta variable europea de Aberdeen, esperan que la volatilidad continúe. Eso sí, esa volatilidad les permite aprovechar las oportunidades, pues posibilita la inversión en compañías de buena calidad a buen precio, merjorando así la calidad global de sus fondos. Aberdeen cuenta con tres productos de bolsa europea registrados en Luxemburgo: Aberdeen Global - European Equity Fund, European Equity (ex-UK) Fund y European Equity Income Fund.

“Europa afronta problemas estructurales pero son independientes de las perspectivas de las compañías que, aunque coticen o tengan su sede en Europa, tienen negocios globales”, dicen los expertos, poniendo el ejemplo de la española Amadeus, con contratos a nivel global y una atractiva valoración. O Rolls Royce, con gran presencia en los mercados emergentes y un negocio de motores construido a lo largo de décadas y con grandes barreras de entrada.

El proceso de due diligence, centrado en buscar firmas de calidad a bajo precio (razón por la que consideran ahora caro Inditex), consiste en conocer las compañías, con un frecuente calendario de visitas. Para analizar la calidad de una compañía analizan sus perspectivas, el potencial de crecimiento de su industria, su carácter defensivo o cíclico, el acceso a historias de crecimiento, su dependencia o independencia de una economía… así como su posición dentro de la industria y su capacidad de mantener su competitividad.

Y siempre con la filosofía de encontrar negocios en los que “el cliente necesite más a la compañía que la compañía al cliente”, en historias de crecimiento estructural, por ejemplo. “Rolls Royce construye motores pero también da servicios de mantenimiento”, explica, poniendo también el ejemplo de Schlinder, firma de ascensores que tras vender el producto, se asegura contratos de mantenimiento que duran años.  La fuerza de la marca, visibilidad de los ingresos, estabilidad de ventas y capacidad de incrementar márgenes a pesar de las dificultades de mercado son signos muy positivos. El nivel de deuda también es importante, con preferencia por firmas saneadas capaces de soportar mejor las recesiones y crecer y ganar cuota de mercado incluso cuando los mercados no acompañan.

Con esa filosofía, los fondos europeos de la gestora están concentrado en entre 35 y 40 posiciones de gran convicción y peso equilibrado, para no apoyar demasiado riesgo en un valor. Inicialmente toman posiciones de entre el 1% y el 1,5%, y cuando la confianza es mayor el peso puede llegar al 4%. A partir de ahí se vende para equilibrar la posición, tomando beneficios, pero sólo en parte pues la compra del valor se produce con el objetivo de obtener valor a largo plazo. De hecho, suelen mantener en cartera los valores durante más de cinco años. El turnover suele rondar el 20%.

A pesar de las similitudes con una estrategia value, la de Aberdeen no se basan en el concepto de “margen de seguridad” y precio objetivo de Warren Buffet, sino que su primer foco de atención es la protección del riesgo. Para ello, elaboran previsiones de valoración conservadoras, teniendo en cuenta el peor escenario posible, para reducir el riesgo de caída y la posibilidad de tener que enfrentar negativas sorpresas.

Lo más leído