“Las compañías con atractiva rentabilidad por dividendo son mejor alternativa que los bonos”


"Teniendo en cuenta la debilidad que seguirá mostrando la economía mundial y el nivel excepcionalmente bajo en el que presumiblemente los principales bancos centrales mantendrán los tipos de interés, las compañías con atractiva rentabilidad por dividendo continuarán constituyendo una interesante alternativa de inversión a los bonos". Así lo cree Claus Vorm, gestor del Nordea 1-Global Stable Equity Fund y del Nordea 1-Stable Emerging Markets Equity Fund, quien considera que “la clave para ganarse la confianza del inversor está en encontrar el equilibrio entre la rentabilidad y las necesidades de estabilidad en un entorno de incertidumbre económica y de mercado”. 

 

¿Cómo conseguirlo? Según explica el gestor en un artículo publicado en la revista trimestral Nordic Friends, con el objetivo de identificar cuáles son las acciones más estables, el equipo estudia en un periodo que al menos comprende los últimos cinco años cinco criterios clave de cada compañía: precio, beneficio, dividendo, EBITDA y flujo de caja. “Por supuesto, el riesgo de un modelo que mira hacia atrás es que el mundo está cambiando muy rápidamente, por lo que la estabilidad se puede volver inestable en un periodo relativamente corto de tiempo”, reconoce Vorm. 

 

Para evitar la trampa que puede suponer estar mirando constantemente el espejo retrovisor, el gestor de Nordea asegura que, con el objetivo de conocer el grado de estabilidad de la que gozará una compañía, se apoya en un equipo de analistas externos que le permiten, a través del uso de cuestionarios, recopilar y analizar posibles anomalías entre las métricas existentes y las proyecciones futuras. A su juicio, “esta estrategia ha demostrado su fortaleza a lo largo de los últimos años” como, en su opinión, se ha visto en los fondos que gestiona, en los que la volatilidad ha sido más reducida que el resto del mercado.  

 

Lo que está muy claro es que “con los beneficios de las empresas estadounidenses aumentando al ritmo más rápido de las últimas dos décadas, muchas empresas americanas están pagando rentabilidades que exceden los retornos que ofrecerán algunos bonos en al menos 15 años”, asegura el experto. Y es que, según Vorm, la rentabilidad media que ofrece una compañía del MSCI World se sitúa actualmente en el 3%, un porcentaje que supera la ofrecida por los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años, actualmente en torno al 2%.  

 

“A esto hay que añadir –indica el experto- que las acciones siguen siendo atractivas en términos de PER y que, por lo tanto, están en condiciones de arrojar rentabilidades adicionales dado su importante potencial de apreciación en el mercado”. Pese a ello, Vorm se muestra sorprendido de ver cómo la industria de fondos de inversión de renta variable están sufriendo fuertes salidas de capital. “Todo ese dinero se está yendo hacia el mercado de deuda e incluso se posiciona en liquidez, lo que ha hecho que muchos inversores se hayan perdido los movimientos alcistas de los últimos tres años”, asegura.  

Lo más leído