Las claves para la inversión en 2011 de Merrill Lynch Wealth Management


Para este año, en Merrill Lynch Wealth Management prevén un crecimiento global del 4,5%, con un gran desequilibrio entre las economías desarrolladas y las emergentes, creen que la debilidad del euro se mantendrá y esperan que los tipos de interés se mantengan bajo a medio plazo. Ante esta expectativa, sus recomendaciones a la hora de invertir se resumen en tres principios: mantener una cartera bien diversificada, buscar rentabilidad recurrente y protegerse contra la inflación.

Bill O´Neill, director de inversiones de la división de banca privada del banco estadounidense para EMEA, ha visitado Madrid estos días para presentar la visión macroeconómica y la estratégica de la entidad. En líneas generales opta por la bolsa y las materias primas frente a la deuda pública o corporativa y recomiendan enfocarse en fuentes de crecimiento estables y evitar la tentacion de caer en mercados que han subido por exceso de liquidez. Según O´Neill, las mejores oportunidades de inversión en renta variable están en los mercados emergentes de menor capitalización, en la bolsa del Reino Unido y en las grandes compañías europeas. Por sectores, recomienda el de la energía, con el petróleo y el gas natural como grandes subsectores, y el de las telecomunicaciones.

Respecto al crecimiento global, desde la entidad creen que habrá un gran desequilibrio entre los países desarrollados (2.5%) y los emergentes (6,5%). "Estamos en una situación en la que un tercio del mundo genera dos tercios del crecimiento y esta tendencia va a seguir así en el futuro", asegura O´Neill. En su opinión, el talón de aquiles de los mercados emergentes es la inflación aunque asegura que los gobiernos de esos países están ya tomando medidas para que no aumente esta situación.

Considera O´Neill que el mundo desarrollado atraviesa actualmente un periodo excepcional, en el que los estímulos públicos están manteniendo una situación insostenible a medio plazo. A lo largo del año, espera que la spolíticas monetarias continúen siendo flexibles, a fin de apoyar una recuperación aún desequilibrada. Cree que la posición del BCE y del Reino Unido será laxa mientras que la Reserva Federal deberá mantenerse a la espera.

España, fin de la fiesta

Para la entidad de banca privada, en España se ha "acabado la fiesta" en la que el país ha vivido en los últimos 15 años. "Hasta ahora, España era el paradigma del sitio donde ganar dinero y eso se ha arraigado en el inversor local", afirma Alberto Spagnolo. "Pero el mensaje es que el los próximos diez años es difícil que esta situación sea igual ya que lo que hemos vivido hasta ahora ha sido excepcionlamente bueno".

En opinión de Spagnolo, los inversores españoles deben diversificar sus carteras, reducir el sesgo hacia España y buscar oportunidades en el exterior. "España ya no es un país emergente, ni un socio europeo subvencionado, es un país con un duro y largo ajuste de austeridad y ahorro por delante", asegura Spagnolo.

Para la mejora de la situación económica española, desde Merrill Lynch Wealth Management consideran imprescindible que se reduzca la dependencia financiera del exterior y la reestructuración del sistema financiero.